“Nues­tro ca­so ha de­ja­do en evi­den­cia a la Jus­ti­cia, ha de­mos­tra­do muy po­ca sen­si­bi­li­dad”

Diario de Noticias (Spain) - - Política - Hum­ber­to Un­zue­ta Pa­blo Vi­ñas Jordi Lidón HI­JO DE JOSÉ MARÍA LIDÓN, MA­GIS­TRA­DO ASE­SI­NA­DO POR ETA

La fa­mi­lia Lidón ha roto su si­len­cio tras 17 años lu­chan­do con­tra la ne­gli­gen­cia de la Au­dien­cia Na­cio­nal, que a pun­to ha es­ta­do de pro­vo­car que el ca­so pres­cri­bie­ra PAM­PLO­NA – Des­de el ase­si­na­to de José María Lidón a la sa­li­da de su ga­ra­je en Al­gor­ta a ma­nos de ETA en 2001, su viu­da, Ma­ri­sa Galarraga, y sus dos hi­jos, Iñi­go y Jordi, han tran­si­ta­do un tor­tuo­so ca­mino pa­ra evi­tar que el ca­so se cie­rre por la inac­ción y el mal fun­cio­na­mien­to de la Au­dien­cia Na­cio­nal. Pri­me­ro fue una ma­la atri­bu­ción de la au­to­ría del ase­si­na­to a un co­man­do erró­neo por par­te del juez ins­truc­tor lo que re­tra­só una dé­ca­da la in­ves­ti­ga­ción y pu­so la cau­sa ju­di­cial al bor­de del bloqueo y la pres­crip­ción. Tras una la­bo­rio­sa in­ves­ti­ga­ción de la fa­mi­lia, apo­ya­dos por sus abo­ga­dos y “otros fa­vo­res”, con­si­guie­ron im­pe­dir el cie­rre del ca­so. Pe­ro no ter­mi­na­ron ahí las vi­ci­si­tu­des de los Lidón-galarraga ya que tam­bién en la solicitud de ex­tra­di­ción de uno de los pre­sun­tos ase­si­nos, Ga­ri­koitz Az­pia­zu, el ex­je­fe mi­li­tar de ETA más co­no­ci­do co­mo Txe­ro­ki –a los que Ma­ri­sa e Iñi­go vie­ron in si­tu en el aten­ta­do y pos­te­rior­men­te lo re­co­no­cie­ron en una rue­da de re­co­no­ci­mien­to–, ha si­do un cal­va­rio de in­efi­ca­cia ab­sur­da.

¿Por qué han roto aho­ra el si­len­cio? –Por­que he­mos acu­mu­la­do prue­bas, evi­den­cias e in­for­ma­ción su­fi­cien­te co­mo pa­ra ver que el pro­ce­so es­tá lleno de ne­gli­gen­cias y com­por­ta­mien- tos ex­tra­ños que han lle­va­do a que se di­la­ta en ex­ce­so. Des­de una iden­ti­fi­ca­ción erró­nea ini­cial del co­man­do su­pues­ta­men­te au­tor del aten­ta­do has­ta, ya en los úl­ti­mos años, el ex­tra­vío de una or­den de ex­tra­di­ción de uno de los ase­si­nos –Ga­ri­koitz Az­pia­zu, Txe­ro­ki–, que ade­más lue­go se pi­de que se ha­ga con ca­rác­ter de ur­gen­cia y no se con­ce­de.

¿Có­mo ca­li­fi­ca­ría la ma­ne­ra en la que se ha com­por­ta­do la Au­dien­cia Na­cio­nal?

–De­sidia, de­ja­dez… Se qui­so ce­rrar el ca­so pron­to atri­bu­yen­do el aten­ta­do de ai­ta a un co­man­do erró­neo y con­clu­ye­ron que ese co­man­do fue el que per­pe­tró el aten­ta­do.

¿Cuán­do de­ci­die­ron to­mar las rien­das de la in­ves­ti­ga­ción?

–Cuan­do el ca­so es­ta­ba a pun­to de pres­cri­bir de­ci­di­mos mo­ver­nos pa­ra evi­tar sal­var la cau­sa. Em­pe­za­mos nues­tras ave­ri­gua­cio­nes y lo hi­ci­mos pri­me­ro por in­ter­net, por Goo­gle, bus­can­do da­tos y con­tras­tan­do y cru­zan­do su­ma­rios de otros co­man­dos, lo que nos per­mi­tió dar­nos cuen­ta de que esa pri­me­ra atri­bu­ción era erró­nea y por tan­to los que ma­ta­ron a mi pa­dre no eran los que mu­rie­ron en la ex­plo­sión de Ba­sur­to a los que ha­lla­ron la pis­to­la que ma­tó a mi pa­dre, sino otros. Por lo tan­to, el ca­so si­gue sin re­sol­ver y es­tá abier­to. Hu­bo una de­ja­dez pa­ra qui­tár­se­lo de en­ci­ma cuan­to an­tes atri­bu­yen­do el aten­ta­do a un co­man­do que no era. Pos­te­rior­men­te se acu­mu­lan di­fe­ren­tes in­for­tu­nios y ma­las prác­ti­cas en la Au­dien­cia Na­cio­nal en las que se ha vis­to que el tra­ba­jo no es efi­caz.

¿Goo­gle ha si­do me­jor juez ins­truc­tor que el pro­pio ma­gis­tra­do que ha lle­va­do la ins­truc­ción?

–Se pue­de de­cir que sí. So­mos cons­cien­tes de que las in­ves­ti­ga­cio­nes ju­di­cia­les son com­pli­ca­das de re­sol­ver, pe­ro en es­te ca­so cuan­do uno es ca­paz de ave­ri­guar vía in­ter­net que un ca­so de ase­si­na­to es­tá mal ce­rra­do, eso sig­ni­fi­ca que no ha ha­bi­do mu­cha pa­sión ni in­te­rés por re­sol­ver. No sé por qué. El juez to­mó una de­ci­sión equi­vo­ca­da en su mo­men­to, se equi­vo­có, lo hi­zo mal, pe­ro lue­go no hu­bo na­die que di­je­ra va­mos a re­vi­sar es­to. Ha –Con to­do lo que nos cos­tó re­vi­vir el ca­so tras diez años de ins­truc­ción per­di­da, re­sul­ta que el pa­pel pa­ra re­cla­mar la ex­tra­di­ción –de Txe­ro­ki– a Fran­cia se pier­de en el ca­mino. Es in­com­pren­si­ble, pe­ro va­mos a con­ce­der que pue­de pa­sar, que se han vuel­to a equi­vo­car. Pe­ro ya que lo han per­di­do, cuan­do van a vol­ver­lo a so­li­ci­tar al me­nos que ad­mi­tan nues­tra pe­ti­ción de que lo ha­gan por la vía de ur­gen­cia pa­ra no per­der un año más en el trá­mi­te. Pues no nos lo ad­mi­tie­ron. In­com­pren­si­ble.

¿Han re­ci­bi­do al­gu­na ex­pli­ca­ción de la Au­dien­cia Na­cio­nal?

–Sí, nos la die­ron, pe­ro no te­nía sen­ti­do y mu­cho me­nos te­nien­do en cuen­ta que ya se ha­bían equi­vo­ca­do va­rias ve­ces y que por esos erro­res se ha­bía re­tra­sa­do mu­cho el pro­ce­so y di­la­ta­do el jui­cio. To­do es­to ha de­ja­do a la jus­ti­cia muy en evi­den­cia, mas te­nien­do en cuen­ta que no se tra­ta de un juz­ga­do de un pue­blo sino de to­da una Au­dien­cia Na­cio­nal, a la que se le pre­su­po­ne un al­tí­si­mo ni­vel de ges­tión, ca­li­dad y sen­si­bi­li­dad con los ca­sos y las per­so­nas que hay de­trás de ellos. En es­te ca­so la sen­si­bi­li­dad ha si­do mí­ni­ma, muy po­ca.

Ya se ha vuel­to a so­li­ci­tar la ex­tra­di­ción de Txe­ro­ki, ¿pa­ra cuán­do es­pe­ran que le trai­gan an­te el juez?

–La pre­vi­sión es que le ex­tra­di­ten el pri­mer o se­gun­do tri­mes­tre de 2019. Y des­pués, no mu­cho más tar­de, ven­drá el jui­cio. Se­rá la Jus­ti­cia la que di­ga si es el ase­sino o no. Si el pro­ce­so hu­bie­se si­do tra­mi­ta­do e ins­trui­do de me­jor ma­ne­ra, ha­bría­mos lle­ga­do al jui­cio en la ter­ce­ra par­te del tiem­po em­plea­do, es­to es, en cin­co o seis años. El pro­ce­so se ha di­la­ta­do por­que las de­ci­sio­nes erró­neas en ni­ve­les es­tra­té­gi­cos de la ju­di­ca­tu­ra y po­li­cia­les lo han con­ver­ti­do en un ca­mino lar­go y tor­tuo­so. He­mos te­nien­do que ir abrien­do el ca­mino a mar­ti­lla­zos.

Tras la de­nun­cia pú­bli­ca, ¿les han lla­ma­do des­de la Au­dien­cia Na­cio­nal pa­ra de­cir­les al­go?

–Nos lla­ma­ron la se­ma­na pa­sa­da cuan­do su­pie­ron que íba­mos a leer el co­mu­ni­ca­do en el ho­me­na­je de ai­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.