SE­BAS­TIÁN RO­SA­LES PIN­TA RE­PRE­SEN­TA­CIO­NES RE­LI­GIO­SAS

El ve­te­rano pin­tor al­ca­laíno Se­bas­tián Ro­sa­les eje­cu­ta, des­de ha­ce me­ses, una se­rie de re­pre­sen­ta­cio­nes de Cris­to y la Vir­gen ins­pi­ra­das en el ar­te bi­zan­tino, co­mo una re­in­ter­pre­ta­ción de un es­ti­lo re­ple­to de es­pir­tua­li­dad

Diario Jaen - - PORTADA - JUAN RA­FAEL HINOJOSA

Jaén es­tá a mi­les de ki­ló­me­tros de los te­rri­to­rios que per­te­ne­cie­ron al im­pe­rio bi­zan­tino, cu­ya ca­pi­tal era Cons­tan­ti­no­pla. Sin em­bar­go, la Ca­te­dral cus­to­dia una ima­gen, el San­to Ros­tro, con una cla­ra co­ne­xión con ese ar­te. Se tra­ta de uno de los gran­des em­ble­mas del te­rri­to­rio jien­nen­se.

Des­de ha­ce nos me­ses, en Al­ca­lá la Real, el ve­te­rano pin­tor Se­bas­tián Ro­sa­les Ro­sa­les es­tá em­pe­ña­do en re­su­ci­tar una dis­ci­pli­na que le apa­sio­na. A sus 74 años ex­pli­ca que des­de siem­pre le atra­jo el en­can­to de es­te ti­po de pin­tu­ras. Sin em­bar­go, fue en al­gu­nos de sus múl­ti­ples des­pla­za­mien­tos cuan­do en­tró más en con­tac­to con los ico­nos. De­ja­ron hue­lla en él su pa­so por el Mu­seo del Her­mi­ta­ge, en San Petesburgo (Ru­sia) y otro via­je a Gre­cia y, en con­cre­to, Cre­ta.

Rea­li­za los tra­ba­jos en su ta­ller de la ca­lle Álamos, muy pró­xi­mo al pa­seo del mis­mo nom­bre, o en su es­tu­dio de la zo­na de la Fuen­te del Rey. Ex­pli­ca que real­men­te no in­ten­ta ha­cer re­pro­duc­cio­nes de obras ma­gis­tra­les que se en­cuen­tran re­par­ti­das por va­rios paí­ses eu­ro­peos y que son tes­ti­gos de una épo­ca, sino que la in­ten­ción es re­in­ter­pre­tar­los y dar­les su pro­pia im­pron­ta. Has­ta el mo­men­to ha rea­li­za­do una do­ce­na de es­tas crea­cio­nes. Ro­sa­les sub­ra­ya la bue­na aco­gi­da en­tre el pú­bli­co de la Sie­rra Sur, a pe­sar de que, has­ta el mo­men­to, no ha pu­bli­ci­ta­do en ex­ce­so su pro­yec­to. En ge­ne­ral se tra­ta de pie­zas de pe­que­ño for­ma­to, por lo ge­ne­ral cua­dra­das. En al­gu­nos ca­sos las ven­de y en otras las re­ga­la a sus ami­gos. De es­ta ma­ne­ra, bue­na par­te de su pro­duc­ción de ico­nos ya es­tá en ma­nos par­ti­cu­la­res. Su re­fe­ren­te en es­te queha­cer es el ma­nual “In­tro­duc­ción al mun­do de los ico­nos”, de Ma­ría Lui­sa de Villalobos y Mar­tí­nez-Pon­tré­mu­li, una ex­per­ta en la ma­te­ria que, en po­co más de 110 pá­gi­nas, ha­ce un re­co­rri­do por es­ta téc­ni­ca.

“Los ico­nos son to­do un uni­ver­so. Es una ac­ti­vi­dad con una es­pi- ri­tua­li­dad pro­pia que cau­ti­va des­de el pri­mer mo­men­to”, ma­ni­fies­ta Se­bas­tián Ro­sa­les. El pin­tor re­sal­ta el mi­nu­cio­so pro­ce­so pa­ra ob­te­ner una de es­tas pe­que­ñas jo­yas. El tiem­po que em­plea en ter­mi­nar­la de­pen­de de las ca­rac­te­rís­ti­cas con­cre­tas y de las ho­ras dia­rias que le de­di­que, aun­que, en ge­ne­ral, sue­le tar­de al­re­de­dor de una se­ma­na.

Sin más pre­ten­sio­nes, que ex­plo­rar un cam­po que le ha­ce dis­fru­tar, Ro­sa­les in­ten­ta ser fiel a la tra­di­ción ico­no­grá­fi­ca. La crea­ción de los ico­nos hun­de sus raí­ces en los orí­ge­nes de la Igle­sia. De he­cho, se tra­ta de una evo­lu­ción del ar­te pa­leo­cris­tiano. El tér­mino icono pro­ce­de, a tra­vés del la­tín, de un tér­mino grie­go que sig­ni­fi­ca ima­gen. Es una for­ma de re­pre­sen­tar a Cris­to, la Vir­gen Ma­ría, los án­ge­les, los santos o pa­sa­jes de las Es­cri­tu­ras. A pe­sar de que se eje­cu­tan des­de ha­ce si­glos, los ico­nos más an­ti­guos so­lo se pre­ser­van, por lo ge­ne­ral, fue­ra de Gre­cia, en te­rri­to­rios co­mo el sur de Ita­lia que per­te­ne­cie­ron al im­pe­rio bi­zan­tino y lue­go se des­vin­cu­la­ron de él. El mo­ti­vo ra­di­ca en el fe­nó­meno de la ico­no­cla­sia o des­truc­ción de es­tas obras de ar­te, muy ex­ten­di­da en los si­glos VIII y IX al con­si­de­rar­se co­mo ído­los es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes a las que la de­vo­ción po­pu­lar lle­ga­ba a di­vi­ni­zar.

Con la ex­ten­sión de la fe or­to­do-

LA INS­PI­RA­CIÓN LLE­GÓ DU­RAN­TE UN VIA­JE A SAN PETESBURGO Y OTRO A GRE­CIA

xa, las es­cue­las ico­no­grá­fi­cas bi­zan­ti­nas tu­vie­ron ra­mi­fi­ca­cio­nes en los paí­ses es­la­vos, prin­ci­pal­men­te Ucra­nia y Ru­sia, con un es­ti­lo pro­pio aun­que den­tro de los cá­no­nes mar­ca­dos ya en las obras más an­ti­guas con­ser­va­das, que da­tan del si­glo VI, y es­tán en el mo­nas­te­rio de San­ta Ca­ta­li­na, en el Si­naí.

Aun­que su téc­ni­ca no es idén­ti­ca a la de los del pe­rio­do bi­zan­tino, Se­bas­tián Ro­sa­les des­ta­ca la com­ple­ji­dad del pro­ce­so, que va des­de la pre­pa­ra­ción de la ba­se y el di­bu­jo del bo­ce­to que sus­ten­ta­rá la pin­tu­ra. Igual­men­te de­be cui­dar el do­ra­do del fon­do. Ob­via­men­te no em­plea los pig­men­tos y ma­te­ria­les ha­bi­tua­les en la épo­ca de las pri­mi­ti­vas crea­cio­nes, sino que apro­ve­cha los me­dios de los que dis­po­ne. Pa­ra Ro­sa­les re­sul­ta fun­da­men­tal la com­bi­na­ción de co­lo­res, que per­mi­te dar más fuer­za a la obra plas­ma­da con los pin­ce­les, de­ta­lle a de­ta­lle y con mu­cho es­me­ro. Por otro la­do, co­mo ocu­rría en Bi­zan­cio, sus re­pre­sen­ta­cio­nes de la di­vi­ni­dad no si­guen las le­yes con­ven­cio­na­les de la pin­tu­ra fi­gu­ra­ti­va, sino que tra­ta de cap­tar el es­pí­ri­tu de la per­so­na­li­dad so­bre­na­tu­ral re­pre­sen­ta­da.

El ar­tí­fi­ce es­tá sa­tis­fe­cho de los re­sul­ta­dos y se­ña­la que, has­ta el mo­men­to, las crí­ti­cas for­mu­la­das por ami­gos. Afir­ma que es­to lo ayu­da a per­se­ve­rar y a me­jo­rar. Sin em­bar­go, ade­lan­ta que no sa­be has­ta cuán­do con­ti­nua­rá con es­te pro­yec­to y que en su pro­duc­ción de los pró­xi­mos me­ses con­ti­nua­rá po­nien­do en prác­ti­ca otras áreas de la crea­ción pic­tó­ri­ca. Tam­bién es­tá abier­to a en­car­gos de ico­nos con­cre­tos. Mien­tras, con­ti­nua con su pro­ce­so de do­cu­men­ta­ción, en el que in­sis­te en lec­tu­ras re­la­cio­na­das con es­ta dis­ci­pli­na mi­le­na­ria y el vi­sio­na­do de imá­ge­nes, da­da la am­pli­tud de la pro­duc­ción in­ter­na­cio­nal, con mi­les de pie­zas re­par­ti­das por pi­na­co­te­cas y tem­plos de Eu­ro­pa y Asia. Le in­tere­sa per­fec­cio­nar su téc­ni­ca y ha­cer tra­ba­jo ca­da vez más com­ple­jos y di­fí­ci­les de eje­cu­tar.

IN­TE­RÉS. Pa­ra Se­bas­tián Ro­sa­les la es­pi­ri­tua­li­dad re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra en­ten­der su queha­cer de dé­ca­das. Por ello, con fre­cuen­cia ha­ce in­cur­sio­nes en tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con la re­li­gio­si­dad. De 2016 da­ta una re­lec­tu­ra de los pro­fe­tas que Mi­guel Án­gel pin­tó en la Ca­pi­lla Six­ti­na. Isaías, Je­re­mías, Eze­quiel y Daniel son cua­tro ta­blas de gran for­ma­to —2,2 me­tros de al­to por 1,4 de an­cho— que con­fec­cio­nó ins­pi­ra­do en el ge­nio re­na­cen­tis­ta pa­ra par­ti­ci­par en un con­cur­so con­vo­ca­do por un co­lec­ti­vo na­cio­nal de mar­chan­tes. Los personajes bí­bli­cos con­ti­núan en su ta­ller a la es­pe­ra de una ubi­ca­ción de­fi­ni­ti­va. Ro­sa­les ex­pli­ca que su de­seo es do­nar los cua­dros al Ayun­ta­mien­to de Al­ca­lá la Real pa­ra que es­te los co­lo­que en un lu­gar vi­si­ble, den­tro de uno de sus edi­fi­cios se­ñe­ros. El de­seo del au­tor es que ter­mi­nen en el Com­ple­jo de la Tri­ni­dad, un edi­fi­cio eje­cu­ta­do con fon­dos eu­ro­peos y mu­ni­ci­pa­les que com­bi­na­rá la ofer­ta tu­rís­ti­ca, gas­tro­nó­mi­ca y de ín­do­le cul­tu­ral.

Igual­men­te en la igle­sia de las An­gus­tias de la ciu­dad de la Mo­ta pue­den con­tem­plar­se otras crea­cio­nes de ar­te sa­cro obra de Se­bas­tián Ro­sa­les. Apar­te de una ma­do­na de la sa­cris­tía, exis­te un par de es­ce­nas de la Na­ti­vi­dad y la Re­su­rrec­ción que, a mo­do de re­ta­blos, se ex­hi­ben en el en­torno del al­tar ma­yor del tem­plo neo­clá­si­co. Am­bas pie­zas des­ta­can por su ta­ma­ño que, uni­do a la ubi­ca­ción, las ha­ce muy vi­si­bles y por la po­ten­cia del co­lor. Tal vez, en un fu­tu­ro no muy le­ja­nos las igle­sias de Al­ca­lá la Real ate­so­ren tam­bién ico­nos “ma­de in” Se­bas­tián Ro­sa­les.

HAS­TA AHO­RA, HA VEN­DI­DO O RE­GA­LA­DO LA MA­YOR PAR­TE DE SU PRO­DUC­CIÓN

CON MU­CHO MI­MO. Se­bas­tián Ro­sa­les tra­ba­ja en el pro­ce­so de eje­cu­ción de un icono en el que se re­pre­sen­ta una es­ce­na del Evan­ge­lio. En su de­seo de ser fiel a los mo­de­los me­die­va­les, re­pro­du­ce tan­to los personajes co­mo los edi­fi­cios que fi­gu­ran en los ori­gi­na­les. El crea­dor sub­ra­ya la can­ti­dad de de­ta­lles y lo com­ple­jo que es la ela­bo­ra­ción de ca­da tra­ba­jo, pues, por ejem­plo, hay que es­pe­rar has­ta que la pin­tu­ra se se­que y es ne­ce­sa­rio cul­mi­nar el do­ra­do que sue­le en­vol­ver el cua­dro.

AR­TÍ­FI­CE. A la de­re­cho, el pin­tor en el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to de un icono, la­bor pa­ra la que sue­le usar cer­ca. So­bre es­tas lí­neas, ta­blas ti­tu­la­das “Los Pro­fe­tas de Mi­guel Án­gel”. De­ba­jo, el al­ca­laíno con­sul­ta un ma­nual de­di­ca­do a las obras bi­zan­ti­nas y a las téc­ni­cas uti­li­za­das a lo lar­go de los si­glos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.