Ban­de­ra ne­gra en la ca­lle Real (y V)

In­fan­ti­ci­dio. La muer­te de Ber­nar­do Gon­zá­lez -un ni­ño de cor­ta edad-, en ju­nio de 1910, fue el cri­men más ho­rri­ble, me­diá­ti­co y “vi­ral” acae­ci­do en la pro­vin­cia, has­ta el del “pe­ce­ci­to” ha­ce me­ses

Diario de Almeria - - Almería - AN­TO­NIO SE­VI­LLANO

ADE­MÁS de fir­mar el lla­ma­do “Ca­so Al­me­ría”, en el que tres jó­ve­nes inocen­tes (Juan Ma­ñas, Luis Mon­te­ro, y Luis Cobo) fue­ron muer­tos ale­vo­sa­men­te (10 de ma­yo 1981) por de­ter­mi­na­dos miem­bros de la Guar­dia Ci­vil, me co­rres­pon­dió re­vi­sar los tex­tos, jun­to al año­ra­do Mi­guel Na­ve­ros (aun­que mi nom­bre no apa­rez­ca en los tí­tu­los), del mo­no­grá­fi­co “Los 20 ca­sos del si­glo XX”, edi­ta­do en la pren­sa lo­cal. En­tre ellos el lla­ma­do “Cri­men de Gá­dor”, co­me­ti­do el 28 de ju­nio de 1910 en la per­so­na de Ber­nar­do Gon­zá­lez Pa­rra (ni­ño de 7 años), a ma­nos de in­di­vi­duos que fi­nal­men­te pa­ga­ron su cruel­dad en el pa­tí­bu­lo. Muer­te de un inocen­te co­mo fru­to de la ig­no­ran­cia y su­pers­ti­ción an­ces­tral de una mi­no­ría; de la am­bi­ción des­me­di­da de unos y la de­ses­pe­ra­ción de otro de los en­cau­sa­dos. Pe­se a la mag­ni­tud del he­cho, en nin­gún mo­men­to Gá­dor –f lo­re­cien­te e ilus­tra­do- de­bió sen­tir­se es­tig­ma­ti­za­do por un su­ce­so que pu­do ocu­rrir en cual­quier otro mu­ni­ci­pio es­pa­ñol.

No obs­tan­te, fru­to del des­co­no­ci­mien­to y/o la ma­la fe que­dó des­acre­di­ta­do an­te la opi­nión pú­bli­ca. Sin co­nis­de­rar que los hom­bres y mu­je­res de la Vi­lla hi­cie­ron su­yo el do­lor de los pa­dres de la cria­tu­ra y en to­do mo­men­to co­la­bo­ra­ron con la Jus­ti­cia. Trans­cu­rri­da más de una cen­tu­ria aún se sigue re­cor­dan­do con ma­yor o me­nos for- tu­na, con ma­yor o me­nor ri­gor. En mi ca­so sir ve de co­lo­fón a una se­rie más am­bi­cio­sa: la de cro­no­gra­fiar a los con­de­na­dos por tri­bu­na­les ci­vi­les a ga­rro­te vil. Evi­tan­do, co­mo ade­lan­té al prin­ci­pio, los de­ta­lles ma­ca­bros.

AC­TO­RES PRIN­CI­PA­LES

Es mo­men­to de re­su­mir y de­jar el pro­ta­go­nis­mo a ilus­tra­cio­nes que po­bla­ron las pá­gi­nas de se­ma­na­rios na­cio­na­les y muy es­ca­sa­men­te en los pro­vin­cia­les. Sal­vo un en par­te des­afor­tu­na­do tra­ba­jo an­tro­po­mé­tri­co e his­tó­ri­co en la re­vis­ta de la So­cie­dad de Es­tu­dios Al­me­rien­ses, an­te­ce­den­te del ac­tual IEA.

Fran­cis­co Or­te­ga (a) Mo­runo –apar­ce­ro del cor­ti­jo El Car­men (pa­ra­je de Las Po­ci­cas), pro­pie­dad de Gui­ller­mo Rue­da Ga­llurt, di­rec­tor del dia­rio La Cró­ni­ca Me­ri­dio­nal- ha­bía si­do diag­nos­ti­ca­do de tu­bercu­losis pul­mo­nar, muy du­do­sa­men­te en mi opi­nión, tal y co­mo se com­pro­bó por su “bue­na sa­lud” du­ran­te el jui­cio ini­cia­do el 27XI-1911 y pre­si­di­do por el ma­gis­tra­do Ró­mu­lo Vi­llaher­mo­sa. Dos per­so­na­jes si­nies­tros, Agus­ti­na Ro­drí­guez y Fran­cis­co Leo­na Ro­me­ro –cu­ran­de­ro, barbero, san­gra­dor y aman­ce­ba­do de és­ta-, te­mi­dos y odia­dos en el pue­blo, aun­que pro­te­gi­dos por inf lu­yen­tes ca­ci­ques, le hi­cie­ron creer a Mo­runo que cu­ra­ría de su en­fer­me­dad -pre­vio pa­go de la sus­tan­cio­sa can­ti­dad de 3000 reales- be­bien­do la san­gre de un ni­ño sano y apli­cán­do­se so­bre el pe­cho el te­ji­do gra­so –man­te­cas- del cha­val.

Acep­ta­do el tra­to, Leo­na y Ju­lio Her­nán­dez “El Ton­to” (hi­jo de Agus­ti­na) rap­ta­ron a Ber­nar­do jun­to al río An­da­rax, a su pa­so por Rio­ja; con­su­mán­do­se la sal­va­ja­da el an­te­di­cho 28-VI1910 en el cor­ti­jo San Pa­tri­cio. El Ton­to, des­pe­cha­do por no per­ci­bir el di­ne­ro pro­me­ti­do con el que ad­qui­rir una es­co­pe­ta, de­nun­ció al Juz­ga­do el lu­gar don­de ocul­tó el ca­dá­ver. Tras las de­bi­das di­li­gen­cias y en me­dio del in­dig­na­do cla­mor po­pu­lar, la cuer­da de pre­sos con los ci­ta­dos -a la que se su­mó Pe­dro Her­nán­dez, Jo­sé Her­nán­dez y Ele­na Ama­te, ma­ri­do, hi­jo y nue­ra de Agus­ti­na- fue­ron tras­la­da­dos a pie has­ta la cár­cel de la ca­pi­tal es­col­ta­dos por la Be­ne­mé­ri­ta, te­me­ro­sa de que los lin­cha­ran.

CON GRI­LLE­TES EN PRI­SIÓN Alo­ja­dos en la ma­lo­lien­te y rui­no­sa cár­cel de la ca­lle Real, el juz­ga­do pro­si­guió las in­da­ga­cio­nes has­ta ce­rrar el su­ma­rio. En el in­ter­ín fa­lle­ció Fran­cis­co Leo­na, quien em­pe­ci­na­da­men­te se ne­gó a to­mar el “ran­cho” car­ce­la­rio (so­lo pan y ca­fé) an­te el te­mor de ser en­ve­ne­na­do por quie­nes, se­gún él, te­mían que “ti­ra­se de la man­ta”, po­nien­do al des­cu­bier­to al ver­da­de­ro re­cep­tor de la inau­di­ta te­ra­pia: un co­no­ci­do y ri­co pro­pie­ta­rio. El 29 de mar­zo de 1911 Leo­na fa­lle­ció de “en­te­ro­co­li- tis”, se­gún cer­ti­fi­ca­do del fo­ren­se, Fer­nán­dez Vi­rue­ga. Lle­va­do si­gi­lo­sa­men­te al ce­men­te­rio de san Jo­sé, el obis­po Vi­cen­te Ca­sa­no­va le ne­gó la in­hu­ma­ción en el in­te­rior del re­cin­to.

Da­da su ¿de­mos­tra­da? idio­cia, El Ton­to re­sul­tó in­dul­ta­do por Alfonso XIII y los dos bár­ba­ros su­per vi­vien­tes cau­san­tes del in­fan­ti­ci­dio (Fran­cis­co Or­te­ga y Agus­ti­na Ro­drí­guez) con­de­na­dos a la pe­na ma­yor. Los otros en­cau­sa­dos fue­ron ab- suel­tos o con pe­nas de pri­sión me­nor. Al ama­ne­cer del 9 de sep­tiem­bre de 1913 el ver­du­go, Áu­reo Fer­nán­dez, hi­zo gi­rar la ar­go­lla del ga­rro­te. Los dos re­ci­bie­ron se­pul­tu­ra en una fo­sa del cam­po­san­to ca­pi­ta­lino. Es­tas son las fe­chas y nom­bre más sig­ni­fi­ca­ti­vos. Omi­to los mu­chos de­ta­lles es­ca­bro­sos, aun­que sí con­si­de­ro opor­tuno la re­pro­duc­ción (de escasa ca­li­dad da­da la épo­ca) de imá­ge­nes iné­di­tas o se­mi­des­co­no­ci­das.

Ocul­ta­mien­todel ca­dá­ver

Se­pe­lio deEl Leo­na

El Leo­na

Mo­runo

Agus­ti­na

El ton­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.