Pro­li­fe­ra­ción en la pro­vin­cia de los lo­ca­les de apues­tas

El au­ge de las ter­mi­na­les de apues­tas lle­ga a la pro­vin­cia, que re­gis­tra un to­tal de 553 Só­lo cuen­ta con dos lo­ca­les es­pe­cí­fi­cos: en La Lí­nea y, pron­to, en Al­ge­ci­ras

Diario de Cadiz - - PORTADA - Pi­lar Ve­ra CÁ­DIZ

Me acuer­do –co­mo mu­chos– de las tra­ga­pe­rras al al­can­ce. Me acuer­do de cuan­do el Pac­man era el Co­me­co­cos. Me acuer­do, bá­si­ca­men­te, de ra­yos C bri­llan­do cer­ca de la puer­ta de Tann­häu­ser. Otro mun­do, pre­to­do. El cho­que tec­tó­ni­co tem­po­ral se pro­du­jo en el pri­mer via­je a Ir­lan­da. Boo­kies,

book­ma­kers, se leía en el tra­yec­to de au­to­bús des­de el ae­ro­puer­to. Y la ado­les­cen­te del Co­me­co­cos y de las par­ti­das co­mu­na­les de cin­co du­ros se en­con­tró pen­san­do, desata­da de su­bli­ma­ción: “Ah, qué gen­te más cul­ta”. Con el tiem­po des­cu­bri­ría que aque­llo no te­nía na­da que ver con li­bros. Y que, cuan­do al­can­za­ban a ser más que una ven­ta­ni­lla, eran sa­lo­nes des­co­lo­ca­dos, más gran­des por den­tro que por fue­ra, ex­tra­ños, bas­tan­te si­len­cio­sos, sin tiem­po.

Tras to­da una vi­da, cuan­do los mos­tra­do­res y ca­sas de apues­tas han lle­ga­do, han arra­sa­do. En pro­gre­sión geo­mé­tri­ca, nu­tri­das por el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial que su­po­nen las pla­ta­for­mas on­li­ne, só­lo en el úl­ti­mo re­gis­tro de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Or­de­na­ción del Jue­go (se­gun­do tri­mes­tre de 2018), las apues­tas ya su­pe­ra­ban la mi­tad de la can­ti­dad to­tal de di­ne­ro de­di­ca­do al jue­go –des­con­ta­dos bo­nos y pre­mios del mon­tan­te–: 87.60 mi­llo­nes de eu­ros, un 52,4% del to­tal.

“Lo nor­mal se­ría que, des­pués de una fa­se de cre­ci­mien­to enor­me, el fe­nó­meno ten­die­ra a re­du­cir­se”, in­di­can fuen­tes re­la­cio­na­das con el sec­tor. Es cier­to que fir­mas co­mo Spor­tium ope­ran en Es­pa­ña des­de 2007, pe­ro la es­pi­ta le­gal la abrió el ex mi­nis­tro Mon­to­ro con la Ley del Jue­go de 2012. Una se­rie de me­di­das que, ba­jo el pa­ra­guas de ac­tua­li­zar la le­gis­la­ción res­pec­to a las op­cio­nes on­li­ne, abrió la puer­ta a las apues­tas de­por­ti­vas y, so­bre to­do, a la ma­yor par­ti­ci­pa­ción en el ne­go­cio de los clu­bes de fút­bol. Hoy día, ex­cep­to la Real So­cie­dad, to­dos los clu­bes de Pri­me­ra Di­vi­sión tie­nen al­gún ti­po de acuer­do con las fir­mas de apues­tas: la úl­ti­ma tem­po­ra­da, los clu­bes con­si­guie­ron a tra­vés de es­ta vía in­gre­sos su­pe­rio­res a 600 mi­llo­nes de eu­ros. La tar­ta es mu­cha tar­ta. Las apues­tas con­for­man ya la pri­me­ra ac­ti­vi­dad de co­mer­cio on li­ne en Es­pa­ña por nú­me­ro de transac­cio­nes, se­gún los úl­ti­mos da­tos de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia (CNMC).

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia de ca­sas co­mo Co­de­re, Spor­tium o Luc­kia con las apues­tas tra­di­cio­na­les es que no for­man par­te del en­tra­ma­do de Lo­te­rías y Apues­tas del Es­ta­do o de or­ga­ni­za­cio­nes de ac­ción so­cial, co­mo ON­CE. Es de­cir: sus be­ne­fi­cios no re­vier­ten más que en ca­pi­tal pri­va­do. “La in­ter­ven­ción de Mon­to­ro su­pu­so una ba­ja­da de cin­co pun­tos en la tri­bu­ta­ción a las em­pre­sas pri­va­das de

jue­go”, apun­ta Emi­lio Del­ga­do, dipu­tado en Ma­drid por Po­de­mos y crea­dor de un ca­nal en Te­le­gram de­di­ca­do a re­gis­trar las irre­gu­la­ri­da­des en el jue­go (t.me/Jue­goPe­li­gro­so). El ex mi­nis­tro de Ha­cien­da tam­bién ha­bía lle­ga­do a in­cluir una mo­di­fi­ca­ción en los an­te­rio­res Pre­su­pues­tos del Es­ta­do pa­ra que Ceuta y Me­li­lla pa­sa­ran a ser te­rri­to­rios neu­tra­les fis­cal­men­te pa­ra las em­pre­sas del jue­go on li­ne (pre­vien­do las des­ban­da­da que po­dría pro­vo­car el Bre­xit en el en­tra­ma­do gi­bral­ta­re­ño). “Es co­no­ci­da la re­la­ción de Mon­to­ro con to­do es­te mun­do –co­men­ta Del­ga­do–. Co­de­re era uno de los prin­ci­pa­les clien­tes de su des­pa­cho de abo­ga­dos”.

Por un la­do, fis­ca­li­dad y es­pa­cio le­gal. Por otro, pu­bli­ci­dad: “Más de 45 mi­llo­nes de eu­ros gas­ta­dos en cam­pa­ñas muy per­sis­ten­tes, que han sal­ta­do a ve­ces a ca­na­les in­fan­ti­les, con ros­tros muy famosos”. Ro­nal­do, Na­dal, Pi­qué... Un te­ma que se ha co­la­do in­clu­so en el acuer­do de Pre­su­pues­tos al­can­za­do es­ta se­ma­na por PSOE y Po­de­mos, que in­clu­yen una fu­tu­ra re­gu­la­ción en la pu­bli­ci­dad de apues­tas de­por­ti­vas si­mi­lar a la del al­cohol y el ta­ba­co.

Y, por úl­ti­mo, la red: la ma­yor par­te de los contadores se es­tán es­ta­ble­cien­do en los an­ti­guos sa­lo­nes de jue­gos y re­crea­ti­vos. Apro­ve­chan em­pla­za­mien­to e iner­cia, en un gru­po que ha ge­ne­ra­do tra­di­cio­nal­men­te la ma­yo­res ta­sas de en­gan­che al jue­go: el de las tra­ga­pe­rras.

“A es­te res­pec­to –in­di­ca Emi­lio Del­ga­do–, hay un tru­co, y es que es­tán con­ta­bi­li­zan­do por se­pa­ra­do lo­ca­les de apues­tas y sa­lo­nes de jue­gos. Mu­chas ve­ces, dan­do da­tos que só­lo se re­fie­ren a sa­lo­nes”.

En Ma­drid, el cre­ci­mien­to ha si­do es­can­da­lo­so. En An­da­lu­cía, una de las úl­ti­mas en es­ta­ble­cer un sue­lo le­gal pa­ra la prác­ti­ca de las com­pa­ñías de apues­tas, el fe­nó­meno es re­cien­te y, por tan­to, me­nor. Des­de el año pa­sa­do, el Re­gla­men­to de Apues­tas de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ha­bi­li­ta que la exis­ten­cia de ter­mi­na­les fí­si­cos de apues­tas es­té li­mi­ta­da a bin­gos, ca­si­nos, sa­lo­nes de jue­go y tien­das es­pe­cí­fi­cas só­lo de apues­tas: los des­ga­ja por com­ple­to de la hos­te­le­ría. De mo­men­to, son cin­co las em­pre­sas au­to­ri­za­das en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma: Spor­tium, Co­de­re, Luc­kia, Ren­ta y Ore­nes. Co­mo es ha­bi­tual, la fis­ca­li­dad au­to­nó­mi­ca es tam­bién más ama­ble: un 10% fren­te al 25% es­ta­tal. Y só­lo se au­to­ri­zan las apues­tas de ca­rác­ter de­por­ti­vo (ex­clu­yen­do las hí­pi­cas). Es de­cir: na­da de ne­cro­po­rras, de cuándo ma­ta­rán a Oba­ma o cuándo ex­tin­gui­re­mos a los nar­va­les, al es­ti­lo de los im­ba­ti­bles Paddy Po­wer (na­die jue­ga co­mo un le­pre­chaun).

Por su­pues­to, se­gún la nor­ma­ti­va an­da­lu­za, el ac­ce­so a me­no­res que­da res­trin­gi­do y es­tric­ta­men­te con­tro­la­do: “Y, por su­pues­to, sea cual sea la nor­ma­ti­va, la reali­dad nos di­ce que no siem­pre te pi­den el DNI al en­trar. Los tor­ni­que­tes, que se han he­cho obli­ga­to­rios aho­ra mis­mo, de­bían ha­ber es­ta­do, por ejem­plo, des­de el prin­ci­pio”, co­men­ta Del­ga­do.

La ex­pan­sión es geo­mé­tri­ca, lí­qui­da y de con­ta­bi­li­dad di­fu­sa. En los dos úl­ti­mos años, se han ins­ta­la­do en An­da­lu­cía 3440 ter­mi­na­les de apues­tas. A fe­cha de hoy, y se­gún re­gis­tro de la ad­mi­nis­tra­ción an­da­lu­za, la pro­vin­cia de Cá­diz cuen­ta con un to­tal de 553 ter­mi­na­les de apues­ta (la se­ma­na que vie­ne, la ci­fra pue­de ser di­fe­ren­te: los ter­mi­na­les se dan de ba­ja, se ins­ta­lan nue­vos, cam­bian de em­pla­za­mien­to... ), que se re­par­ten en un to­tal de 79 sa­lo­nes de jue­go, seis bin­gos, un ca­sino y dos lo­ca­les es­pe­cí­fi­cos só­lo de apues­tas (uno, en La Lí­nea, y otro de pró­xi­ma aper­tu­ra en Al­ge­ci­ras). Se­gún cálcu­los rea­li­za­dos des­de Co­de­re, en An­da­lu­cía pa­sa­re­mos en un par de años de te­ner 700 sa­lo­nes de jue­gos (los prin­ci­pa­les re­cep­to­res de cór­ners), a unos 900.

Ga­ne­mos Je­rez ha lle­ga­do a aler­tar de la pro­li­fe­ra­ción de es­te mé­to­do de jue­go en mu­chos ba­rrios je­re­za­nos, “en cu­yas in­me­dia­cio­nes ope­ran pres­ta­mis­tas que ha­cen ne­go­cio con la de­ses­pe­ra­ción de las per­so­nas”. La for­ma­ción pre­ten­de pre­sen­tar una ba­te­ría de me­di­das con­tra las ca­sas de apues­tas en el pró­xi­mo pleno: “Ha­cer ciu­dad es cui­dar a nues­tros ve­ci­nos y ve­ci­nas. Es ad­ver­tir­les y pro­te­ger­les de los pe­li­gros del jue­go y de la per­ver­sa ló­gi­ca de las ca­sas de apues­tas”, ex­pli­ca el con­ce­jal San­tia­go Sán­chez.

“Ca­sas de apues­tas pla­ga” da 507.000 re­sul­ta­dos de bús­que­da en Goo­gle. La aso­cia­ción men­tal es inevi­ta­ble: “No que­re­mos arrui­nar a na­die –co­men­tan, de nue­vo, fuen­tes del sec­tor–. So­mos los pri­me­ros in­tere­sa­dos en que se cum­pla la nor­ma­ti­va, en que el jue­go no al­can­ce a me­no­res. To­das las li­cen­cia­ta­rias es­tán más que dis­pues­tas a so­me­ter­se y uti­li­zar el sis­te­ma de con­trol que es­ta­blez­ca la Jun­ta”.

“La in­men­sa ma­yo­ría de los es­tu­dios que exis­ten es­tán pa­tro­ci­na­dos por las pro­pias Aso­cia­cio­nes del Jue­go –se la­men­ta Emi­lio Del­ga­do–. No se ha he­cho un es­tu­dio de pre­va­len­cia en lu­do­pa­tía, por ejem­plo. En Va­len­cia se ha abier­to un Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Adic­cio­nes sin Sus­tan­cia que creo que pue­de ser un buen ejem­plo”.

Aun así, hay da­tos in­ne­ga­bles, y ofi­cia­les. Por ejem­plo, el de la ju­ven­tud: se­gún el úl­ti­mo aná­li­sis so­bre tras­tor­nos del jue­go ela­bo­ra­do por el Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da (2017), la edad de ini­cia­ción de los par­ti­ci­pan­tes en las apues­tas a tra­vés de In­ter­net fue an­te­rior a los 18 años. La fran­ja de 18 a 35 años era, ade­más, la de ma­yor pre­va­len­cia en apues­tas, tan­to por In­ter­net (de­por­ti­vas y pó­ker) co­mo ví­deo­jue­gos (of­fli­ne y on­li­ne).

La pre­va­len­cia de contadores pa­re­ce ser ma­yor, tam­bién, en los ba­rrios de ren­tas más ba­jas: “Si mi­ras el pro­ce­so, tras el arra­sa­mien­to que su­pu­so pa­ra el pe­que­ño co­mer­cio la lle­ga­da de gran­des lo­ca­les, pri­me­ro; y de la ven­ta on­li­ne, des­pués; aho­ra, en los ba­rrios se es­tán ins­ta­lan­do fun­da­men­tal­men­te ca­sas de apues­tas y de em­pe­ño. El pai­sa­je es de es­tu­dio”, ex­pli­ca Del­ga­do.

“Por eso, en­tre otras co­sas –con­ti­núa–, de­fen­de­mos me­di­das co­mo li­mi­tar el nú­me­ro má­xi­mo de ca­sas de apues­tas por ha­bi­tan­tes, o que no me­nos de un 1% se de­di­que a lu­char con­tra la lu­do­pa­tía. Y que los lo­ca­les de jue­gos y apues­tas cuen­ten con ven­ta­nas o re­lo­jes”.

Los lo­ca­les fue­ra del tiem­po, sin ven­ta­nas ni re­lo­jes. Ful­gu­ran­tes. La ca­sa del le­pre­chaun.

LOUR­DES DE VI­CEN­TE

El di­ne­ro de­di­ca­do a las apues­tas su­pera ya la mi­tad del ju­ga­do a ni­vel na­cio­nal.

LOUR­DES DE VI­CEN­TE

Los cór­ners de apues­tas han apro­ve­cha­do en gran me­di­da la an­ti­gua red de los sa­lo­nes de jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.