MU­CHOS NER­VIOS

Diario de Sevilla - - Opinión -

LAS elec­cio­nes que den­tro de tres se­ma­nas se ce­le­bran en An­da­lu­cía son ob­je­ti­va­men­te im­por­tan­tes por­que nos ju­ga­mos lo que se jue­ga una de­mo­cra­cia ma­du­ra cuan­do es con­vo­ca­da a las ur­nas y aquí, aun­que al­gu­nos se em­pe­ñen en tra­tar­nos a los an­da­lu­ces co­mo eter­nos me­no­res de edad, ca­da cua­tro años los ciu­da­da­nos se ex­pre­san con li­ber­tad y eli­gen en­tre di­ver­sas op­cio­nes y di­ver­sos li­de­raz­gos. Exac­ta­men­te igual que en Ga­li­cia o en Ma­drid. Pe­ro al mar­gen de lo que se po­ne en­ci­ma de la me­sa en cual­quier pro­ce­so de elec­cio­nes, el pró­xi­mo 2 de di­ciem­bre se van a re­sol­ver dos in­cóg­ni­tas con enor­me re­per­cu­sión en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. En pri­mer lu­gar, el um­bral de re­sis­ten­cia del Par­ti­do So­cia­lis­ta en su feu­do más im­por­tan­te. Por aho­ra, só­lo los so­cial­cris­tia­nos en Ba­vie­ra han al­can­za­do un ni­vel de per­ma­nen­cia en el po­der ma­yor que el de los so­cia­lis­tas en An­da­lu­cía. Si Su­sa­na Díaz man­tie­ne la pre­si­den­cia –y prác­ti­ca­men­te to­dos los son­deos lo dan co­mo la op­ción con ma­yo­res po­si­bi­li­da­des– se­rán cua­ren­ta años los que du­re el ci­clo del PSOE en la re­gión. Las ra­zo­nes, si fi­nal­men­te ocu­rre así, más que en las bon­da­des de la ges­tión so­cia­lis­ta, que en un pe­rio­do tan lar­go al­gu­nas lu­ces y al­gu­nas som­bras ten­drá, ha­brá que bus­car­la en la in­ca­pa­ci­dad de sus ri­va­les pa­ra for­mar una al­ter­na­ti­va ca­paz de con­ven­cer a los an­da­lu­ces.

La se­gun­da in­cóg­ni­ta, por su re­sul­ta­do más in­cier­to y por su in­du­da­ble tras­cen­den­cia na­cio­nal, re­sul­ta aún más in­tere­san­te. En An­da­lu­cía se va a de­ci­dir cuál de las dos fuer­zas que pug­nan por el con­trol del elec­to­ra­do de de­re­chas y que mi­ran con re­ce­lo a un par­ti­do si­tua­do en los már­ge­nes del sis­te­ma, Vox, lo­gra im­po­ner­se. Lo que pa­se en las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas va a ser de­ci­si­vo a la ho­ra de afron­tar las mu­ni­ci­pa­les de ma­yo y, so­bre to­do, las ge­ne­ra­les, que pa­re­cen que inevi­ta­ble­men­te se van di­bu­jan­do en el ho­ri­zon­te. Pa­blo Ca­sa­do y Al- bert Ri­ve­ra se van a ju­gar en An­da­lu­cía cuál de los dos se con­vier­te en re­fe­ren­cia pa­ra un am­plio sec­tor del elec­to­ra­do es­pa­ñol que en es­tos mo­men­tos du­da en­tre las si­glas de to­da la vi­da o la de los que han apa­re­ci­do li­bres de hi­po­te­cas del pa­sa­do y con el aval de ha­ber te­ni­do éxi­to, o por lo me­nos ha­ber al­can­za­do no­to­rie­dad, en el pul­so con el se­pa­ra­tis­mo ca­ta­lán.

De ahí la cris­pa­ción con la que tan­to el PP co­mo Ciu­da­da­nos es­tán afron­tan­do la cam­pa­ña an­da­lu­za, ra­di­ca­li­zán­do­la y de­jan­do muy atrás en sus prio­ri­da­des el de­ba­te de lo mu­cho que hay que ha­cer en es­ta tie­rra. Ese com­ba­te ex­pli­ca a Juan Marín ha­blan­do de dic­ta­du­ra de cua­ren­ta años en An­da­lu­cía o la en­ce­rro­na que el PP le hi­zo el otro día a Su­sa­na Díaz en el Se­na­do uti­li­zan­do una ins­ti­tu­ción del Es­ta­do pa­ra sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res. Mu­chos ner­vios, de­ma­sia­dos. Y es­to no ha he­cho más que em­pe­zar.

PP y Ciu­da­da­nos li­bran en An­da­lu­cía un pul­so por ser la fuer­za he­ge­mó­ni­ca de la de­re­cha es­pa­ño­la

Di­rec­tor de Dia­rio de Se­vi­llaja­ca­rri­zo­sa@dia­rio­de­se­vi­lla.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.