UN EXORCISTA DE GUAR­DIA PA­RA LA PRO­VIN­CIA

La Diócesis tie­ne un cu­ra de­di­ca­do a es­tos asun­tos

Diario Jaen - - PORTADA - JO­SÉ RO­DRÍ­GUEZ CÁ­MA­RA

No hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les so­bre cuán­tos exor­cis­mos se prac­ti­can, es co­mo si es­tu­vie­ra a dis­po­si­ción del pú­bli­co la can­ti­dad de pe­ca­dos que se co­men­ten en ca­da una de las pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios es­pa­ño­les, ex­pli­ca un sa­cer­do­te a es­te pe­rió­di­co. Sen­ci­lla­men­te, esa in­for­ma­ción no se apor­ta, por­que cuan­do un cris­tiano acu­de a un cu­ra es au­xi­lia­do por uno de los sa­cer­do­tes es­pe­cia­li­za­dos en com­ba­tir al de­mo­nio, es en el mar­co de una ce­re­mo­nia que es­tá ro­dea­da de la mis­ma in­ti­mi­dad que la de acu­dir a un con­fe­sio­na­rio. Es to­tal­men­te con­fi­den­cial, to­do se que­da en­tre el re­li­gio­so, el “be­ne­fi­cia­rio” y, si los hu­bie­ra, los tes­ti­gos de lo ocu­rri­do. Pe­ro el he­cho de que no se ha­ble de ello ha­bi­tual­men­te, no quie­re de­cir que no ha­ya exor­cis­tas. Al con­tra­rio. El deán de la Ca­te­dral y Vicario Ge­ne­ral de la Diócesis de Jaén, Francisco Juan Mar­tí­nez Ro­jas, con­fir­ma que el Obis­pa­do, co­mo to­dos los de Es­pa­ña, apos­ti­lla, tie­ne en­co­men­da­da es­ta mi­sión a uno de sus pas­to­res.

Es­te clé­ri­go, a pe­sar del in­ten­to de es­te pe­rió­di­co, elu­dió dar de­ta­lles so­bre su la­bor, por la pro­pia dis­cre­ción que de­be acom­pa­ñar a es­ta mi­sión. ¿Pe­ro qué ha­ce un exorcista exac­ta­men­te en pleno si­glo XXI? Su la­bor se ajus­ta a la de­fi­ni­ción de la Real Aca­de­mia de la Len­gua, es de­cir, se tra­ta del ecle­siás­ti­co al que se le ha con­fe­ri­do la ter­ce­ra de las ór­de­nes me­no­res, cu­yo mi­nis­te­rio era exor­ci­zar al de­mo­nio. No es que es­te sa­cer­do­te va­ya por ahí con su so­ta­na en bus­ca de cria­tu­ras en­de­mo­nia­das, tal y co­mo ex­pli­ca­ron las fuen­tes con­sul­ta­das, sino que es el pro­pio cre­yen­te, tam­bién sus fa­mi­lia­res o per­so­nas de su en­torno ín­ti­mo, los que pi­den es­ta es­pe­cie de ase­so­ra­mien- to. El mo­ti­vo de dar es­te pa­so es, co­mo se ha po­pu­la­ri­za­do gra­cias al ci­ne y a la li­te­ra­tu­ra, es el de ob­ser­var con­duc­tas ex­tra­ñas e inex­pli­ca­bles en un in­di­vi­duo. En mu­chas oca­sio­nes, tal y co­mo apun­ta un cu­ra que no quie­re dar su nom­bre, to­do se so­lu­cio­na con una vi­si­ta al mé­di­co, al re­sul­tar la su­pues­ta po­se­sión al­go mu­cho más pro­fano, co­mo un tras­torno psi­co­ló­gi­co, pe­ro otras sí se in­ter­vie­ne y, pa­ra ello, se em­plea una fór­mu­la an­ti­quí­si­ma. Du­ran­te 400 años, des­de 1614, la Igle­sia Ca­tó­li­ca uti­li­zó el Ri­tua­le Ro­ma­num pa­ra rea­li­zar exor­cis­mos. Tu­vo va­rias ac­tua­li­za­cio­nes y su úl­ti­ma edi­ción fue en 1952. Ha­ce 16 años, en 1999, se pu­bli­có uno nue­vo, que fue criticado, en­tre otros, por el fa­mo­so pa­dre Ga­brie­le Amorth, un sa­cer­do­te ita­liano que ejer­ció co­mo exorcista en la Diócesis de Ro­ma y que sí con­ce­dió en­tre­vis­tas, in­clu­so apa­re­ció en te­le­vi­sión y es­cri­bió li­bros. Fa­lle­ció ha­ce un año y se le atri­bu­yen, a lo lar­go de sus trein­ta años de ejer­ci­cio, unos 70.000 exor­cis­mos, lo que no quie­re de­cir que aten­die­ra a es­te nú­me­ro de per­so­nas, ya que, en oca­sio­nes, un hom­bre o una mu­jer, pue­den ne­ce­si­tar va­rias se­sio­nes. Amorth, co­mo el exorcista de la Diócesis de Jaén si tie­ne que en­fren­tar­se a al­gún ca­so de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, so­lo em­plea el agua bendita y la ora­ción pa­ra la pu­ri­fi­ca­ción de las al­mas.

UN PO­CO DE HIS­TO­RIA. Al ha­blar de Sa­tán y de su “pa­so” por tie­rras jien­nen­ses hay que re­cor­dar he­chos co­mo el fa­mo­so ca­mino que, según la le­yen­da, fre­cuen­ta­ban las bru­jas en­tre An­dú­jar y Ar­jo­na, se su­po­ne que en si­glo XVI, en ple­na épo­ca de la In­qui­si­ción. En al­gu­nos puntos de es­ta ru­ta, según los re­la­tos que re­co­gen cro­nis­tas co­mo el ili­tur­gi­tano Enrique Gó­mez, se or­ga­ni­za­ban los fa­mo­sos aque­la­rres en los que el de­mo­nio ha­cía ac­to de pre­sen­cia, en oca­sio­nes, ba­jo la icó­ni­ca apa­rien­cia de ma­cho ca­brío. Son tra­di­cio­nes, trans­mi­ti­das a lo lar­go de los si­glos que tie­nen al­go de cier­to, por­que la in­ter­ven­ción de

la Igle­sia ante lo que se iden­ti­fi­ca­ban co­mo po­se­sio­nes ma­lig­nas no era in­fre­cuen­te. En el si­glo XVII, sin em­bar­go, co­men­zó a cam­biar es­ta ten­den­cia, gra­cias a un sa­cer­do­te de la Diócesis de Jaén, Alon­so de Sa­la­zar y Frías, uno de los que par­ti­ci­pa­ron en el pro­ce­so contra las bru­jas de Zu­ga­rra­mun­di, en Na­va­rra, co­no­ci­das por la pe­lí­cu­la del di­rec­tor Álex de la Igle­sia que se ins­pi­ra en ellas. Es­te cu­ra, que des­ta­có por su es­cep­ti­cis­mo ante es­te ti­po de creen­cias, sen­tó las ba­ses pa­ra que el Tri­bu­nal del San­to Ofi­cio cam­bia­ra la for­ma en la que afron­ta­ba las de­nun­cias que re­ci­bía so­bre los com­por­ta­mien­tos con­si­de­ra­dos de­mo­niá­cos y que, en una bue­na pro­por­ción, eran atri­bui­dos a mu­je­res. Pa­ra fun­da­men­tar su pos­tu­ra, Alon­so de Sa­la­zar y Frías re­co­rrió la zo­na en la que, con­for­me ase­gu­ra­ban al­gu­nos ve­ci­nos los aque­la­rres eran el pan nues­tro de ca­da día. Y, tras do­cu­men­tar­se, con­si­de­ró que no ha­bía ra­zón pa­ra creer es­te ti­po de his­to­rias. Gra­cias a él, se evi­tó más de una pe­na de ho­gue­ra y se “mo­der­ni­zó” la In­qui­si­ción, que no fue abo­li­da has­ta el si­glo XIX, du­ran­te el Reino de Isa­bel II, ha­ce no tan­to.

Des­pués de la Gue­rra Ci­vil, en al­gu­nos pue­blos jien­nen­ses, exis­ten tes­ti­mo­nios que ase­gu­ran que pre­sos se “cu­ra­ban del co­mu­nis­mo” des­pués de ha­ber si­do so­me­ti­dos a una es­pe­cie de ri­tual por un sa­cer­do­te lo que, en reali­dad, cons­ti­tuía un mo­do de al­gu­nos reos de evi­tar la re­pre­sión, de la mano de cur­sas afec­tos al ré­gi­men vic­to­rio­so. So­bre es­te ti­po de ac­tos, lo cier­to, es que uno de los ma­yo­res ex­per­tos en es­te pe­rio­do en la pro­vin­cia, el his­to­ria­dor jien­nen­se Luis Mi­guel Sán­chez Tos­ta­do, ase­gu­ra no ha­ber en­con­tra­do do­cu­men­ta­ción, lo que no qui­ta que es­te após­ta­ta con­si­de­re que, de ha­ber ocu­rri­do, se en­mar­ca den­tro de los abu­sos que al­gu­nos re­li­gio­sos co­me­tie­ron en esa épo­ca, sin ha­ber de­ja­do pis­ta al­gu­na.

Y es que, más allá de le­yen­das ne­gras y no tan ne­gras y he­chos his­tó­ri­cos, lo cier­to es que la cla­ve del tra­ba­jo del tra­ba­jo del exorcista ac­tual, co­mo ha­ce si­glos, es la dis­cre­ción. Es­tos hom­bres de Dios cum­plen así, una de las má­xi­mas de la Cu­ria, “de in­ter­nis ne­que ec­cle­sia”, lo que tra­du­ci­do del la­tín, quie­re de­cir que de lo que pa­sa en el in­te­rior del ser hu­mano, ca­lla has­ta la Igle­sia.

La per­so­na que cree que pre­ci­sa ayu­da bus­ca al exorcista, no al con­tra­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.