Frá­gil

Diario de Noticias (Spain) - - Opinión - POR Maite Es­par­za

Lo que te ali­men­ta te es­tá ma­tan­do. Per­se­guir­lo va a ter­mi­nar con­ti­go, tus vís­ce­ras lo sa­ben, pe­ro no pue­des de­jar de co­rrer en sen­ti­do con­tra­rio a ti. ¿Te sue­na? En abril leí que el dj Avi­cii se ha­bía sui­ci­da­do en Omán. ¿Ex­ce­sos? ¿Qué no es ex­ce­si­vo cuan­do te con­vier­tes en Dios? Avi­cii. True Sto­ries. Ano­che vi el do­cu­men­tal y co­no­cí a un buen chi­co tí­mi­do y ner­vio­so que se es­con­día ba­jo una vi­se­ra, exul­tan­te con lo que ha­cía, tra­ba­ja­dor, in­sa­na­men­te per­fec­cio­nis­ta. Tan en­gan­cha­do a la mú­si­ca que ol­vi­da­ba co­mer, ce­nar y dor­mir cuan­do com­po­nía y que an­tes de te­ner que afei­tar­se des­cu­brió que po­día in­cen­diar es­ta­dios y le­van­tar olea­jes de en­tu­sias­mo en­tre lá­se­res y co­lum­nas de hu­mo. Con 20 años dis­pa­ra­ba la adre­na­li­na de 30.000 per­so­nas con el ges­to de dos de­dos y ha­cía que mul­ti­tu­des neo­yor­ki­nas, co­rea­nas, ja­po­ne­sas, ba­lea­res o me­xi­ca­nas se ta­tua­ran las dos pri­me­ras le­tras de su lo­go en cual­quier par­te del cuer­po. Des­cu­brió que un ges­to su­yo ser­vía pa­ra sa­nar­les. Ya no era Tim Ber­gling, era Dios. Un dios hu­mil­de. 813 ac­tua­cio­nes. Una ca­da tres días du­ran­te ocho años. 813 fies­tas. No pa­ró de vo­lar y gi­rar y com­po­ner y pin­char. Y be­ber. Él con­ta­ba que em­pe­zó a to­mar un par de co­pas an­tes de ca­da se­sión pa­ra con­tro­lar el es­trés y la an­sie­dad que le de­vo­ra­ban. Se des­tro­zó el pán­creas, le ex­tir­pa­ron ve­sí­cu­la y apén­di­ce. Aguan­tó y cum­plió con su agen­da. Pa­ró, hi­zo te­ra­pia, co­no­ció en su car­ne la psi­quia­tría, le­yó a Carl

Jung y le sir­vió. Dios se hi­zo hom­bre. Le re­cla­ma­ban y vol­vió. Dis­cer­nió qué no que­ría, en 2016 dio su úl­ti­mo con­cier­to. Us­huaïa, Ibi­za. Se de­tu­vo. Eli­gió la vi­da. El do­cu­men­tal an­ti­ci­pa os­cu­ri­dad pe­ro cie­rra lu­mi­no­so, con Tim dis­fru­tan­do co­mo un ni­ño, li­bre de pre­sio­nes. En­tre ár­bo­les sue­cos y si­len­cio­sos es­te do­min­go los Ber­gling en­te­rra­ron a su hi­jo. La fra­gi­li­dad del equi­li­bris­ta. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.