Ar­mas de mu­jer en la Be­ne­mé­ri­ta

El Ins­ti­tu­to Ar­ma­do in­cor­po­ró a sus pri­me­ras agen­tes en 1988

Diario de Sevilla - - Portada - Fer­nan­do Pé­rez Ávi­la

Trein­ta años a tra­vés de tres mu­je­res. La de más al­to ran­go, una de la pri­me­ra pro­mo­ción y una de la úl­ti­ma, que to­da­vía es­tá en su pe­rio­do de even­tual. La Guar­dia Ci­vil ce­le­bra este año el 30 aniver­sa­rio de la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer al cuer­po, tres dé­ca­das en las que el pa­pel de las agen­tes ha ido evo­lu­cio­nan­do con­for­me lo ha he­cho tam­bién la so­cie­dad. To­da­vía no hay nin­gu­na mu­jer ge­ne­ral en Es­pa­ña, pe­ro la ha­brá más pron­to que tar­de. Só­lo es cues­tión de que pa­se el tiem­po y las ofi­cia­les va­yan as­cen­dien­do.

La de más al­ta gra­dua­ción en An­da­lu­cía es Su­sa­na Es­pi­no­sa, co­man­dan­te je­fe de la uni­dad de He­li­cóp­te­ros. Ba­jo su man­do tie­ne a cua­ren­ta per­so­nas, y las cuatro uni­da­des de he­li­cóp­te­ros que hay en An­da­lu­cía. Es de­cir, es la per­so­na que di­ri­ge des­de Se­vi­lla to­das las ope­ra­cio­nes aé­reas que la Guar­dia Ci­vil rea­li­za en la co­mu­ni­dad, des­de los res­ca­tes en mon­ta­ña has­ta los re­la­cio­na­dos con la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co en el Es­tre­cho de Gi­bral­tar. Ella se qui­ta im­por­tan­cia. “Bueno, yo es­toy al man­do, pe­ro los res­ca­tes en mon­ta­ña sue­len ha­cer­los mis com­pa­ñe­ros de Gra­na­da y los del Es­tre­cho los de Ro­ta”.

Es­pi­no­sa no se ve con el fa­jín. Cuan­do se le pre­gun­ta si cree que pue­de ser una de las pri­me­ras mu­je­res ge­ne­ra­les de la Guar­dia Ci­vil, se ríe. “A día de hoy no me veo. Me con­for­mo con se­guir as­cen­dien­do. Las ha­brá pron­to, pe­ro yo só­lo me plan­teo el si­guien­te as­cen­so. Voy pa­si­to a pa­si­to”. Con la fi­lo­so­fía de Si­meo­ne, la co­man­dan­te lle­va 22 años en el cuer­po. Pa­só cin­co en la Aca­de­mia, de la que sa­lió en 2001. Siem­pre ha es­ta­do en el ser­vi­cio aé­reo, pri­me­ro en la pla­na ma­yor y des­de 2004 co­mo pi­lo­to.

“Su pues­to es el sue­ño de mu­chos guar­dias ci­vi­les”, apun­ta otra agen­te, y ella son­ríe. “Bueno, no sé si es el sue­ño o no, pe­ro yo sí pue­do de­cir que es­toy muy or­gu­llo­sa”. Co­mo lo es­tá su hi­ja, de ocho años, que to­da­vía no ha di­cho que quie­re ser guar­dia ci­vil, pe­ro que sí es­tá en­can­ta­da con sus pa­dres. Su ma­ri­do tam­bién es guar­dia y es­tá des­ti­na­do en Ceu­ta. En los 22 años que lle­va en el cuer­po, “evi­den­te­men­te ha ha­bi­do bas­tan­tes cam­bios”.

“Al prin­ci­pio se veía un po­co ra­ro que una mu­jer vis­tie­ra el uni­for­me o que pu­die­ra pi­lo­tar un he­li­cóp­te­ro, una mo­to­ci­cle­ta o una em­bar­ca­ción. He­mos cam­bia­do, y se­gui­mos cam­bian­do a me­jor. To­da­vía que­da mu­cho por ha­cer, pe­ro se no­ta la di­fe­ren­cia des­de que en­tré has­ta hoy”, ex­pli­ca. Ella di­ce que ja­más ha te­ni­do pro­ble­mas. “Tam­bién es cier­to que siem­pre he es­ta­do en He­li­cóp­te­ros y aquí to­dos lle­va­mos mu­cho tiem­po y nos co­no­ce­mos muy bien. Ade­más, es una uni­dad en la que to­dos sus com­po­nen­tes es­tán por­que quie­ren es­tar”.

Su­sa­na Es­pi­no­sa es hi­ja de mi­li­tar y de­ci­dió en­trar en la Guar­dia Ci­vil cuan­do en la Aca­de­mia coin­ci­dió con va­rias hi­jas de guar­dias. “Me atrae más la la­bor de la Guar­dia Ci­vil que la del Ejér­ci­to”. Aho­ra, con­for­me va as­cen­dien­do, tie­ne que de­di­car más tiem­po a ta­reas de man­do que a pi­lo­tar, que es lo que real­men­te le gus­ta a cual­quier pi­lo­to. “Con­for­me as­cien­des tie­nes la go­rra de je­fe y el cas­co de pi­lo­to. Vas te­nien­do otro ti­po de res­pon­sa­bi­li­da­des y no to­do es el pi­lo­ta­je”.

Ha po­di­do co­no­cer to­da An­da­lu­cía des­de el ai­re. Cuan­do vio La is­la mí­ni­ma no le sor­pren­die­ron los pla­nos ce­ni­ta­les de las ma­ris­mas, pe­ro de to­dos los servicios se que­da con los au­xi­lios hu­ma­ni­ta­rios. “Aquí en Se­vi­lla no he po­di­do ha­cer mu­chos, pe­ro en Ma­drid sí que es­tu­ve en una oca­sión en

Las tres coin­ci­den en que los servicios hu­ma­ni­ta­rios son los más gra­ti­fi­can­tes

Su­sa­na Es­pi­no­sa

Co­man­dan­te

Al prin­ci­pio se veía un po­co ra­ro que una mu­jer pi­lo­ta­ra un he­li­cóp­te­ro. Ha ha­bi­do bas­tan­tes cam­bios”

Hues­ca, que es don­de más res­ca­tes en mon­ta­ña ha­ce­mos. Sa­ca­mos a una per­so­na que es­ta­ba bas­tan­te mal, la con­se­gui­mos eva­cuar y le sal­va­mos la vi­da”, re­la­ta. Tam­bién cuen­ta la his­to­ria de un nar­co­tra­fi­can­te al que un su­bor­di­na­do su­yo res­ca­tó en el Es­tre­cho. “Ese hom­bre man­dó una car­ta de agra­de­ci­mien­to. Era un nar­co­tra­fi­can­te, pe­ro al fi­nal so­mos per­so­nas, y en si­tua­cio­nes ex­tre­mas, cuan­do uno es­tá mal­he­ri­do, no mi­ras si eres guar­dia ci­vil ni quién es quién”.

En este apar­ta­do coin­ci­de con Ma­ría Te­re­sa Cas­ti­lle­ja, May­te, que cum­plió 30 años de ser­vi­cio el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre. Es­tá des­ti­na­da en la pla­na ma­yor de Po­li­cía Ju­di­cial, en la co­man­dan­cia de Se­vi­lla, en Mon­te­quin­to. Es una de las agen­tes de la pri­me­ra pro­mo­ción de mu­je­res de la Guar­dia Ci­vil. Es la quin­ta ge­ne­ra­ción de guar­dias que hay en su fa­mi­lia. Su her­mano tam­bién lo es y en­tre sus an­te­pa­sa­dos hay fun­da­do­res del cuer­po, aque­llos guar­das ru­ra­les y ca­ra­bi­ne­ros que el du­que de Ahu­ma­da in­te­gró en la Guar­dia Ci­vil. An­tes de este des­tino es­tu­vo en Ca­ta­lu­ña, en Arahal, en el Nú­cleo de Ser­vi­cio, en el GIFA (nom­bre an­te­rior del equi­po an­ti­dro­ga, que aho­ra se lla­ma EDOA).

“He par­ti­ci­pa­do en mi­llo­nes de servicios, pe­ro de los que más me sien­to or­gu­llo­sa es de los au­xi­lios hu­ma­ni­ta­rios. Es­tan­do en Ta­rra­go­na fui a un ac­ci­den­te de trá­fi­co en el que ha­bía una mu­jer atra­pa­da. Yo no po­día ha­cer na­da has­ta que lle­ga­ran los Bom­be­ros a sa­car­la, pe­ro le co­gí la mano y le ha­blé. Lle­gó a per­der el co­no­ci­mien- to, pe­ro yo se­guí allí dán­do­le la mano y ha­blán­do­le...”. In­te­rrum­pe un mo­men­to la na­rra­ción y se emo­cio­na. “Mu­cho tiem­po des­pués, la mu­jer se pre­sen­tó en el cuar­tel con su nie­ta. Di­jo que lle­va­ba dos años de cuar­tel en cuar­tel, in­ten­tan­do en­con­trar­me pa­ra dar­me las gra­cias. Me di­jo que creía que es­ta­ba en el cie­lo y es­ta­ba vien­do a un án­gel. Mi ayu­da allí fue na­da, pe­ro ese agra­de­ci­mien­to es el que te lle­na. Eso es lo que de ver­dad te mar­ca, mu­cho más que los ki­los de co­caí­na que ha­ya­mos po­di­do co­ger”.

Tie­ne una hi­ja de 13 años que quie­re ser guar­dia ci­vil, y a la que ani­ma pa­ra que en­tre en la aca­de­mia de ofi­cia­les. Ella ha vi­vi­do el enor­me cam­bio que su­pu­so la in­cor­po­ra­ción de la mu­jer. “Nun­ca me he sen­ti­do dis­cri­mi­na­da por ser mu­jer. Eso sí, ha­bía cuar­te­les en los que no ha­bía aseos pa­ra mu­je­res y ha­bía que asear­se en un pe­que­ño la­va­bo. O ins­ta­la­cio­nes que no es­ta­ban adap­ta­das, o fal­ta­ban uni­for­mes...”.

Vi­vió los años du­ros de ETA. Es­ta­ba en Ca­la­fell cuan­do se pro­du­jo el aten­ta­do a la ca­sa cuar­tel de Vic. “No lo vi­ví en di­rec­to, pe­ro sí que los te­rro­ris­tas ha­bían es­ta­do an­tes en un ban­co en Ca­la­fell. No re­cuer­do esa épo­ca con mie­do. Era el día a día, sa­bía­mos lo que ha­bía, ha­bía­mos en­tra­do en el cuer­po con esa con­di­ción y mi­rar los ba­jos del co­che ca­da día era nues­tra ru­ti­na”.

Ca­si trein­ta años des­pués de que en­tra­ra May­te Cas­ti­lle­ja lo ha he­cho Car­men Ti­ra­do, una agen­te que es­tá rea­li­zan­do su año de even­tual en el cuar­tel de Cas­til­blan­co de los Arro­yos. Co­men­zó este pe­rio­do de prác­ti­cas el 25 de ju­nio, pe­ro ya ha po­di­do com­pro­bar lo que di­cen sus com­pa­ñe­ras so­bre los au­xi­lios hu­ma­ni­ta­rios. “A un hom­bre ma­yor de cam­po el co­che se le gri­pó en me­dio de la ca­rre­te­ra. Mi com­pa­ñe­ro y yo es­tu­vi­mos cor­tan­do la vía y di­ri­gien­do el trá­fi­co has­ta que lle­gó la grúa. Las hi­jas lla­ma­ban al con­duc­tor y le pre­gun­ta­ban si iban a por él. Y el hom­bre les de­cía que no ha­cía fal­ta por­que ya te­nía allí a dos án­ge­les con él. Al fi­nal me be­só has­ta la mano. Ese sen­ti­mien­to es tan gra­ti­fi­can­te que no pue­de ex­pre­sar­se con pa­la­bras”.

Ti­ra­do tie­ne mu­cha ilu­sión. Di­ce que es­pe­ra ob­te­ner un des­tino pró­xi­mo a Se­vi­lla, don­de su no­vio es po­li­cía lo­cal. “Me gus­ta­ría as­cen­der y con­ti­nuar con la mis­ma ilu­sión o más”. Sus com­pa­ñe­ras más ve­te­ra­nas le han acon­se­ja­do que dis­fru­te y que nun­ca se sien­ta re­traí­da por el he­cho de ser mu­jer. “Que me pon­ga en mi si­tio, con edu­ca­ción”. Es la pri­me­ra guar­dia ci­vil en su fa­mi­lia. Lo te­nía cla­ro. Se que­dó fue­ra la pri­me­ra vez que se pre­sen­tó por unas dé­ci­mas. “Una se­ma­na tar­dé en vol­ver a co­ger los li­bros”. Des­pués de aquel dis­gus­to, hoy se sube al pa­tru­lle­ro de uni­for­me y con una enor­me son­ri­sa.

Nin­gu­na se ha sen­ti­do dis­cri­mi­na­da, aun­que pa­de­cie­ron la fal­ta de ins­ta­la­cio­nes y ma­te­rial

Car­men Ti­ra­do

Guar­dia ci­vil even­tual

Mis com­pa­ñe­ras me acon­se­jan, me di­cen que no me re­trai­ga an­te na­da por ser mu­jer”

May­te Cas­ti­lle­ja

Pri­me­ra pro­mo­ción

Soy la quin­ta ge­ne­ra­ción de guar­dias ci­vi­les, uno de mis an­te­pa­sa­dos es­tu­vo en­tre los fun­da­do­res”

VÍC­TOR RO­DRÍ­GUEZ

La co­man­dan­teSu­sa­na Es­pi­no­sa, en el he­li­cóp­te­ro quepi­lo­ta.

VÍC­TOR RO­DRÍ­GUEZ

BELÉN VAR­GAS

JUAN CAR­LOS VÁZ­QUEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.