ABOR­TO: VO­TAR MUER­TE

Diario de Sevilla - - Opinión -

EN la pre­sen­ta­ción del Ma­pa de la Ma­ter­ni­dad 2017 la Fun­da­ción Red­ma­dre ha de­nun­cia­do que en Es­pa­ña se de­di­que una me­dia de 7,6 eu­ros anua­les de ayu­da por mu­jer em­ba­ra­za­da y 24,5 eu­ros por hi­jo a car­go pa­ra ren­tas in­fe­rio­res a 11.574 eu­ros, mien­tras que en Ale­ma­nia el sub­si­dio de ma­ter­ni­dad es de 735 eu­ros pa­ra ca­da em­ba­ra­za­da y la ayu­da por hi­jos a car­go de 194 eu­ros men­sua­les y uni­ver­sal. El año pa­sa­do las ad­mi­nis­tra­cio­nes es­pa­ño­las in­vir­tie­ron 3,6 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra apo­yar a las ges­tan­tes, lo que su­po­ne una re­duc­ción del 24% res­pec­to al año an­te­rior; fi­nan­cia­ron el abor­to con 34 mi­llo­nes de eu­ros mien­tras só­lo des­ti­na­ron 3,6 mi­llo­nes pa­ra apo­yar a las mu­je­res em­ba­ra­za­das en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad: nue­ve de ca­da 10 eu­ros pa­ra fi­nan­ciar abor­tos y só­lo uno pa­ra apo­yar a la mu­jer em­ba­ra­za­da. El re­sul­ta­do es de­sola­dor: en Es­pa­ña se pro­du­cen 18,99 in­te­rrup­cio­nes por ca­da 100 em­ba­ra­zos, lo que el pa­sa­do año su­pu­so 93.131 abor­tos.

Ma­ni­fies­to des­de aquí mi apo­yo a Red Ma­dre y mi acuer­do con Adolfo Suá­rez Illa­na, pa­trono de la Fun­da­ción, que di­jo en la pre­sen­ta­ción: “Un error no se arre­gla con otro y mu­cho me­nos con uno que aca­ba sien­do un cri­men. No en­cuen­tro

De­re­cha, iz­quier­da y cen­tro de­fien­den por igual el “de­re­cho” al abor­to libre por con­vic­ción o es­tra­te­gia

na­die más dé­bil que quien no ha na­ci­do to­da­vía ni na­die más digno de re­ci­bir ayu­da”. Y con María Cal­vo, tam­bién pa­tro­na de la Fun­da­ción, que de­nun­ció “la ven­ta del abor­to co­mo una li­be­ra­ción, cuan­do es un fra­ca­so so­cial”.

De­be­ría des­pe­na­li­zar­se, aña­do, en al­gu­nos su­pues­tos co­mo un mal ne­ce­sa­rio pe­ro nun­ca ce­le­brar­se con al­bo­ro­zo co­mo la con­quis­ta de un de­re­cho. Un fe­to no es una par­te ex­tir­pa­ble del cuer­po de una mu­jer. La ges­tan­te no tie­ne de­re­cho so­bre la vi­da y la muer­te del fe­to. La ge­né­ti­ca ha de­mos­tra­do que ca­da fe­to es un ser vi­vo úni­co. Las eco­gra­fías han pues­to cuer­po y ros­tro al ser al que se da muer­te. Los an­ti­con­cep­ti­vos son se­gu­ros y es­tán al al­can­ce de to­dos. Fa­llan la edu­ca­ción se­xual y la res­pon­sa­bi­li­dad. Y se ofre­ce co­mo so­lu­ción de es­te fra­ca­so el ase­si­na­to del fe­to.

Pa­so­li­ni es­cri­bió ha­ce 44 años que el pro­ble­ma no es­tá en el abor­to –que ca­li­fi­có de ase­si­na­to–, sino en el coi­to. Pe­ro na­die qui­so oír­lo. Es una ba­ta­lla per­di­da. La de­re­cha, la iz­quier­da y el cen­tro de­fien­den por igual el “de­re­cho” al abor­to libre. Es lo que la ma­yo­ría quie­re, lo que los vo­tan­tes quie­ren. Y es­to es una ra­zón tan de­mo­crá­ti­ca co­mo la que per­mi­te la pe­na de muer­te en Es­ta­dos Uni­dos. Se pue­de vo­tar muer­te. Y se ha­ce.

CARLOS CO­LÓN

cco­lon@gru­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.