El ca­ri­ño que lle­ga a do­mi­ci­lio

El vo­lun­ta­ria­do de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra el Cán­cer acom­pa­ña a los en­fer­mos

Diario de Cadiz - - PORTADA - Pi­lar Her­nán­dez Ma­teo

Lo­la Ro­me­ro es­tá muy agra­de­ci­da a la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer (AECC). Su ma­ri­do, Jo­sé Ji­mé­nez, pa­de­ce es­ta en­fer­me­dad des­de ha­ce más de tres años y lle­gó un mo­men­to que ella se vio des­bor­da­da por la si­tua­ción: Jo­sé ca­da vez ne­ce­si­ta­ba más cui­da­dos y ella es­ta­ba so­la pa­ra aten­der­lo a él y a su ma­dre, de 84 años. Cuen­ta que un día, es­tan­do en la sa­la de es­pe­ra de Ra­dio­te­ra­pia del Hos­pi­tal Puer­ta del Mar, vio un fo­lle­to de la AECC y lla­mó pa­ra pe­dir ayu­da. Des­de ha­ce ca­si un año, re­ci­be dos días a la se­ma­na la vi­si­ta de Ale­jan­dro Frai­so­li, vo­lun­ta­rio do­mi­ci­lia­rio de la aso­cia­ción que acom­pa­ña a su ma­ri­do du­ran­te po­co más de dos ho­ras ca­da día, y es­to a ella le su­po­ne un tiem­po de res­pi­ro.

“Es­tas vi­si­tas me ayu­dan mu­cho por­que aun­que mi ma­ri­do tie­ne hi­jos, es­tos tra­ba­jan y vi­ven fue­ra de Cá­diz, y en el día a día me veo so­la. Con­tar con una ayu­da fi­ja, me sir­ve a mí pa­ra sa­lir a com­prar los man­da­dos, ir a la far­ma­cia o al mé­di­co. Cuan­do vie­ne Ale­jan­dro, es el úni­co mo­men­to que pue­do sa­lir a la ca­lle pa­ra ha­cer es­tas co­sas por­que aun­que mi ma­dre es­tá bien, es ma­yor y no pue­do de­jar­la so­la con mi ma­ri­do”, afir­ma es­ta mu­jer.

Re­la­ta que al prin­ci­pio, cuan­do Jo­sé es­ta­ba me­jor, Ale­jan­dro lo sa­ca­ba a dar un pa­seo y “le da­ba vi­da”. Ase­gu­ra que las vi­si­tas de es­te vo­lun­ta­rio “le ha­cen mu­cho bien a él y a mí. Cuan­do lle­ga, a mi ma­ri­do le da mu­cha ale­gría por­que han con­ge­nia­do des­de el prin­ci­pio”.

Ale­jan­dro Frai­so­li lle­va ca­si un año co­mo vo­lun­ta­rio de la AECC. Se in­cor­po­ró al equi­po cuan­do aca­ba­ba de po­ner­se en mar­cha el pro­gra­ma de vo­lun­ta­ria­do do­mi­ci­lia­rio en Cá­diz. “Se pre­sen­ta­ron va­rias per­so­nas y yo tu­ve la suer­te de que me es­co­gie­ron. Y des­de en­ton­ces, es­toy con el mis­mo en­fer­mo”, re­la­ta es­te vo­lun­ta­rio.

La la­bor que rea­li­za en ca­sa de Jo­sé es de acom­pa­ña­mien­to, desaho­go emo­cio­nal y sus­ti­tuir a Lo­la, que es la prin­ci­pal cui­da­do­ra de su ma­ri­do; pe­ro en nin­gún mo­men­to rea­li­za ta­reas do­més­ti­cas ni sa­ni­ta­rias.

“Al prin­ci­pio, sa­lía­mos a la ca­lle a dar un pa­seo, pe­ro él ya no pue­de sa­lir. Así que prin­ci­pal­men­te, le ha­go com­pa­ñía y char­lo con él. Aun­que a ve­ces no quie­re ha­blar, y tam­bién hay que res­pe­tar su si­len­cio”, ex­pli­ca.

Ale­jan­dro es mi­li­tar en la Re­ser­va y dis­po­ne de tiem­po li­bre, por eso de­ci­dió ha­cer al­gún ti­po de vo­lun­ta­ria­do. Pien­sa que el he­cho de ha­ber tra­ba­ja­do siem­pre en equi­po le ayu­da en es­ta la­bor “por­que eso te ha­ce es­tar siem­pre pen­dien­te de los de­más y abrir­te a los pro­ble­mas aje­nos”.

Otro de los mo­ti­vos por los que Ale­jan­dro de­ci­dió ha­cer­se vo­lun­ta­rio de la AECC es por­que él pasó por es­ta en­fer­me­dad y co­no­ce la si­tua­ción en la que se en­cuen­tra tan­to el en­fer­mo co­mo los fa­mi­lia­res, por eso cree que la ex­pe­rien­cia que tie­ne le sir­ve pa­ra ayu­dar.

Se­gún Ale­jan­dro, el vo­lun­ta­ria­do que rea­li­za “es du­ro de co­jo­nes, pe­ro sa­bes a lo que vie­nes y te lle­na una bar­ba­ri­dad. Es muy gra­ti­fi­can­te, por­que no to­do es­tá en ver un par­ti­do de fút­bol en el bar con los co­le­gas, que tam­bién lo ha­go. Con es­to te sien­tes bien”. Afir­ma que “lo pri­me­ro que te di­cen es que in­ten­tes no in­vo­lu­crar­te de­ma­sia­do ni co­ger ca­ri­ño al en­fer­mo, pe­ro eso es im­po­si­ble. A ve­ces te cuen­ta co­sas que no le ha con­ta­do a sus fa­mi­lia­res y exis­te una gran em­pa­tía”.

Ani­ma a los ciu­da­da­nos a que se ha­gan vo­lun­ta­rios do­mi­ci­lia­rios de la AECC, por­que ha­cen fal­ta más per­so­nas que reali­cen es­ta ac­ti­vi­dad.

La tra­ba­ja­do­ra so­cial y coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma de vo­lun­ta­ria­do do­mi­ci­lia­rio de la aso­cia­ción en Cá­diz, Su­sa­na Pe­dre­ño Zam­pa­lo, co­rro­bo­ra la fal­ta de vo­lun­ta­rios. Se­ña­la que ac­tual­men­te, la AECC atien­de a sie­te per­so­nas en sus ca­sas y cuen­ta con nue­ve vo­lun­ta­rios pa­ra rea­li­zar es­ta la­bor, pe­ro es­tá re­ci­bien­do más so­li­ci­tu­des tan­to de fa­mi­lias de en­fer­mos co­mo a tra­vés de pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos ám­bi­tos, y ne­ce­si­ta más vo­lun­ta­rios pa­ra cu­brir la de­man­da cre­cien­te.

Así, Su­sa­na Pe­dre­ño ani­ma a los ga­di­ta­nos que es­tén pen­san­do ha­cer un vo­lun­ta­ria­do a que se pon­gan en con­tac­to con la AECC a tra­vés de su pá­gi­na web, lla­man­do por te­lé­fono o acu­dien­do a la pro­pia se­de “y que prue­ben con es­to”. Asi­mis­mo, ani­ma “a las per­so­nas que ten­gan un fa­mi­liar on­co­ló­gi­co y ne­ce­si­ten ayu­da por­que se sien­ten so­bre­pa­sa­das o no tie­nen nin­gún apo­yo” a que pre­gun­ten por es­te pro­gra­ma. Ase­gu­ra que siem­pre in­ten­tan dar res­pues­ta “en la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble”.

Ex­pli­ca que a las per­so­nas que quie­ran rea­li­zar es­ta la­bor, pri­me­ro se les ha­ce una en­tre­vis­ta pa­ra ve­ri­fi­car que cum­plen el per­fil pa­ra desa­rro­llar la ac­ti­vi­dad (ser ma­yor de 18 años, te­ner es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal y per­so­nal, es­cu­cha ac­ti­va y em­pa­tía, en­tre otras co­sas). Lue­go rea­li­zan un cur­so de aco­gi­da y re­ci­ben una for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca en vo­lun­ta­ria­do do­mi­ci­lia­rio, y pos­te­rior­men­te tie­nen se­sio­nes de se­gui­mien­to. Tam­bién se ha­bla con las fa­mi­lias pa­ra co­no­cer sus ne­ce­si­da­des.

La coor­di­na­do­ra del pro­gra­ma des­ta­ca que la AECC tra­ba­ja en red con otras en­ti­da­des, por lo que si de­tec­ta que las fa­mi­lias tie­nen al­gu­na ne­ce­si­dad que la aso­cia­ción no pue­de cu­brir, acu­de a otras en­ti­da­des.

En es­te sen­ti­do, Lo­la Ro­me­ro es­tá muy agra­de­ci­da a Su­sa­na Pe­dre­ño por­que le ha pues­to en con­tac­to con Cruz Ro­ja pa­ra aten­der a su ma­dre, que es ma­yor y “aun­que la fa­mi­lia es­tá cuan­do hay una ne­ce­si­dad ur­gen­te, en el día a día me veo so­la”.

Se­gún Su­sa­na, el ob­je­ti­vo pri­mor­dial de la ayu­da que ofre­ce la AECC en los do­mi­ci­lios a tra­vés de es­te pro­gra­ma “es me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da. Es­tá de­mos­tra­do que a las per­so­nas que re­ci­ben el vo­lun­ta­ria­do, es­to les sir­ve de gran ayu­da y au­men­ta su au­to­es­ti­ma, por­que pa­ra cui­dar a un en­fer­mo hay que es­tar cui­da­do y ahí es don­de par­ti­ci­pa­mos no­so­tros”.

Los vo­lun­ta­rios acom­pa­ñan al en­fer­mo y sus vi­si­tas su­po­nen un res­pi­ro pa­ra el cui­da­dor

LOUR­DES DE VI­CEN­TE

El vo­lun­ta­rio Ale­jan­dro Frai­so­li bro­mea con Jo­sé Ji­mé­nez en una vi­si­ta de ha­ce días.

LOUR­DES DE VI­CEN­TE

El vo­lun­ta­rio Ale­jan­dro Frai­so­li con­ver­sa con Jo­sé Ji­mé­nez en una de sus vi­si­tas de es­ta se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.