EL ATA­QUE DE LOS ‘OFFENDOTRONS’

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - ENRIQUE GARCÍA-MÁIQUEZ

DIS­CUL­PEN que use el neo­an­gli­cis­mo “offendotrons” pa­ra re­fe­rir­me a lo que tie­ne su pa­la­bra en es­pa­ñol: “ofen­di­di­tos”. La pa­la­bra es­pa­ño­la les to­mó la me­di­da, pe­ro la pa­la­bra in­gle­sa tie­ne un ses­go ro­bó­ti­co, de pe­lí­cu­la dis­tó­pi­ca, que hoy, que va­mos a ha­blar de un au­tor in­glés, nos vie­ne que ni pin­ta­do.

Sir Ro­ger Scru­ton es­tá su­frien­do el ata­que de los offendotrons. En la Uni­ver­si­dad de Birk­beck, don­de fue pro­fe­sor, lo vio ve­nir. En la ins­ti­tu­ción, cé­le­bre por sus po­si­cio­nes iz­quier­dis­tas, se de­cía que el úni­co de de­re­chas era Scru­ton, ex­cep­tuan­do a la se­ño­ra del co­me­dor. Pu­bli­car en­ton­ces un li­bro tan cáus­ti­co co­mo Pen­sa­do­res de la nue­va iz­quier­da (1985) le hi­zo el am­bien­te irres­pi­ra­ble, y aca­bó re­nun­cian­do a su pues­to. Años des­pués, de­cla­ra­ría: “Me­re­ció la pe­na sa­cri­fi­car las op­cio­nes de con­ver­tir­se en un vicerrector o en un pro­fe­sor emé­ri­to por el sim­ple ali­vio de mu­si­tar la ver­dad”.

Aho­ra lo han nom­bra­do pre­si­den­te (sin suel­do) de la co­mi­sión “Building Bet­ter, Building Beau­ti­ful”, que eva­lua­rá la be­lle­za de los edi­fi­cios. Y se ha desata­do la tormenta. Quie­ren que di­mi­ta por­que se han pues­to a bu­cear en sus opi­nio­nes de de­ce­nas

Se usa el es­cán­da­lo por las he­me­ro­te­cas co­mo una es­pe­cie de de­re­cho de ve­to de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to

de años y han en­con­tra­do al­gu­nas que no les gus­tan. La de­fen­sa de un por­ta­voz del Go­bierno ha si­do es­plén­di­da: “In­te­lec­tual en el de­ba­te pú­bli­co du­ran­te tan­tos años, Scru­ton tie­ne opi­nio­nes con­tun­den­tes so­bre un buen nú­me­ro de asun­tos”.

En es­te ca­so hay una pa­ra­do­ja. Afean a Scru­ton que ha­ya di­cho que la ho­mo­fo­bia y la is­la­mo­fo­bia son cons­truc­tos pa­ra aca­llar a los crí­ti­cos y me­ter en el mis­mo re­dil a to­dos. Le afean que avi­sa­se que se lo afea­rían. Aun­que qui­zá lo que me­nos le per­do­nan es la so­ro­so­fo­bia, por­que en una con­fe­ren­cia en Hun­gría no ha­bló bien de So­ros, mag­né­ti­co mag­na­te mis­té­ri­co. Qué ho­rror.

Scru­ton no ce­de­rá, co­mo no ce­dió el juez Ka­va­naugh. Es im­por­tan­te, por­que se es­tá con­vir­tien­do en un pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo. Cuan­do se nom­bra a al­guien pa­ra un pues­to que no gus­ta a la pro­gre­sía, és­ta re­bus­ca e in­ven­ta un es­cán­da­lo, co­mo un de­re­cho de ve­to me­diá­ti­co. Po­dría­mos lla­mar­lo “he­te­ro­fo­bia”, pe­ro me­jor des­ac­ti­var­lo con des­dén. Por lo pron­to, Scru­ton ha pro­me­ti­do que va a pu­bli­car un fi­che­ro con to­das sus opi­nio­nes po­lé­mi­cas pa­ra evi­tar­les a sus crí­ti­cos el tra­ba­jo de leer, que tan­to les cues­ta, y fa­ci­li­tar­les que se sien­tan bien lu­chan­do por sus idea­les con la má­xi­ma fa­ci­li­dad. Yo tam­bién es­toy desean­do leer ese ar­chi­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.