FRE­NE­SÍ LE­GIS­LA­DOR

Diario de Jerez - - OPINIÓN - FERNANDO TA­BOA­DA

YA es­ta­ba em­pe­zan­do a im­pa­cien­tar­me. Lle­va­mos me­ses con un nue­vo Go­bierno y aquí a na­die se le ha­bía ocu­rri­do aún cam­biar la ley de Edu­ca­ción. ¿Pe­ro dón­de se ha vis­to se­me­jan­te de­ja­dez? Pa­ra man­te­ner esa tra­di­ción de ha­cer re­for­mas en la en­se­ñan­za con la mis­ma di­li­gen­cia con la que se cam­bia el fel­pu­do de la Mon­cloa ca­da vez que se mu­da allí un nue­vo in­qui­lino, ya es­ta­ba tar­dan­do la ac­tual mi­nis­tra en anun­ciar cam­bios. Pe­ro ha reac­cio­na­do a tiem­po y pron­to es­tre­na­re­mos ley. Otra pa­ra la co­lec­ción.

A los pro­fa­nos ese rit­mo de re­for­mas les pue­de pa­re­cer fre­né­ti­co, por­que no da tiem­po de apren­der­se el nom­bre de la úl­ti­ma ley pa­ra que ya se es­té man­dan­do al cu­bo de la ba­su­ra. Pe­ro la en­se­ñan­za es un pro­ce­so di­ná­mi­co, así que a los su­ce­si­vos mi­nis­tros lo me­jor que se les ocu­rre es im­pro­vi­sar re­for­mas co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na.

Pa­re­ce fá­cil, pe­ro hay que re­co­no­cer la crea­ti­vi­dad de los que, sin mo­ver­se de sus des­pa­chos, son ca­pa­ces de te­le­di­ri­gir la Edu­ca­ción ur­dien­do con­ti­nuas in­no­va­cio­nes, in­ven­tan­do no­men­cla­tu­ras in­só­li­tas, en­sa­yan­do pe­da­go­gías pin­to­res­cas o mé­to­dos de apren­di­za­je que ha­gan com­pa­ti­ble la asi­mi­la­ción de con­cep­tos y los jue­gos ma­la­ba­res.

Se ima­gi­na uno esas reunio­nes de ex­per­tos en las que ul­ti­ma­rán los de­ta­lles de ca­da nue­vo plan re­vo­lu­cio­na­rio en la do­cen­cia: ¿y si po­ne­mos co­mo asig­na­tu­ra obli­ga­to­ria la co­ci­na me­di­te­rrá­nea? ¿Y si con­ver­ti­mos el sudoku en ma­te­ria op­ta­ti­va pa­ra ba­chi­lle­ra­to? ¿Y si en vez de po­ner las no­tas con nú­me­ros, eva­lua­mos por com­pe­ten­cias, o por co­ra­zo­na­das, o por los co­lo­res del ar­co iris, y así lo­gra­mos que los maes­tros no se abu­rran?

Ha­brá quien no en­tien­da se­me­jan­te ba­ru­llo de le­yes ca­da vez que cam­bia el Go­bierno (por­que al fin y al ca­bo, la fór­mu­la del áci­do sul­fú­ri­co se­gui­rá sien­do la que era y, apli­can­do las le­yes de New­ton, las man­za­nas se­gui­rán ca­yen­do al pe­so.) Pe­ro no de­be­mos sim­pli­fi­car, por­que dos más dos se­rán cua­tro –en Ga­li­cia y en Bar­ba­te– pe­ro los pla­nes de es­tu­dio ten­drán que adap­tar­se por­que nun­ca se­rá igual su­mar zam­bu­ri­ñas que su­mar ta­qui­tos de mo­ja­ma. ¿O va­mos a dar la es­pal­da tam­bién al he­cho di­fe­ren­cial?

En un país don­de es difícil lle­var la cuen­ta de las sen­si­bi­li­da­des na­cio­na­lis­tas que ca­ben por me­tro cua­dra­do, y don­de hay len­guas ofi­cia­les pa­ra pa­rar un tren, qui­zás el error es­té en apro­bar las le­yes edu­ca­ti­vas de una en una. ¿No se­ría me­jor ofre­cer un sur­ti­do de ellas y que ca­da cual se sir­va al gus­to? Una ley, por ejem­plo, en la que la re­li­gión sea fun­da­men­tal; otra en la que no im­por­te tan­to apren­der a leer co­mo sa­ber desa­rro­llar los ab­do­mi­na­les; otra en la que no se im­par­tan las ma­te­má­ti­cas por ofre­cer una vi­sión des­hu­ma­ni­za­da de la reali­dad… O me­jor aún. En vez de ofre­cer un me­nú, que ca­da alumno se re­dac­te su pro­pia ley de Edu­ca­ción. ¿O aca­so no fo­men­ta­ría la crea­ti­vi­dad em­pe­zar a le­gis­lar des­de pe­que­ños? Si los críos apren­die­ran ya en la guar­de­ría a ela­bo­rar sus de­cre­tos con plas­ti­li­na; si se les en­se­ña­ra a co­lo­rear an­te­pro­yec­tos y a de­ro­gar re­cor­tan­do una car­tu­li­na, otro ga­llo can­ta­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.