La

Diario de Sevilla - - Sevilla -

LA noche del jue­ves ten­dre­mos nue­vo pre­si­den­te del Con­se­jo de Co­fra­días. Tie­nen de­re­cho al vo­to 124 se­ño­res, la gran ma­yo­ría de ellos unos ab­so­lu­tos des­co­no­ci­dos pa­ra la ciu­dad. Un cen­so tan se­lec­to de vo­tan­tes ele­gi­rá a Antonio Piñero o a Fran­cis­co Vé­lez. La co­sa que­da­rá en­tre un le­tra­do de la Ad­mi­nis­tra­ción de Jus­ti­cia o un abo­ga­do. Ya se sa­be que la Jus­ti­cia es una tie­rra fe­cun­da pa­ra el co­fra­de­río. En prin­ci­pio no es­tán pre­vis­tos gran­des cam­bios en el mo­de­lo de Se­ma­na San­ta en fun­ción de si sa­le ele­gi­do uno u otro can­di­da­to. Am­bos equi­pos han es­con­di­do bien sus car­tas. O, me­jor di­cho, se han abo­na­do a de­cir­le a to­do el mun­do lo que ca­da cual quie­re oír. Nin­guno ha asu­mi­do ries­gos. Por eso apre­cia­mos una fal­ta de ten­sión evi­den­te en es­tas elec­cio­nes. No hay pro­pues­tas sor­pre­sas, co­mo tam­po­co se han vi­vi­do epi­so­dios es­pe­cial­men­te ten­sos du­ran­te la cam­pa­ña en com­pa­ra­ción con la an­te­rior. Me­jor así.

El Con­se­jo es una ins­ti­tu­ción que ne­ce­si­ta es­ta­bi­li­dad y tiem­po por de­lan­te pa­ra lle­var a ca­bo un pro­yec­to. La Se­ma­na San­ta de hoy re­quie­re que la ins­ti­tu­ción es­té con­cen­tra­da en los pro­ble­mas de se­gu­ri­dad y, por lo tan­to, en con­ti­nua in­ter­lo­cu­ción con el Ayun­ta­mien­to. He­mos per­di­do un tiem­po pre­cio­so de ca­ra a la Se­ma­na San­ta de 2019 por­que las cir­cuns­tan­cias han obli­ga­do a la con­vo­ca­to­ria de unas elec­cio­nes ines­pe­ra­das. Ur­ge que el nue­vo equi­po se pon­ga a tra­ba­jar cuan­to an­tes con el Ce­cop. La sa­li­da ex­tra­or­di­na­ria de la Es­pe­ran­za de Tria­na nos ha re­en­con­tra­do, pe­se a la sa­tu­ra­ción de pro­ce­sio­nes ex­tem­po­rá­neas, con el me­jor pú­bli­co. To­do trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad y con un re­co­no­ci­do cum­pli­mien­to de los ho­ra­rios. Las va­llas en la ca­lle Pu­re­za fun­cio­na­ron, el pú­bli­co se com­por­tó. No hu­bo in­ci­den­tes. Ya ocu­rrió con el tras­la­do ma­si­vo del Gran Po­der. Cuan­do las co­sas se ha­cen bien, de for­ma acor­de a los tiem­pos que nos ha to­ca­do vi­vir, el pú­bli­co reac­cio­na con res­pe­to. Pe­ro la Ma­dru­ga­da es pun­to y apar­te. La noche siem­pre ge­ne­ra sus ries­gos pro­pios y bien co­no­ci­dos. No se pue­de con­sen­tir una ba­ja­da de guar­dia en los tiem­pos que co­rren. Hay que man­te­ner lo que ha fun­cio­na­do bien y po­ten­ciar has­ta un pun­to ra­zo­na­ble las me­di­das que han su­pues­to una ga­ran­tía. El Con­se­jo tie­ne que exi­gir­le al en los tra­ba­jos por par­te del Con­se­jo. La Se­ma­na San­ta de 2019 es pre­via a unas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. Es­pe­re­mos que el al­cal­de Juan Es­pa­das re­cuer­de la fac­tu­ra que pa­gó Zoi­do por la pér­di­da de vi­gi­lan­cia en 2015, cuan­do la Ma­dru­ga­da se rom­pió al ser arrollada la to­ta­li­dad del cor­te­jo del Si­len­cio y par­te del de Los Gi­ta­nos. La gran bu­lla que no vo­ta so ejer­ci­cio de se­guir re­co­no­cién­do­se en la Se­ma­na San­ta que re­ci­bió co­mo le­ga­do. Esa bu­lla no tie­ne ni pa­jo­le­ra idea de quié­nes ma­ne­jan los re­sor­tes de la fies­ta más her­mo­sa de la ciu­dad. Ni in­te­rés por te­ner­lo. Y en par­te, es­te asun­to se des­pa­cha el jue­ves por la noche en­tre 124 se­ño­res que, en mu­chos ca­sos, le han pro­me­ti­do el vo­to tan­to a Antonio co­mo a Paco, tan­to a Paco co­mo a Antonio.

No pocas ve­ces los di­ri­gen­tes de las co­fra­días se en­tre­tie­nen en fa­tui­da­des, en asun­tos de es­ca­sa en­jun­dia, en una so­bre­car­ga de re­pre­sen­ta­cio­nes que obli­gan a to­mar mu­cho al­max por la in­ges­ta ex­ce­si­va de pa­vías. Los pro­ble- ofi­cial, pre­pa­rar un con­gre­so in­ter­na­cio­nal, me­diar en plei­tos ju­rí­di­cos en­tre al­gu­nas her­man­da­des y el Ar­zo­bis­pa­do, o asu­mir la re­dac­ción de unos nue­vos es­ta­tu­tos. El pró­xi­mo pre­si­den­te ha de te­ner cla­ro que el re­to es sal­va­guar­dar la Se­ma­na San­ta, pro­te­ger­la de las ava­lan­chas de la Ma­dru­ga­da y del ex­ce­so de pro­ce­sioes ex­tra­or­di­na­rias, que son otra suer­te de ava­lan­chas que con­du­cen a la pro­yec­ción de una ima­gen frí­vo­la.

Na­die de la ofi­cia­li­dad anun­cia un to­pe pa­ra tan­to ex­ce­so du­ran­te to­do el año. Na­die de­nun­cia que el ca­rác­ter ex­tra­or­di­na­rio ha que­da­do en­te­rra­do. Na­die di­ce que lo del Mar­tes San­to al re­vés de los in­gre­sos de la ca­rre­ra ofi­cial. Hay que tra­ba­jar más y de­jar de per­der el tiem­po en re­for­mas de la ca­rre­ra ofi­cial por el Pa­seo de Co­lón y otros in­ven­tos pro­pios del Pe­que­ño Ni­co­lás (o Ni­co­la­sa). No pier­dan un mi­nu­to más de es­te oto­ño en lo que es­tá muy bien pa­ra ser de­ba­ti­do so­la­men­te en la ori­lla de la pla­ya.

A par­tir del jue­ves no ha­brá más ex­cu­sas. El tra­ba­jo por la se­gu­ri­dad y la re­duc­ción de los ex­ce­sos (la gra­sa pro­vo­ca­da por ta­ta sa­li­da ex­taor­di­na­ria) de­ben ser las prio­ri­da­des. Quien sal­ga ele­gi­do no ten­drá un ca­mino de f lo­res. Si no le gus­tan los pro­ble­mas, ya sa­be dón­de es­tá la pa­ra­da del tran­vía. Es­tá a tiem­po.

La gen­te as­pi­ra a po­der se­guir iden­ti­fi­cán­do­se con la fies­ta más her­mo­sa de la ciu­dad

JUAN CARLOS MUÑOZ

De­vo­tos de la Vir­gen de la Es­pe­ran­za de Tria­na, en un bal­cón en la tar­de del jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.