HON­DU­RAS DES­CO­NO­CI­DA

Ca­yo Co­chi­nos es un au­tén­ti­co mo­nu­men­to ma­rino, un es­pa­cio pa­ra sin­to­ni­zar con la vi­da acuá­ti­ca. Por Mag­da Ma­chaj/Tra­vel­zoo.

deViajes - - Arrivals/escapadas -

Si po­nes rum­bo nor­te des­de la cos­ta de Hon­du­ras, en­con­tra­rás el San­tua­rio Ma­rino de Ca­yo Co­chi­nos, un ver­da­de­ro es­pec­tácu­lo sub­ma­rino. Se tra­ta de un gru­po de is­las, Ca­yo Ma­yor y Ca­yo Me­nor, y 13 is­lo­tes más pe­que­ños o ato­lo­nes (ban­cos de are­na) de ori­gen co­ra­lino. La be­lle­za de sus arre­ci­fes es bru­tal, tan­ta, que te cau­ti­va por com­ple­to. Las aguas son de un co­lor tur­que­sa tan in­ve­ro­sí­mil que con­tras­tan con el des­lum­bran­te tono blan­co de sus are­nas. Aun­que ca­si la mi­tad de es­tos ca­yos son de pro­pie­dad pri­va­da, el con­jun­to del ar­chi­pié­la­go es una re­ser­va pro­te­gi­da –es­tá prohi­bi­do pes­car, por cier­to– que ha si­do de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­tu­ral Ma­rino.

Pa­ra ver­lo y dis­fru­tar­lo en di­rec­to es im­pres­cin­di­ble cal­zar­se las ale­tas, po­ner­se las ga­fas de bu­cear y el tu­bo y zam­bu­llir­se en sus aguas, dis­pues­tos a ob­ser­var de­te­ni­da­men­te sus fon­dos ma­ri­nos. Las for­mas im­po­si­bles del co­ral, los fan­tás­ti­cos co­lo­res y los efec­tos de la luz ha­rán que sea muy di­fí­cil sa­lir del agua. Ade­más, con suer­te, pue­de que te en­cuen­tres con al­gu­nos ejem­pla­res de su pe­cu­liar fau­na: co­mo la tor­tu­ga ma­ri­na de Ca­rey o el pez león.

Ca­yo Co­chi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.