“To­dos te­ne­mos la ne­ce­si­dad de que nos al­can­cen el al­ma con fic­cio­nes”

Diario de Jerez - - CULTURA Y OCIO - Cha­ro Ramos

En Lu­cia­na, Pi­lar Te­na abor­da su no­ve­la más in­ti­mis­ta tras in­cur­sio­nar con La em­ba­ja­do­ra (Ro­ca Edi­to­rial) en el th­ri­ller cos­mo­po­li­ta. Aho­ra es un se­llo de nue­va crea­ción de­pen­dien­te de Sí­lex, Tres Her­ma­nas, el que aco­ge es­te pro­yec­to li­te­ra­rio de apa­ren­te sen­ci­llez que en­cie­rra in­tere­san­tes re­fle­xio­nes so­bre la mu­jer, la ma­ter­ni­dad y las cla­ses so­cia­les a par­tir de la pe­ri­pe­cia vi­tal de una fa­mi­lia de in­te­lec­tua­les que se tras­la­da a Du­blín en los años 60 jun­to con la mu­jer en­car­ga­da de cui­dar a sus hi­jos. De esas per­so­nas in­vi­si­bles que sos­tie­nen los ho­ga­res ha­bla es­ta obra en la que se­gui­mos las pe­ri­pe­cias de una mu­jer si­len­cia­da por la po­bre­za pe­ro due­ña de un amor ge­ne­ro­so. Te­na di­ri­ge ac­tual­men­te el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes en los Paí­ses Ba­jos, con se­de en Utrecht. Con an­te­rio­ri­dad ha tra­ba­ja­do pa­ra la fa­mi­lia García Lor­ca du­ran­te el Cen­te­na­rio del poe­ta y fue tam­bién co­fun­da­do­ra del Real Ins­ti­tu­to El­cano. los par­ques, y don­de te­ne­mos bue­nos ami­gos es­cri­to­res co­mo John Ban­vi­lle. Y pa­ra en­con­trar el hi­lo que co­sie­ra am­bas épo­cas, los años 60 y la ac­tua­li­dad, ideé la pe­ri­pe­cia de una mu­jer es­ta­dou­ni­den­se que in­da­ga en sus orí­ge­nes tras sa­ber que fue adop­ta­da. He vi­vi­do más de la mi­tad de mi vi­da fue­ra de Es­pa­ña y ca­da país tie­ne una his­to­ria que con­tar y una in­ten­si­dad des­de la cual ha­cer­lo. a la que no pue­de de­di­car mu­cho tiem­po por­que de­be cui­dar a la fa­mi­lia. Fren­te a Ig­na­cio, el ma­ri­do, un hom­bre bueno e irre­sis­ti­ble, Olga es una mu­jer difícil, frí­vo­la, y es Lu­cia­na la que po­ne or­den en la fa­mi­lia y la que man­tie­ne com­pli­ci­dad con el es­po­so. La ri­va­li­dad en­tre Lu­cia­na y Olga es uno de los ele­men­tos que agi­tan la obra y mues­tran que el mun­do, efec­ti­va­men­te, nun­ca es tan idí­li­co co­mo lo ve­mos en las pe­lí­cu­las en blanco y ne­gro que gra­ba­ron nues­tros pa­dres. La no­ve­la tras­pa­sa el pri­mer plano de lo ideal pa­ra mos­trar­nos la tras­tien­da fa­mi­liar y las con­se­cuen­cias del éxi­to so­cial.

–En Du­blín, co­mo en Es­pa­ña, hay aún mu­chos pre­jui­cios im­pues­tos por la Igle­sia ca­tó­li­ca que opri­men a la mu­jer, que siem­pre ha es­ta­do en el es­la­bón más dé­bil: era la víc­ti­ma pe­ro tam­bién la cul­pa­ble. No qui­se ha­cer un ale­ga­to fe­mi­nis­ta pe­ro sí abor­dar un asun­to so­bre el que no ha­bía re­fle­xio­na­do lo su­fi­cien­te: el te­ma de las adop­cio­nes ile­ga­les en los años 50 y 60. Cuan­do re­gre­sé a a prin­ci­pios de es­ta dé­ca­da Ir­lan­da es­ta­ba ob­se­sio­na­da con la cul­pa de una so­cie­dad que ha­bía per­mi­ti­do y pre­ten­di­do ig­no­rar al­go que pa­sa­ba con el apo­yo de la Igle­sia. El es­tig­ma de la ma­dre sol­te­ra es difícil de con­ce­bir por la gen­te jo­ven de hoy: es­ta­ban con­de­na­das por el res­to de la vi­da y de­bían es­tar agra­de­ci­das a esas adop­cio­nes me­dian­te las cua­les su dig­ni­dad y repu­tación que­da­ban lim­pias aun­que les des­tro­za­ran la vi­da. Hu­bo más de 2.500 ni­ños ir­lan­de­ses que se en­via­ron a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra fa­mi­lias que los adop­ta­ron. –Soy una es­cri­to­ra tar­día y ten­go pocas pre­ten­sio­nes en mi ca­rre­ra li­te­ra­ria, más allá de es­cri­bir y en­con­trar al­guien que me pu­bli­que. Pe­ro creo que el ofi­cio de es­cri­bir tie­ne la re­com­pen­sa de dar voz a co­sas in­só­li­tas y ofre­cer tes­ti­mo­nios de so­cie­da­des y per­so­nas que es­tán des­apa­re­cien­do y te ha­cen va­lo­rar lo que he­mos me­jo­ra­do en pocas dé­ca­das, por ejem­plo, con res­pec­to a la su­mi­sión y hu­mi­lla­ción per­ma­nen­te de las mu­je­res. Hoy se de­nun­cian las co­sas y, aun­que no siem­pre, afor­tu­na­da­men­te las mu­je­res sa­len ade­lan­te. He co­men­za­do a es­cri­bir mi ter­ce­ra no­ve­la, una his­to­ria in­ti­mis­ta am­bien­ta­da en par­te en Lon­dres y en Bar­ce­lo­na. Pe­ro qui­zá vuel­va al re­la­to cor­to, por­que es muy com­pli­ca­do me­ter­te en una no­ve­la en un mo­men­to la­bo­ral tan in­ten­so co­mo el que vi­vo aho­ra. En Con­tra­tiem­pos reuní re­la­tos es­cri­tos con el te­lón de fon­do de lo más hon­do de la cri­sis y los per­so­na­jes re­sul­tan muy re­co­no­ci­bles. To­dos te­ne­mos ne­ce­si­dad de la fic­ción y de que nos al­can­cen el al­ma con ver­da­des uni­ver­sa­les. En es­ta so­cie­dad de la in­me­dia­tez, don­de to­do se es­fu­ma, es esen­cial que al­go que­de, que esa mu­jer que nun­ca sa­lió en un pe­rió­di­co y de la que na­die se acuer­da ten­ga su his­to­ria con­ta­da, ne­gro so­bre blanco. –Soy directora del Ins­ti­tu­to Cer­van­tes en los Paí­ses Ba­jos des­de ha­ce año y me­dio. Siem­pre he vi­vi­do ro­dea­da de gen­te que ser­vía a Es­pa­ña des­de el ex­te­rior y aho­ra soy yo la que lo ha­ce, y es ma­ra­vi­llo­so. Te­ne­mos po­cos me­dios, mu­chos re­tos diarios, pe­ro hay al­go en la mi­sión que es muy bo­ni­to y muy no­ble. En es­tos mo­men­tos se con­me­mo­ra el 450 aniversario del co­mien­zo de la Gue­rra de los Ochen­ta Años, con­flic­to que es­tá en el ori­gen de la na­ción e ilus­tra un mo­men­to especial de la re­la­ción con Es­pa­ña. Tra­ba­ja­mos jun­to con las uni­ver­si­da­des y con mu­seos co­mo el Rijks­mu­seum, que de­di­ca al te­ma en es­te mo­men­to una es­plén­di­da exposición, pa­ra ma­ti­zar las per­cep­cio­nes e im­po­ner una vi­sión equi­li­bra­da y serena que prime lo que real­men­te ocu­rrió y su­pere el pre­jui­cio his­tó­ri­co del es­pa­ñol mal­va­do en es­te país don­de se ad­mi­ra y ama la Es­pa­ña ac­tual pe­ro aún se usa la fi­gu­ra del Du­que de Al­ba pa­ra asus­tar a los ni­ños que no quie­ren acos­tar­se.

He vi­vi­do mu­cho fue­ra y ca­da país tie­ne una his­to­ria que con­tar y una in­ten­si­dad des­de la cual ha­cer­lo” No qui­se ha­cer un ale­ga­to fe­mi­nis­ta, pe­ro sí re­fle­xio­nar so­bre las adop­ta­cio­nes ile­ga­les en los años 50 y 60”

BE­LÉN VAR­GAS

Pi­lar Te­na (Ma­drid, 1955) es li­cen­cia­da en De­re­cho y en Cien­cias de la In­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.