SÁL­VE­SE QUIEN PUE­DA

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - DA­VID FER­NÁN­DEZ

EL dra­má­ti­co go­teo de ca­dá­ve­res arro­ja­dos por una re­sa­ca mor­tal es­ta úl­ti­ma se­ma­na en Bar­ba­te, de­ja pa­ten­te que el dra­ma de la in­mi­gra­ción, le­jos de re­mi­tir, si­gue la­ten­te. Pe­ro las re­des so­cia­les tam­bién cau­san fu­ror en Ma­rrue­cos, so­bre to­do, en­tre la po­bla­ción más jo­ven. Y los ví­deos col­ga­dos en twit­ter y fa­ce­book por unos jó­ve­nes eu­fó­ri­cos can­tan­do pa­ra ce­le­brar que es­tán a pun­to de to­car tie­rra en la cos­ta ga­di­ta­na son más atrac­ti­vos que el mie­do a per­der la vi­da en el Es­tre­cho, co­mo le ocu­rrió a los inmigrantes que se que­da­ron a tan só­lo 200 me­tros de Ca­ños de Me­ca. Tras es­tre­llar­se con­tra el arre­ci­fe, to­dos ca­ye­ron al agua al gri­to de sál­ve­se quien pue­da. Los que pu­die­ron se­guir al pa­te­ris­ta, que se guió por su ex­pe­rien­cia pa­ra se­guir las lu­ces de Los Ca­ños, al fon­do, tu­vie­ron más suer­te que los que no te­nían cha­le­co y per­die­ron el nor­te. Las co­rrien­tes y las ro­cas no les die­ron op­ción al­gu­na y en unos diez mi­nu­tos to­do ter­mi­nó pa­ra ellos.

Es­te au­tén­ti­co dra­ma no im­pe­di­rá a los jó­ve­nes del país ve­cino, con su pa­trón de vi­da tan in­cier­to co­mo di­lui­do, so­ñar a lo gran­de con una vi­da me­jor. Nin­guno ce­ja­rá en su em­pe­ño, por mu­cho que se arries­guen in­clu­so con es­tas pa­te­ras de ma­de­ra —al­gu­nas pa­re­cen de ju­gue­te— que han vuel­to a apa­re­cer en es­ce­na. La ma­yo­ría es­tá más pre­pa­ra­da que sus pa­dres y su des­con­ten­to por la fal­ta de li­ber­ta­des se ha vis­to acen­tua­do con la re­im­plan­ta­ción del ser­vi­cio mi­li­tar obli­ga­to­rio. Los agen­tes de la Guar­dia Ci­vil han sen­ti­do co­mo su­yas las pér­di­das de las per­so­nas que fa­lle­cie­ron a ape­nas unas cuan­tas bra­za­das de lle­gar a tie­rra, pe­ro vis­tas las ci­fras glo­ba­les —só­lo en lo que va de año ya han si­do res­ca­ta­das 47.000 per­so­nas en las co­sas an­da­lu­zas— no ca­be más que aplau­dir su im­pa­ga­ble la­bor, re­for­za­da por la me­jo­ra en la coor­di­na­ción con Sal­va­men­to Ma­rí­ti­mo, des­de que se crea­ra el man­do úni­co ope­ra­ti­vo pa­ra li­de­rar las ac­tua­cio­nes fren­te a la in­mi­gra­ción irre­gu­lar en el Es­tre­cho.

Que se es­tá tra­ba­jan­do muy du­ro, y ade­más mu­cho me­jor, lo de­mues­tra el he­cho de que só­lo en oc­tu­bre pa­sa­do lle­ga­ron más sin pa­pe­les a nues­tras cos­tas que el pa­sa­do julio, cuan­do se en­cen­die­ron to­das las alar­mas, y pe­se a ello es­ta pe­núl­ti­ma ava­lan­cha pa­só ca­si des­aper­ci­bi­da en nues­tra pro­vin­cia. To­do gra­cias al tra­ba­jo en equi­po y al au­men­to de los re­cur­sos y las pla­zas de aco­gi­da. Aun así, el pro­ble­ma de fon­do re­si­de en que la so­lu­ción no de­pen­de de no­so­tros. La so­lu­ción ha de ser glo­bal, y justo en el peor mo­men­to la di­vi­sión en­tre los paí­ses de la Unión es más que preo­cu­pan­te en es­ta ma­te­ria.

Ma­rrue­cos su­fre gra­ves pro­ble­mas in­ter­nos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos y tra­ta de ju­gar sus car­tas pre­sio­nan­do a la UE pa­ra ob­te­ner más ayu­das. Pe­ro ade­más hay que in­sis­tir­le en que ha de en­san­char sus li­ber­ta­des y ofre­cer más opor­tu­ni­da­des pa­ra evi­tar la hui­da ma­si­va an­te la fal­ta de un por­ve­nir con ga­ran­tías. Ya no só­lo ac­túan las gran­des ma­fias de siem­pre. Las frá­gi­les pa­te­ras que he­mos vis­to es­tos días de­mues­tran a las cla­ras que es muy fá­cil cru­zar el Es­tre­cho, a un pre­cio ca­da vez más ac­ce­si­ble. Y la eter­na ava­lan­cha pue­de acha­car­se a que las re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas no son las me­jo­res con el país ve­cino o, si se quie­re, al efec­to lla­ma­da tras aco­ger el Aqua­rios y ga­ran­ti­zar la co­ber­tu­ra sa­ni­ta­ria uni­ver­sal. Pe­ro lo cier­to es que las cau­sas van mu­cho más allá y se pue­den re­su­mir en una so­la. Na­die va a re­nun­ciar a una vi­da me­jor, cuan­do lle­ga a la con­clu­sión de que na­da tie­ne que per­der.

Por más que se la jue­guen, na­die re­nun­cia a una vi­da me­jor cuan­do lle­ga a la con­clu­sión de que na­da tie­ne que per­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.