RA­JOY Y ARE­NAS... LE­TA­LES

Diario de Jerez - - PANORAMA -

No só­lo la opo­si­ción y mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción pi­die­ron la di­mi­sión de Cos­pe­dal, sino que el pro­pio Ca­sa­do re­ci­bió to­do ti­po de in­di­ca­cio­nes de que de­bía bus­car una sa­li­da hon­ro­sa e in­me­dia­ta pa­ra la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral. Cos­pe­dal pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do en el que arre­me­tía con­tra la mi­nis­tra de Jus­ti­cia y re­cor­da­ba que ella nun­ca ha­bía men­ti­do, co­mo Do­lo­res Delgado. Si pen­sa­ba que es­ta­ba to­do re­suel­to, se equi­vo­ca­ba: dos días des­pués se pu­bli­ca­ba una cin­ta en la que pe­día a Vi­lla­re­jo que in­ves­ti­ga­ra a Javier Are­nas. En el PP ya no hu­bo perdón, y me­nos aún cuan­do di­jo que in­ten­tar in­for­mar­se so­bre Gür­tel era su obli­ga­ción.

Ca­sa­do ha­bía man­te­ni­do char­las con Cos­pe­dal, que en nin­gún mo­men­to ma­ni­fes­tó su in­ten­ción de re­nun­ciar a su es­ca­ño. Trans­mi­tía que era víc­ti­ma de un ata­que, y sus afi­nes vol­vían a se­ña­lar a So­ra­ya y al CNI: Vi­lla­re­jo y Fé­lix Sanz Rol­dán, di­rec­tor de los ser­vi­cios de in­for­ma­ción, se de­tes­ta­ban mu­tua­men­te, y el ser­vi­cio de es­pio­na­je ha­bía te­ni­do ac­ce­so a las cin­tas con mi­les de ho­ras de gra­ba­cio­nes que guar­da­ba el ex po­li­cía en un es­con­di­te des­cu­bier­to por la Po­li­cía Ju­di­cial que lo in­ves­ti­ga­ba. Nun­ca se sa­brá si efec­ti­va­men­te las fil­tra­cio­nes pro­ce­dían del CNI o de al­gu­nas per­so­nas que tu­vie­ron ac­ce­so a ellas en la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial; es un se­cre­to que guar­dan los pe­rio­dis­tas que las han pu­bli­ca­do.

El lu­nes, an­tes de la reunión del Co­mi­té de Di­rec­ción del PP –en el que se sien­tan Te­je­ri­na, Zoi­do, Mon­tse­rrat y Ti­ra­do, se­gui­do­res in­con­di­cio­na­les de Cos­pe­dal–, la ex se­cre­ta­ria ge­ne­ral fue con­vo­ca­da a Gé­no­va pa­ra ver­se con Teo García y Javier Ma­ro­to. No le pi­die­ron que de­ja­ra el es­ca­ño, pe­ro sí la con­ve­nien­cia de que pen­sa­ra en su fu­tu­ro. Tras la re­ve­la­ción de las cin­tas, se­ría difícil que en­ca­be­za­ra una lis­ta elec­to­ral, in­clu­so la de To­le­do. El tiem­po que le que­da­ba co­mo dipu­tada po­día ser un cal­va­rio por el aco­so me­diá­ti­co y el re­cha­zo de bue­na par­te de sus com­pa­ñe­ros.

Al día si­guien­te, nue­va car­ga: la pu­bli­ca­ción de una lla­ma­da de Ló­pez del Hie­rro a su ami­go Vi­lla­re­jo en la que le co­mu­ni­ca­ba que el “je­fe” es­ta­ba de acuer­do con lo ha­bla­do en la reunión de Gé­no­va. La in­dig­na­ción por tra­tar de im­pli­car a Ra­joy fue ge­ne­ra­li­za­da y ya ni la ocul­ta­ban los más des­ta­ca­dos miem­bros de la di­rec­ción del PP, que con­fe­sa­ban abier­ta­men­te que es­pe­ra­ban que Cos­pe­dal die­ra un pa­so de­fi­ni­ti­vo.

Esa noche, una nu­be de pe­rio­dis­tas prác­ti­ca­men­te asal­ta­ron a Cos­pe­dal en la fies­ta del vi­gé­si­mo aniversario de La Ra­zón. Fue ta­jan­te cuan­do le pre­gun­ta­ron si re­nun­cia­ría a su es­ca­ño: “Que no, que no, que no, ya he di­cho que no”. En las ho­ras si­guien­tes de­bió pen­sár­se­lo me­jor y al día si­guien­te, a me­dia tar­de, lla­mó a Ca­sa­do a Hel­sin­ki, don­de és­te acu­día a una reunión del PP eu­ro­peo. Le co­mu­ni­có su re­nun­cia in­me­dia­ta al es­ca­ño.

No ha con­se­gui­do sa­lir por la puer­ta gran­de. No gus­tó que en su lar­go co­mu­ni­ca­do fi­gu­ra­ra la fra­se “si un par­ti­do no es ca­paz de de­fen­der a los su­yos cuan­do son in­jus­ta­men­te ata­ca­dos, no pue­de es­pe­rar que los ciu­da­da­nos con­fíen en él”. Le res­pon­dió Ma­ro­to des­de On­da Ce­ro: la con­duc­ta del PP tie­ne que ser lim­pia, ejem­plar y trans­pa­ren­te, con un men­sa­je aña­di­do: no es ade­cua­do “es­piar a un com­pa­ñe­ro”.

Cos­pe­dal no ha sa­li­do por la puer­ta gran­de de la po­lí­ti­ca tras la re­ve­la­ción de las cin­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.