Agus­tín García Lá­za­ro:

“El pac­to edu­ca­ti­vo no aca­ba de lle­gar en es­te país y eso es una tra­ge­dia”

Diario de Jerez - - PORTADA - Arant­xa Ca­la

Tí­mi­do, in­ca­paz de man­te­ner la mi­ra­da, Agus­tín García Lá­za­ro po­dría ser hoy sin em­bar­go un in­fluen­cer en te­mas edu­ca­ti­vos, aun­que re­co­no­ce que no sa­be muy bien el sig­ni­fi­ca­do que ten­dría es­to. Su blog ‘elo­rien­ta­blog’ tie­ne ya 2 mi­llo­nes de vi­si­tas. Es, di­ga­mos, el edu­ca­dor que to­dos los pa­dres que­rrían te­ner en ca­sa, una es­pe­cie de doc­tor Hou­se de la edu­ca­ción, pe­ro con me­nos gua­sa.

Ha­ce al­go más de dos se­ma­nas que se ju­bi­ló y aca­ba de re­gre­sar de Za­ra­go­za de ver a una tía que es co­mo una ma­dre pa­ra él. “Aún no he te­ni­do esa sen­sa­ción de le­van­tar­me por la ma­ña­na y de­cir: uy, hoy no ten­go que ir a tra­ba­jar” (ríe). Pa­ra Agus­tín siem­pre to­do co­mien­za hoy, co­mo la pe­lí­cu­la de Ta­ver­nier que tan­to le ha im­pac­ta­do, ‘Ça com­men­ce au­jourd’hui’ (To­do em­pie­za hoy). Así que su his­to­ria, más que em­pe­zar­la por 1978, cuan­do lle­gó a “la es­cue­li­ta” ‘Juan XXIII’ de Jé­du­la, ha­bría que ini­ciar­la en el pre­sen­te, cuan­do se abre una nue­va vi­da pa­ra es­te Edu­ca­dor, con ma­yús­cu­las.

Un hom­bre al que siem­pre le en­do­sa­ban los dis­cur­sos de ju­bi­la­ción de sus com­pa­ñe­ros del IES Fernando Sa­va­ter, y que ha­ce dos se­ma­nas tu­vo que re­dac­tar el su­yo pro­pio. “An­tes se ju­bi­la­ba la gen­te llo­ran­do y aho­ra lo ha­cen co­rrien­do”, bro­mea. En su ca­so, “no es así, no es­toy ni con­ten­tí­si­mo ni ape­na­do por­que me co­rres­pon­día por edad. Tam­bién ten­go per­so­nas de­pen­dien­tes a las que cui­dar y com­pro­mi­sos que aten­der de los que uno no se ju­bi­la nun­ca”. Una pro­fe­sión a la que di­ce que se ha en­tre­ga­do por com­ple­to, “por­que me creía las co­sas, era un po­co ilu­so. He dis­fru­ta­do con mi tra­ba­jo y afor­tu­na­da­men­te he va­ria­do. He to­ca­do to­dos los pa­los: di­rec­tor, pro­fe­sor de In­fan­til, Pri­ma­ria, Se­cun­da­ria, en la Uni­ver­si­dad, di­rec­tor del Cen­tro de Pro­fe­so­res de Je­rez...”.

De edu­ca­ción sa­be te­la. Di­ce que lo es to­do, “pe­ro el pro­ble­ma es que la so­cie­dad de­be de­cir qué quie­re de la edu­ca­ción y en es­tos úl­ti­mos años es­tá to­do un po­co con­fu­so. El pac­to edu­ca­ti­vo no aca­ba de lle­gar y en es­te país es­ta­mos con­de­na­dos a no te­ner­lo, y eso es una ver­da­de­ra tra­ge­dia, al­go que des­con­cier­ta mu­cho la prác­ti­ca dia­ria, así co­mo la de­fi­ni­ción del cu­rrí­cu­lum, es de­cir, lo que una so­cie­dad con­si­de­ra fun­da­men­tal trans­mi­tir a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. No se ha­bla del meo­llo: qué en­se­ña­mos y có­mo lo en­se­ña­mos en el tiem­po en que vi­vi­mos”.

A pe­sar de es­ta fal­ta de pac­to, no es par­ti­da­rio de los dis­cur­sos ca­tas­tro­fis­tas de que los ni­ños sa­ben me­nos que nun­ca, “al con­tra­rio, hoy los jó­ve­nes es­tán muy bien for­ma­dos. La edu­ca­ción ha evo­lu­cio­na­do pa­ra bien”. Res­pec­to a las nue­vas tec­no­lo­gías, des­de su con­di­ción de orien­ta­dor en es­tos úl­ti­mos 25 años, “las he­mos vis­to na­cer. Si tu­vie­ra que de­fi­nir­las di­ría que crean rui­do de fon­do, des­di­bu­jan y dis­traen. Hay que ha­blar de ello y no se ha­ce. Hay nue­vas tec­no­lo­gías que tie­nen una gran va­li­dez a ni­vel cu­rri­cu­lar, pe­ro que sin em­bar­go es­tán crean­do chi­cos muy de­pen­dien­tes del mó­vil y de ese rui­do de fon­do”. ¿So­lu­ción?: “Con­sen­sos so­cia­les pa­ra for­mas de vi­das más sa­lu­da­bles”.

Un hom­bre op­ti­mis­ta. Un op­ti­mis­mo que no ve de­ma­sia­do en los jó­ve­nes. “Des­de mis tiem­pos en el Al­mu­nia, ha­ce 25 años, ha­go es­tu­dios de qué pa­sa con los chi­cos cuan­do de­jan el ins­ti­tu­to. Un se­gui­mien­to en el que com­prue­bas con tris­te­za que mu­chos chi­cos no en­cuen­tran des­pués el tra­ba­jo ade­cua­do a sus es­tu­dios y tie­nen cier­ta sen­sa­ción de con­for­mar­se con las cir­cuns­tan­cias”. Echa en fal­ta esa re­bel­día de los ado­les­cen­tes. “La pe­lea de hoy son los de­re­chos de ma­ña­na y yo no veo esa pe­lea por esos de­re­chos de ma­ña­na”. Una chis­pa ju­ve­nil que con­si­de­ra que ha si­do apa­ga­da “por la in­de­fen­sión apren­di­da que pro­vo­ca las cir­cuns­tan­cias chun­gas de la cri­sis, de los sa­la­rios ba­jos, los al­qui­le­res al­tos, que pa­ra sa­car­te el car­net de mo­to te pi­den un di­ne­ral... Son co­sas que hay que za­ran­dear un po­co”.

Re­cuer­da a los adul­tos que to­dos he­mos pa­sa­do por la ado­les­cen­cia, una ven­ta­ja que tie­nen los pa­dres, “qui­zás la eta­pa más difícil de la vi­da, la que es­tá su­je­ta a más cam­bios. El ado­les­cen­te tie­ne en el desafío su or­den na­tu­ral de mo­ver­se, tien­de a bus­car­se su pro­pio es­pa­cio, a ve­ces de ma­ne­ra amo­ro­sa y otras, a co­da­zos. Y esos co­da­zos van a las per­so­nas que es­ta­mos cer­ca: pa­dres, fa­mi­lia ex­ten­sa y pro­fe­so­res. Nues­tro pa­pel es tar cer­ca sin es­tar en­ci­ma, ca­lor sin so­fo­car y mu­cha co­mu­ni­ca­ción, al­go que a ve­ces no nos lo per­mi­te nues­tro estilo de vi­da. En los ins­ti­tu­tos se de­be­rían im­ple­men­tar otros pro­gra­mas edu­ca­ti­vos y de pre­ven­ción, un es­pa­cio des­apro­ve­cha­do que se cie­rra a las 14,30 y adiós muy bue­nas”.

Una fal­ta de chis­pa que tam­bién afec­ta a pro­fe­so­res, “y es que hoy no ha­ce fal­ta só­lo sa­ber­se la asig­na­tu­ra. Hoy los pro­fe­so­res en­tran tras opo­si­cio­nes du­ras, mas­ters, pe­re­gri­na­jes por con­di­cio­nes in­te­ri­nas y pre­ca­rias, y sa­ben lo que vie­ne me­jor o peor. Creo que el pro­ble­ma es­tá en de­fi­nir lo que que­re­mos pa­ra la edu­ca­ción”. Du­da an­te ¿cuál pue­de ser la edu­ca­ción del fu­tu­ro? Con­si­de­ra que los pro­ble­mas edu­ca­ti­vos en el mun­do son muy pa­re­ci­dos. “En Fin­lan­dia la edu­ca­ción es­tá en los altares y na­die ha­bla de que la edu­ca­ción allí es pú­bli­ca y que hay un gran apo­yo a las fa­mi­lias. Y es que el en­torno fa­mi­liar es de­ter­mi­nan­te en la edu­ca­ción, aun­que no ga­ran­ti­ce un buen fi­nal. Hay un enor­me tra­ba­jo que ha­cer en­tre las fa­mi­lias y los cen­tros”. Fir­me de­fen­sor de la edu­ca­ción pú­bli­ca por­que “es la que lle­na esos huecos en los que es difícil tra­ba­jar y afor­tu­na­da­men­te la te­ne­mos ahí, aun­que a ve­ces no dé los me­jo­res re­sul­ta­dos por­que le to­ca bai­lar con es­tos te­mas. Pe­ro es­tá en la pun­ta de lan­za de los en­tor­nos más com­ple­jos. Cuan­do se ala­ban los lo­gros edu­ca­ti­vos pa­re­ce que se me­nos­pre­cia la edu­ca­ción pú­bli­ca”.

Con una me­dia anual de 400 en­tre­vis­tas con alum­nos y de 200 con pa­dres, en la épo­ca de De­fen­sor de la Ciu­da­da­nía (2004-2008) “no no­té gran cam­bio (ríe). Mi tra­ba­jo era ha­blar con la gen­te y los pa­dres ha­bla­ban con­ti­nua­men­te de to­do lo que se te pue­da ocu­rrir. La so-

lu­ción no la te­ne­mos na­die, pe­ro he­mos tra­ta­do de apor­tar nues­tra ex­pe­rien­cia y con­se­jos”. Y de los pro­ble­mas de en­ton­ces co­mo De­fen­sor no ve mu­cha di­fe­ren­cia a los de hoy. “Es­ta ciu­dad ne­ce­si­ta un me­neo y los pro­ble­mas son muy pa­re­ci­dos, po­cos re­cur­sos, pa­ro, deu­da. La ver­dad es que me due­le Je­rez, su­fro mu­cho”. Lo di­ce des­de el co­ra­zón y re­cuer­da cuan­do lle­gó a Je­rez con su fa­mi­lia, en 1969, con 11 años, bus­can­do el tra­ba­jo que le ha­bían qui­ta­do a su pa­dre en Épi­la (Za­ra­go­za), por el tras­la­do de las azu­ca­re­ras al Sur. “Vi­ni­mos 200 fa­mi­lias ¡200 fa­mi­lias! bus­can­do la Ca­li­for­nia, una tie­rra de pro­vi­sión. Aquí es­ta­ba el tra­ba­jo y el pro­gre­so. Y aho­ra... Aho­ra voy a mi pue­blo y allí tra­ba­ja to­do el mun­do. Hay de to­do”. El pró­xi­mo 2019 se cum­plen 50 años de ma­ños en Je­rez.

Y co­mo la in­fan­cia es la úni­ca pa­tria del hom­bre, Agus­tín ya no vol­ve­ría a vi­vir a su pue­blo, por­que su pue­blo no es el mis­mo que de­jó en­ton­ces, el de su in­fan­cia. De allí lo arran­ca­ron. Llo­ra­ba un día sí y otro tam­bién. No en­ten­día ni la for­ma de ha­blar de los ni­ños de aquí. Un des­arrai­go que le cos­tó “un mon­to­na­zo”. “Pe­ro hoy me sien­to je­re­zano y ma­ño... Don­de es­toy bien ahí es­tá mi pa­tria y aquí me en­cuen­tro a gus­to. Es­ta ciu­dad nos ha aco­gi­do, a mí y a mi her­mano, mag­ní­fi­ca­men­te. Si al­go la­men­ta­mos es que mis pa­dres no pue­dan ver lo bien que nos ha tra­ta­do to­do el mun­do aquí”. Una con­di­ción de emi­gran­te que ha­ce que le due­lan tam­bién las crí­ti­cas que se vier­ten hoy ha­cia los inmigrantes que lle­gan a nues­tras cos­tas. In­sis­te tam­bién en el fu­tu­ro que tie­ne Je­rez, que fue pun­ta de lan­za en el si­glo XIX de in­no­va­cio­nes. “Pe­ro hoy pa­re­ce dor­mi­da, Je­rez se tie­ne que es­pa­bi­lar. Y hay que le­van­tar­se”.

Pai­sa­jes, de la ciu­dad y su en­torno, que tie­ne en ve­na, for­man par­te de su ADN. Se los co­no­ce al de­di­llo. De he­cho, ha des­cu­bier­to el en­torno de Je­rez a mu­chos de los pro­pios je­re­za­nos a tra­vés de la web ‘en­tor­noa­je­rez’, que tam­bién pu­bli­ca en

Dia­rio de Je­rez, y que rea­li­za jun­to a su her­mano, José; sus pu­bli­ca­cio­nes y va­rios li­bros al res­pec­to que van a sa­lir en los pró­xi­mos me­ses so­bre ex­cur­sio­nes por los al­re­de­do­res y per­so­na­jes que han te­ni­do vin­cu­la­ción his­tó­ri­ca con nues­tro en­torno. “Es­pe­re­mos que nos res­pe­te la sa­lud y los vea­mos en la ca­lle pron­to”, sus­pi­ra. Com­pro­mi­sos en los que Agus­tín se­gui­rá tra­ba­jan­do en su ju­bi­la­ción y a los que se su­man la Ma­rea Ver­de, Eco­lo­gis­tas en Ac­ción, el Cen­tro de Es­tu­dios His­tó­ri­cos Je­re­za­nos, su blog ‘elo­rien­ta­blog’... “Mi ju­bi­la­ción es­tá de cuer­po pre­sen­te y no pa­ran de lla­mar­me pa­ra ha­cer co­sas... Es que no se es­tá res­pe­tan­do (bro­mea)”.

Y lan­za un men­sa­je: “mi pro­fun­do agra­de­ci­mien­to a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va del IES Fernando Sa­va­ter, don­de he tra­ba­ja­do des­de 2003 has­ta mi ju­bi­la­ción y don­de me hi­cie­ron una emo­cio­nan­te des­pe­di­da que no po­dré ol­vi­dar”.

Ca­sa­do, pa­dre de dos hi­jos (uno de ellos tra­ba­jó jun­to a él los úl­ti­mos tres años), tie­ne dos nie­tas y afi­cio­nes co­mo la ter­tu­lia ‘La Vega do­ce’ que, in­va­ria­ble­men­te, se reúne to­dos los sá­ba­dos a las 9,30 ho­ras pa­ra ir arre­glan­do el mun­do. La Vega, San Fran­cis­co y aho­ra Al­bo­res, son el mar­co de es­tas de­li­cio­sas char­las de ca­fé y chu­rros en las que con los ami­gos de siem­pre ha­blan de lo di­vino y de lo hu­mano

Na­ci­do en 1958, ju­bi­la­do con 40 años de ser­vi­cio, se ha ro­dea­do de bue­nos ami­gos. El co­mo­dín de la amis­tad ha si­do cru­cial pa­ra él. “Eso de que ca­da uno da lo que re­ci­be, no es ver­dad, yo he re­ci­bi­do más de lo que he da­do”. Cul­tu­ra y pros­pe­ri­dad es lo que quie­re pa­ra Je­rez y sa­lud pa­ra po­der ser tes­ti­go de ello.

Los Claus­tros de San­to Domingo se lle­na­ron ha­ce dos se­ma­nas pa­ra ho­me­na­jear a es­te di­rec­tor, maes­tro, orien­ta­dor, de­fen­sor y mu­chas ve­ces psi­có­lo­go de pa­dres de­ses­pe­ra­dos, y de ni­ños tam­bién... Eco­lo­gis­ta, via­je­ro, so­bre to­do, de pai­sa­jes cer­ca­nos y apa­sio­na­do de la mon­ta­ña. Un día, el de su des­pe­di­da, pa­ra el que es­cri­bió cin­co fo­lios de sí mis­mo, de co­sas que aca­ba­ban y de otras que em­pie­zan. “Pia­do­sa­men­te, Dios nos de­pa­ra su­ce­sión y ol­vi­do (Edi­po

y el Enig­ma de Bor­ges)”, fra­se con que aca­bó su in­ter­ven­ción. Sus­ti­tu­to, se­gu­ro, ol­vi­da­do, nun­ca.

VA­NE­SA LO­BO

Agus­tín García Lá­za­ro, días atrás, tras la en­tre­vis­ta.

10

5

7

2

1

3

4

9

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.