La mal­dad del ser hu­mano

Diario Jaen - - OPINIÓN -

En es­te mun­do, que va a la de­ri­va, sin rum­bo fi­jo, co­mo en otras oca­sio­nes a lo lar­go de la His­to­ria, la mal­dad in­di­vi­dual, pa­sa más des­aper­ci­bi­da, por­que re­quie­ren nues­tra aten­ción los pro­ble­mas de ín­do­le po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, re­li­gio­sa, et­cé­te­ra, que nos afec­tan di­rec­ta­men­te. Por­que la gue­rra, la in­jus­ti­cia, la vio­len­cia, la bar­ba­rie, en ge­ne­ral, que nos ro­dean, nos ame­na­zan, y pro­vo­can nues­tra in­dig­na­ción e im­po­ten­cia, ha­cen que la mal­dad per­so­nal, pa­se a un se­gun­do plano, pe­ro no por ello, de­ja de te­ner en nues­tra vi­da, la enor­me im­por­tan­cia, el pro­ta­go­nis­mo, las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas y el da­ño a ter­ce­ras per­so­nas, que oca­sio­nan, co­mo reac­ción en ca­de­na.

Con­si­de­ro que el egoís­mo, ego­cen­tris­mo, la en­vi­dia, la so­ber­bia, el odio, la ava­ri­cia, la lu­ju­ria y la ira, ocu­pan los pri­me­ros pues­tos en el ran­king de pe­ca­dos al uso, ac­tual­men­te, y los ocu­pa­ron des­de el ini­cio de los tiem­pos. Nin­gu­nos de no­so­tros “po­de­mos ti­rar la pri­me­ra pie­dra”. To­dos so­mos pe­ca­do­res; ra­zón por la que Cris­to con­ce­dió a sus dis­cí­pu­los el po­der de per­do­nar los pe­ca­dos. Los sa­cer­do­tes, en el lu­gar de es­tos, nos per­do­nan, nos acon­se­jan y atien­den nues­tras du­das e in­te­rro­gan­tes, guia­dos en es­te Sa­cra­men­to de la Pe­ni­ten­cia, co­mo en los otros, por la ac­ción del Es­pí­ri­tu San­to.

“La mal­dad me pue­de”, he oí­do más de una vez. Es­to sue­le ocu­rrir, cuan­do es­ta per­so­na es me­jor; no dis­po­ne de los re­sor­tes ma­li­cio­sos, por así de­cir­lo, de la otra en cues­tión. En es­tos ca­sos, opino, de­be­mos ha­blar con ella, con caridad y do­mi­nio pro­pio, pues en ca­so con­tra­rio, nues­tras ar­mas se­rían la su­yas y tam­bién la cul­pa; per­do­nar­la, y pe­dir por ella. De­ci­mos: “No me­re­ce mi per­dón”, “No cam­bia de ac­ti­tud nun­ca”. Sí. Sue­le ocu­rrir; pe­ro, en ese ca­so, no lo ha­gas por ella, haz­lo por­que Dios te lo pi­de co­mo con­di­ción pre­via al per­dón de tus pro­pias in­fi­de­li­da­des, y por­que no me­re­ces per­der la paz, que Dios te ofre­ció.

De­fi­ni­ría la mal­dad hu­ma­na, co­mo la fal­ta de amor a Dios y a los que nos ro­dean, y el ex­ce­si­vo amor e in­te­rés por no­so­tros mis­mos: El egoís­mo, de don­de se­gún mi opi­nión, par­ten la en­vi­dia, el odio, la ava­ri­cia, la lu­ju­ria, la ira, et­cé­te­ra. El egoís­ta pien­sa así: “Yo ocu­po el cen­tro (ego­cen­tris­ta) y lo me­rez­co to­do. To­do me fue da­do pa­ra mi pro­pio bien y sa­tis­fac­ción pro­pia. Los de­más ocu­pan un se­gun­do o ter­cer plano, o no exis­ten, co­mo en el ca­so ex­tre­mo de los yiha­dis­tas. Re­ce­mos por­que el do­mi­nio del mal, y sus ne­fas­tas con­se­cuen­cias, re­tro­ce­da, y el bien se ex­tien­da por la Tie­rra de la mano de Dios, y de nues­tra ora­ción per­se­ve­ran­te.

CON­CEP­CIÓN AGUSTINO / JAÉN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.