CHI­NA

De Shang­hái a Guilín en tren

deViajes - - Sumario - Por Kris Ubach

Re­co­rre­mos los pai­sa­jes más be­llos del su­r­es­te chino en tren de al­ta ve­lo­ci­dad, en­tre ras­ca­cie­los, bu­das y cam­pos de arroz.

Ras­ca­cie­los. Cam­pos de arroz. Un pa­seo en bar­ca por los ca­na­les. Un cuen­co de fi­deos con bam­bú. Bu­das de pie­dra y oro. Tem­plos de mil co­lo­res. Ríos y pai­sa­jes cárs­ti­cos .... Es­te es el trái­ler de un via­je en tren de al­ta ve­lo­ci­dad por al­gu­nas de las ciu­da­des y pai­sa­jes más be­llos de Chi­na su­ro­rien­tal.

Shang­hái siem­pre fue una ciu­dad aso­cia­da al mis­te­rio y al gla­mour. Su pa­sa­do ca­na­lla vin­cu­la­do al opio y a los clu­bes noc­tur­nos du­ran­te la pre­sen­cia bri­tá­ni­ca, lle­gó al res­to del mun­do de la mano de la li­te­ra­tu­ra y el pri­mer ci­ne de Holly­wood –un buen ejem­plo es Shang­hái Ex­press (1932) in­ter­pre­ta­da por Mar­le­ne Dietrich–, los que con­tri­bu­ye­ron a en­vol­ver­la en ese ha­lo de exo­tis­mo prohi­bi­do.

Pe­ro la Shang­hái del si­glo XXI ya no es ni la som­bra de lo que una vez fue. Hoy la me­ga­ló­po­lis más mo­der­na y pro­gre­sis­ta de Chi­na es el múscu­lo fi­nan­cie­ro del país. Y su dis­tri­to de Pu­dong (sí, ese sky­li­ne tan fa­mo­so que apa­re­ce en to­das las fo­tos) es el mas­ca­rón de proa de ese po­de­río eco­nó­mi­co. Si en los años 30 las pe­lí­cu­las nor­te­ame­ri­ca­nas re­tra­ta­ban sus su­bur­bios, en nues­tro si­glo la mis­ma in­dus­tria del ce­lu­loi­de se ha ren­di­do a sus en­can­tos de ace­ro y hor­mi­gón.

Se­gu­ra­men­te re­cor­da­rás a Tom Crui­se sal­tan­do al va­cío des­de un ras­ca­cie­los de Pu­dong en ‘Mi­sión Im­po­si­ble III’ (2006) y a Ja­mes Bond (Da­niel Craig) ro­dea­do de ar­qui­tec­tu­ra fu­tu­ris­ta en Sky­fall (2012). Y es que des­de ha­ce unos años, el ba­rrio de Pu­dong –igual que la Nue­va York de prin­ci­pios del si­glo XX– es­tá in­mer­so en una com­pe­ti­ción cons­truc­ti­va.

De he­cho la ciu­dad aca­ba de inau­gu­rar aquí un nue­vo edi­fi­cio pa­ra su pos­tal: la To­rre de Shang­hái, que con sus 632 me­tros se si­túa co­mo el se­gun­do ras­ca­cie­los más al­to del mun­do. Si nun­ca has es­ta­do en Shang­hái ya tie­nes una pri­me­ra re­fe­ren­cia a bus­car pa­ra si­tuar­te. Si vi­nis­te an­tes de sep­tiem­bre de 2016, ten­drás que re­gre­sar pa­ra po­ner al día tus atrac­ti­vas pa­no­rá­mi­cas de la ur­be.

Shang­hái es van­guar­dis­ta y vi­bran­te, sí, pe­ro de­ma­sia­do pa­re­ci­da a tan­tas jun­glas de as­fal­to del mun­do y muy di­fe­ren­te ¡mu­cho! de lo que ve­rás en otras zo­nas de Chi­na. Pa­ra en­con­trar las mi­ga­jas de la Shang­hái más cos­tum­bris­ta cué­la­te en al­gu­nos de los tem­plos con­fu­cia­nos, bu­dis­tas y taoís­tas que se con­ser­van en el dis­tri­to his­tó­ri­co. Pa­ra que te si­túes: si Pu­dong que­da El em­bru­jo de Orien­te.

De­ta­lles del in­te­rior del Tem­plo del Bu­da de Ja­de en Shang­hái. De­re­cha: Jar­di­nes y ja­rro­nes en el mer­ca­do de Yu­yuán, en Shang­hái. Tem­plo del Al­ma Es­con­di­da, en Hangz­hou, don­de el co­lor ama­ri­llo es pro­ta­go­nis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.