“De­lan­te de un lien­zo, mi men­te só­lo te­nía hue­co pa­ra el cua­dro”

PU­RI­FI­CA­CIÓN FLO­RES (ELJAS, CÁ­CE­RES, 1963)

Diario de Jerez - - CULTURA Y OCIO -

Pu­ri­fi­ca­ción Flo­res, Pu­ri, es­ta­ba vien­do en la te­le un par­ti­do de te­nis jun­to a su hi­jo. Ese vier­nes, 16 de abril de 2010, sin­tió en un se­gun­do có­mo per­día el con­trol de la mi­tad de su cuer­po y có­mo el so­ni­do de su voz se hi­zo ape­nas per­cep­ti­ble. Des­pués de pa­sar quin­ce días en el hos­pi­tal con un diag­nós­ti­co ate­rra­dor, co­men­zó la ba­ta­lla pa­ra re­cu­pe­rar la mo­vi­li­dad de su pier­na y bra­zo iz­quier­dos.

Pu­ri era maes­tra de for­ma­ción y tra­ba­ja­ba en los Juz­ga­dos de El Puer­to has­ta ese mo­men­to. “Fui cons­cien­te siem­pre de la gra­ve­dad de lo que te­nía, pe­ro tam­bién sa­bía que se me iba a qui­tar. Ya ha­bía su­pe­ra­do una ope­ra­ción a co­ra­zón abier­to, y el ic­tus no iba a po­der con­mi­go”.

En el Ins­ti­tu­to Chár­bel es­tu­vo dos años rea­li­zan­do te­ra­pias que le per­mi­tie­ron re­cu­pe­rar el con­trol de su pier­na y par­te del bra­zo. En el ros­tro no le que­dó nin­gu­na se­cue­la. Ya con el al­ta, de­ci­dió el rum­bo de su vi­da. Se apun­tó a la pis­ci­na y apren­dió a na­dar. Se ma­tri­cu­ló en His­to­ria en la UNED, re­tor­nó a los es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, y de­vo­ró li­bros, que la sal­va­ron “de la lo­cu­ra”.

Dis­pues­ta se­guir rein­ven­tán­do­se, to­mó cla­ses de óleo en Val­de­la­gra­na y sin sa­ber di­bu­jar ni co­ger un pin­cel, se pu­so de­lan­te de un lien­zo y que­dó atra­pa­da por la pin­tu­ra. Lo que em­pe­zó sien­do una ac­ti­vi­dad pa­ra echar el ra­to y unas ri­sas, se aca­bó con­vir­tien­do en al­go que la ha­cía fe­liz. “Le co­gí gus­to a pin­tar las som­bras y las lu­ces, al co­lor. De­lan­te de un lien­zo, mi men­te só­lo te­nía hue­co pa­ra el cua­dro, no pen­sa­ba en na­da ni en na­die más”. Pin­ta, so­bre to­do, pai­sa­jes por­que “ni las ca­ras, ni los pu­che­ros van con­mi­go”.

Des­pués de vol­ver de un cru­ce­ro por Gre­cia con su hi­ja, se tra­jo unas imá­ge­nes de San­to­ri­ni. El azul del cie­lo con­fun­di­do con el del mar y el blan­co ce­ga­dor de las ca­sas, la cau­ti­va­ron del tal mo­do que co­men­zó a pin­tar sus rin­co­nes. “Aho­ra di­cen de mí que soy una ex­per­ta en pin­tar esa is­la”, afir­ma en­tre ri­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.