48 HO­RAS EN OPOR­TO

Tran­qui­la y re­fi­na­da, es­ta ciu­dad del nor­te por­tu­gués com­bi­na igle­sias ba­rro­cas con un vino ya uni­ver­sal. Des­cu­bri­mos sus se­cre­tos en ver­sión acuá­ti­ca, del Due­ro al Atlán­ti­co. Por Car­men R. Pi­nos

deViajes - - Horas/oporto 48 -

10:00 Pa­ra lle­gar a Opor­to des­de Ma­drid eli­ge Ibe­ria (www.ibe­ria.com) y uno de los 52 vue­los se­ma­na­les en­tre am­bas ciu­da­des. Tie­nes ofer­tas des­de 29 €/ tra­yec­to. Ade­más, des­de Ma­drid hay co­ne­xio­nes con 27 ciu­da­des es­pa­ño­las, 35 en el res­to de Eu­ro­pa y 7 en Áfri­ca. Si quie­res com­bi­nar­lo con una ru­ta más ex­ten­sa, los vue­los tam­bién co­nec­tan con Tel Aviv, 6 des­ti­nos de EE UU y 18 en Amé­ri­ca La­ti­na.

11:50 Al lle­gar al ae­ro­puer­to Fran­cis­co Sá Car­nei­ro tie­nes dos re­co­men­da­cio­nes: que lo re­co­rras sin pri­sa –te gus­ta­rán sus ins­ta­la­cio­nes, con va­rios pre­mios, y su mo­der­na ar­qui­tec­tu­ra– y que atra­ses una ho­ra el re­loj.

12:30 Las co­ne­xio­nes des­de el ae­ro­puer­to son rá­pi­das y sen­ci­llas así que, en po­co más de 25 mi­nu­tos te plan­ta­rás en el cen­tro de Opor­to, la fla­man­te ciu­dad del nor­te lu­so que más de una vez ha si­do ele­gi­da me­jor des­tino eu­ro­peo por la Eu­ro­pean Best Des­ti­na­tions.

13:30 En la Ri­bei­ra en­con­tra­rás la es­qui­na más fa­mo­sa de la ciu­dad y la fa­vo­ri­ta de ins­ta­gra­mers y via­je­ros. Es­tás en un re­co­do del Due­ro –Dou­ro, en por­tu­gués–, en zo­na Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad –la Unes­co de­cla­ró to­do el cen­tro his­tó­ri­co con es­te ga­lar­dón– y don­de abun­dan los res­tau­ran­tes. Pue­des pe­tis­car en cual­quie­ra de sus te­rra­zas o co­mer los tí­pi­cos ba­cal­hau o tri­pas en si­tios co­mo A Gra­de o Fil­ha da Mãe Pre­ta.

15:00 Jun­to a Ri­bei­ra, la otra ima­gen más fo­to­gra­fia­da de Opor­to es el puen­te de Don Luis I, uno de los 6 con que cuen­ta la ciu­dad. Théop­hi­le Sey­rig, dis­cí­pu­lo de Eif­fel, cons­tru­yó en 1877 es­te en­tra­ma­do de hie­rros con dos ni­ve­les. Am­bos pue­den cru­zar­se a pie y, el su­pe­rior tam­bién con la lí­nea D de me­tro: si tie­nes vér­ti­go, te re­co­men­da­mos es­ta op­ción, ya que es­tá a 45 m de al­tu­ra.

16:00 Al otro la­do del puen­te, Vi­la No­va de Gaia no per­te­ne­ce a Opor­to, pe­ro con­cen­tra al­gu­nos de sus pun­tos más vi­si­ta­dos: las 15 bo­de­gas de vin­ho do por­to de la ciu­dad. En una de las clá­si­cas, Por­to Cá­lem (https://tour.ca­lem.pt), sa­brás por qué se cor­ta la fer­men­ta­ción de la uva con aguar­dien­te, qué es un tawny y otros se­cre­tos de es­ta DO, que so­lo ad­mi­te uvas del va­lle del Due­ro.

17:00 Re­co­rre la ciu­dad a bor­do de un tuk tuk (www.tuk­tour­por­to.com). Des­de 13 € pue­des ex­plo­rar di­fe­ren­tes ru­tas y sal­var las cues­tas, a ve­ces ca­si ver­ti­ca­les, en es­tos co­ches eléc­tri­cos.

18:00 Sal­ta al Jar­dim da Cor­doa­ria, jun­to a São Fi­li­pe de Nery, pa­ra ver lo úl­ti­mo del Cen­tro de Fo­to­gra­fía, su­bir los 240 es­ca­lo­nes de la To­rre de los Clé­ri­gos y en­trar en otro clá­si­co: Le­llo e Ir­mão, una de las li­bre­rías más be­llas del mun­do. An­tes de que se pon­ga el sol cru­za de nue­vo el puen­te pa­ra ver el oca­so des­de el Jar­dim do Mo­rro o el Mi­ra­dor Se­rra do Pi­lar.

20:00 Pon a prue­ba los es­tó­ma­gos más in­quie­tos con el gran pla­to de la ciu­dad: la francesinha. En Bra­são Co­li­seu (www.bra­sao.pt) pue­des de­gus­tar es­te sánd­wich con bis­tec, bu­ti­fa­rra, lon­ga­ni­za, em­bu­ti­do y que­so, su­mer­gi­do en una sal­sa con cer­ve­za y to­ma­te con un pun­to pi­can­te.

21:00 Pa­ra di­ge­rir es­ta bom­ba gas­tro­nó­mi­ca, na­da co­mo un pa­seo jun­to a la Ca­te­dral y sus in­me­jo­ra­bles vis­tas, fun­di­dos en­tre uni­ver­si­ta­rios con ca­pa y tra­je ne­gro –so­lo pue­den lle­var­lo los de 2º y 3º cur­so– y de­ce­nas de tu­ris­tas.

EN EL BA­RRIO DE LA RI­BEI­RA, EN­CON­TRA­RÁS UNA DE LAS ES­QUI­NAS FA­VO­RI­TAS DE INS­TA­GRA­MERS Y VIA­JE­ROS

UN TUK TUK ELÉC­TRI­CO ES UNA OP­CIÓN CÓ­MO­DA Y ECO­LÓ­GI­CA PA­RA RE­CO­RRER LA CIU­DAD

OL­VI­DA LA DIE­TA Y PRUE­BA UNA FRANCESINHA, CON CAR­NE, EM­BU­TI­DO, QUE­SO…

VI­SI­TA LA LON­JA DE MATOSINHOS Y LLÉVATE LAS MÁS SABROSAS CONSERVAS GOUR­MET SU­BIR A UNA DE LAS LÍ­NEAS QUE CON­SER­VAN TRANVÍAS DE MA­DE­RA TE TRANS­POR­TA­RÁ AL SI­GLO XIX EN UN MÍ­TI­CO RABELO O A BOR­DO DE UN VE­LE­RO, NA­VE­GAR POR LAS AGUAS DEL DOU­RO ES UNA EX­PE­RIEN­CIA RE­LA­JAN­TE Y ÚNI­CA

09:00 Si­gue el cur­so del Dou­ro ha­cia el Atlán­ti­co has­ta Matosinhos, una zo­na en ex­pan­sión don­de el am­bien­te flu­vial de­ja pa­so a un mun­do ma­rí­ti­mo. Lo ve­rás en sus ur­ba­ni­za­cio­nes de lu­jo –aquí vi­ve la fa­mi­lia Ca­si­llas-Car­bo­ne­ro– y en sus pla­yas, co­ro­na­das con es­cul­tu­ras co­mo She Chan­ges, una mo­nu­men­tal ins­ta­la­ción de Ja­net Echel­man a la que to­dos co­no­cen co­mo La Ané­mo­na.

10:00 Si tie­nes al­gu­na du­da de que es­tás en pleno Atlán­ti­co, su­mér­ge­te en es­te cie­lo ca­si cu­bier­to de ga­vio­tas y con un per­ma­nen­te aro­ma a sar­di­nas asa­das. Es­tás en la lon­ja, jun­to al puer­to, la zo­na de subas­ta y ven­ta de pes­ca­do. Pa­ra pro­bar­lo en­tra en O Mar na La­ta (www.omar­na­la­ta. pt): conservas con es­té­ti­ca vin­ta­ge y edi­cio­nes gour­met, co­mo ba­ca­lao con­fi­ta­do con nue­ces e hi­gos.

11:30 Haz un al­to en el ca­mino y di­rí­ge­te al Par­que da Ci­da­de, un au­tén­ti­co pul­món ver­de de más de 83 ha, lo que le con­vier­te en el ma­yor del país. Aquí pue­des re­cu­pe­rar la tran­qui­li­dad que ema­na la ciu­dad, pa­sear o in­clu­so asis­tir a una se­sión de mind­ful­ness.

13:00 Pa­ra el al­muer­zo eli­ge una lu­bi­na en uno de los pues­tos del mer­ca­do: la mis­ma que te pre­pa­ra­rán más tar­de a la pa­rri­lla en el res­tau­ran­te O Va­len­tim (https://ova­len­tim.com). Si lo acom­pa­ñas con un cal­do ver­de y unas al­me­jas, y lo re­ma­tas con pas­tel de fru­ta de la pa­sión, es­ta­rás a pun­to de to­car el cie­lo.

15:00 Re­gre­sa a Opor­to pa­ra ex­plo­rar otra par­te de su cas­co his­tó­ri­co y dé­ja­te sor­pren­der por sus le­gen­da­rios tranvías. Los nº 1, 18 y 22 son más tu­rís­ti­cos que fun­cio­na­les pe­ro de­rro­chan en­can­to. To­dos son de ma­de­ra y con­ser­van su es­té­ti­ca de fi­na­les del si­glo XIX. 16:00 Si has co­gi­do el nº 1, lo pri­me­ro que te en­con­tra­rás es la mo­nu­men­tal igle­sia de San Fran­cis­co, el gó­ti­co más re­pre­sen­ta­ti­vo de la ciu­dad. Acér­ca­te tam­bién al Pa­la­cio de la Bol­sa –re­ser­va tiem­po pa­ra vi­si­tar sin pri­sas la Sa­la Ára­be– y, un po­co más arri­ba, la in­con­fun­di­ble fa­cha­da ro­ja del mer­ca­do Fe­rre­ri­ra Bor­ges, de es­té­ti­ca in­dus­trial, y la Igle­sia de la Mi­se­ri­cor­dia.

17:00 Con­ti­núa por el Lar­go São Do­min­gos has­ta al­can­zar la Rua de Be­lo­mon­te y una de las tien­das más de­li­cio­sas de la ciu­dad: la Es­co­va­ria de Be­lo­mon­te, abier­ta en 1927. Ca­da cen­tí­me­tro de es­te es­pa­cio es­tá aba­rro­ta­do de ce­pi­llos y es­co­bas que, se­gún di­cen, ins­pi­ra­ron a J. K. Row­ling pa­ra crear una ver­sión vo­la­do­ra en Harry Pot­ter.

18:00 Pa­ra ver los te­so­ros te­rres­tres des­de otro pun­to de vis­ta re­gre­sa al Puen­te de Arrá­bi­da pa­ra ver Opor­to des­de el agua y em­bar­ca en un clá­si­co rabelo –que trans­por­ta­ba las ba­rri­cas de vino– o un ve­le­ro. Con cual­quie­ra de las dos op­cio­nes, pon a pun­to tu smartp­ho­ne pa­ra cap­tar la luz anaran­ja­da so­bre la ciu­dad.

20:00 A la ho­ra de la ce­na cru­za el Puen­te de Don Luis I ha­cia Alia­dos y la Pla­za de la Li­ber­tad. Haz un al­to en Por­to São Ben­to –una de las es­ta­cio­nes de tren más bo­ni­tas del mun­do– y fo­to­gra­fía los azu­le­jos de la Igle­sia de San Ill­de­fon­so y la fa­cha­da de McDo­nald’s, en la mis­ma pla­za, en­cla­va­do en un edi­fi­cio mo­der­nis­ta.

21:00 Pa­ra com­par­tir me­sa con gran­des do­sis de be­lle­za, ele­gan­cia e his­to­ria acér­ca­te al mí­ti­co Ca­fé Ma­jes­tic (www.ca­fe­ma­jes­tic.com), en San­ta Ca­ta­ri­na, una pro­pues­ta con sa­bor a Bé­lle Épo­que. ◆

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.