Co­rrup­ción en se­rie

Diario Jaen - - JAÉN - JO­SÉ MA­NUEL SE­RRANO @JMSe­rra­noAl­ba

Enor­mes cas­ti­llos de nai­pes caen y se des­pa­rra­man es­tos días por las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos. Eso de fa­bri­car ído­los se nos da re­ma­ta­da­men­te mal, ya sea en Eu­ro­vi­sión o mol­dean­do li­de­raz­gos po­lí­ti­cos. Al fi­nal, con to­do el es­ce­na­rio mon­ta­do y las lu­ces en­fo­cán­do­nos, se es­ca­pa el ga­llo. La no­ta es­tri­den­te chi­rría, pe­ro co­men­za­mos a acos­tum­brar­nos —con el pe­li­gro que eso con­lle­va— a que den el can­te. Cuan­do pa­re­cía que los “ocho­mi­les” de la co­rrup­ción es­ta­ban ca­ta­lo­ga­dos, me­di­dos y dis­pues­tos pa­ra que los jueces glo­sa­ran sus ha­za­ñas, aflo­ran nue­vas ci­mas co­rrup­tas. Co­mo si fue­ran pla­cas tec­tó­ni­cas el mo­vi­mien­to so­te­rra­do de un ca­so co­li­sio­na con otra tra­ma y aca­ba aflo­ran­do otra mon­ta­ña de ba­su­ra. Por mo­men­tos pa­re­ce que to­do es­té cons­trui­do sobre esa ba­se co­rrup­ta, co­mo si fue­ra im­po­si­ble es­ca­par­se del tu­fo. Ro­ber­to Sa­viano, en “Go­mo­rra”, re­la­ta­ba có­mo la ma­fia cons­truía ur­ba­ni­za­cio­nes sobre ver­te­de­ros. Ne­go­cio re­don­do, de prin­ci­pio a fin, con re­ca­li­fi­ca­cio­nes pa­ra to­dos.

En nues­tro ines­ta­ble sue­lo pa­trio, el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, tie­ne un evi­den­te pro­ble­ma de vi­sión. Con la edad per­de­mos ca­pa­ci­dad de en­fo­que y así nues­tros ojos no ven con ni­ti­dez las co­sas cer­ca­nas. Su pres­bi­cia po­lí­ti­ca le ha­rá de­cla­rar, en bre­ve, por la tra­ma Gür­tel. Los ines­cru­ta­bles ca­mi­nos en la fi­nan­cia­ción del PP son va­rio­pin­tos, pe­ro la ma­yo­ría, le­ga­les e ile­ga­les, aca­ban en Génova. Si da­mos por bueno que era ajeno a los des­ma­nes del equi­po, ha­brá que afear­le, al me­nos, el des­con­trol del di­rec­tor de­por­ti­vo. Aná­li­sis en cla­ve “Mar­ca”. El pre­si­den­te pres­ta­rá de­cla­ra­ción por vi­deo­con­fe­ren­cia, en plas­ma, en un me­dio al que es­tá acos­tum­bra­do, aun­que, en es­ta oca­sión, ten­drá que res­pon­der a las pre­gun­tas.

No hay vien­to fa­vo­ra­ble eco­nó­mi­co que pue­da di­si­par el olor a po­dri­do. Se pue­de acu­sar a la Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de ex­ce­sos na­rra­ti­vos, a la pren­sa de ejer­cer co­mo tal y pu­bli­car el re­la­to de los he­chos, pe­ro, a la pos­tre, y con per­dón, Ar­quí­me­des y la mier­da.

Bien ha­ría el fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do, Jo­sé Ma­nuel Ma­za, en apre­tar pa­ra que la Jus­ti­cia cuen­te con su­fi­cien­tes me­dios y los jueces pue­dan co­ro­nar las mon­ta­ñas de ba­su­ra que de­ja la po­lí­ti­ca “mar­ca Es­pa­ña”. Sin em­bar­go, se afa­na en la idea, qui­zá pa­ra dar voz ju­rí­di­ca a una co­rrien­te po­lí­ti­ca na­da edi­fi­can­te, de que ha­bría que pe­na­li­zar a los pe­rio­dis­tas que vio­len lo se­cre­tos de los su­ma­rios. Co­mo si los pe­rio­dis­tas no tu­vie­ran su­fi­cien­tes penas ya que con­tar, in­clui­das las pro­pias. Es el cal­do de cul­ti­vo pro­pi­cio en el que el me­dio es el pro­ble­ma, de ahí a agre­dir y ame­na­zar, por ejem­plo, a quien cu­bre la huel­ga en­cu­bier­ta de los es­ti­ba­do­res me­dia un ca­breo.

Aho­ra que los par­ti­dos mue­ven sus ra­mas en busca de bro­tes ver­des, sa­via nue­va, jun­to al cer­ti­fi­ca­do de pe­na­les es­ta­ría bien mi­rar el cu­rrí­cu­lum y ha­cer en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. Max We­ber es­cri­bía en uno de sus en­sa­yos so­cio­ló­gi­cos que se pue­de vi­vir pa­ra la po­lí­ti­ca o de la po­lí­ti­ca. Lo de la vo­ca­ción por el ser­vi­cio, por el fin su­pe­rior, es­tá en los orí­ge­nes, aun­que se pue­da aca­bar, y es hu­mano, con­vir­tién­do­se, sim­ple­men­te, en un me­dio pa­ra so­bre­vi­vir. Un tra­ba­jo más. Pe­ro la fau­na que hoy abre los in­for­ma­ti­vos tie­ne la vo­ra­ci­dad de arram­blar con to­do lo pú­bli­co, sin de­co­ro, y lle­ga­dos el ca­so ti­rar de amis­ta­des, pa­ra di­la­tar pro­ce­sos, en­cu­brir y en­ga­ñar en se­gun­da vuel­ta.

El ros­tro ten­so que nos vi­gi­la es el de Tom Ka­ne, al­cal­de de Chica­go, en la se­rie Boss. Una cer­te­ra oda a las an­sias de po­der, a man­te­ner­se en lo al­to a to­da cos­ta, sin apre­cios per­so­na­les; a la co­rrup­ción con ac­ce­so di­rec­to a la Al­cal­día; a los me­dios y sus mie­dos. Cau­sa tan­ta zo­zo­bra es­ta es­ce­ni­fi­ca­ción de la co­rrup­ción creí­ble, que el pú­bli­co so­lo aguan­tó dos tem­po­ra­das. Can­san­cio de te­ma, no de tra­mas.

“El Prín­ci­pe sa­be que es más se­gu­ro ser te­mi­do que ama­do”. Ni­co­lás Ma­quia­ve­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.