NO MO­LES­TAR A LAS FIE­RAS

Diario de Jerez - - OPINIÓN -

LES ju­ro que no en­tien­do na­da. Las reac­cio­nes que en la iz­quier­da es­pa­ño­la ha pro­du­ci­do la ce­le­bra­ción del ac­to con­vo­ca­do en Alsasua por Es­pa­ña Ciu­da­da­na me de­jan su­mi­do en la más pro­fun­da per­ple­ji­dad. Afir­ma, por ejem­plo, Án­der Gil, por­ta­voz so­cia­lis­ta en el Se­na­do, que se tra­ta de una “gra­ve irres­pon­sa­bi­li­dad” que tie­ne co­mo efec­to “avi­var los con­flic­tos, no fo­men­tar la con­vi­ven­cia e in­cre­men­tar el agra­vio en­tre es­pa­ño­les”. Igual has­ta se lo cree. Po­de­mos, siem­pre tan so­lí­ci­to con el mun­do aber­tza­le, reite­ra el ar­gu­men­to: “Es tre­men­da­men­te irres­pon­sa­ble que al­guien que se lle­na la bo­ca con la pa­la­bra Es­pa­ña se de­di­que a con­fron­tar a unos es­pa­ño­les con otros co­mo es­tra­te­gia”. Ole, ole y ole. El mi­nis­tro del In­te­rior, Gran­deMar­las­ka, con al­go más de fi­nu­ra, re­pro­cha el si­tio, pe­ro no el ac­to. Pa­ra él, la de­fen­sa de las pro­pias ideas, que nun­ca es ile­gí­ti­ma, de­be ha­cer­se con más cui­da­do, pro­cu­ran­do rea­li­zar “ac­cio­nes que no con­lle­ven el ries­go de cris­pa­ción”. Sus pa­la­bras (tan pa­re­ci­das al “prohi­bi­do mo­les­tar a las fie­ras” de los zoo­ló­gi­cos) le co­lo­can en una equi­dis­tan­cia hi­pó­cri­ta en­tre la de­fen­sa del Es­ta­do de De­re­cho y la jau­ría que ma­tó ad li­bi­tum du­ran­te dé­ca­das. An­te tan­to dis­pa­ra­te, uno se pre­gun­ta qué nos es­tá pa­san­do. ¿Por qué un Go­bierno que se di­ce de­mó­cra­ta in­cre­pa a los de­fen­so­res de la de­mo­cra­cia y am­pa­ra a quie­nes se­ga­ron cien­tos de vi­das? ¿Es ése un pre­cio pa­ga­ble por man­te­ner­se en el po­der? ¿Pien­san de ve­ras que con es­tas bes­tias ca­be al­gún ti­po de diá­lo­go?

Ver­güen­za de­be­ría dar­les. ¿No les re­vuel­ve el es­tó­ma­go el he­cho de que en­tre los re­ven­ta­do­res de Alsasua es­tu­vie­ra Je­sús María Za­bar­te, el ja­más arre­pen­ti­do car­ni­ce­ro de Mon­dra­gón? A mí sí. Co­bar­de co­mo po­cos, Za­bar­te ase­si­nó a 17 per­so­nas (“eje­cu­cio­nes ne­ce­sa­rias” las lla­ma). Es­te sal­va­je, re­cuér­den­lo, des­pués de ha­ber da­do muer­te a tres po­li­cías des­ar­ma­dos en Ren­ta­ría, per­si­guió a la am­bu­lan­cia que trans­por­ta­ba a un cuar­to, mal­he­ri­do, la de­tu­vo y lo re­ma­tó sin pie­dad. ¿A él y a los su­yos es a quie­nes no de­be­mos im­por­tu­nar?

Cuan­do un país se pier­de el res­pe­to a sí mis­mo só­lo nos que­da el as­co. És­te que aho­ra me dan tan­tos me­sías de me­mo­ria in­ter­mi­ten­te, tan vi­go­ro­sa pa­ra lo an­ti­guo co­mo f la­ca pa­ra lo cer­cano. Ellos, di­vos de la pro­gre­sía, mo­no­po­li­za­do­res de la ver­dad, se de­lei­tan en aca­ri­ciar a los lo­bos y en apalear a los cor­de­ros. A lo peor, por­que com­par­ten na­tu­ra­le­za y se ama­man­ta­ron del mis­mo y ab­yec­to ve­neno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.