Re­zos y la Po­li­cía Na­cio­nal “por un es­pí­ri­tu” en Li­na­res

Tres mu­je­res vi­vie­ron un ex­tra­ño su­ce­so que tu­vo trans­cen­den­cia na­cio­nal

Diario Jaen - - AL DÍA LA - J. R. C.

La úl­ti­ma vez que al­go pa­re­ci­do a un exor­cis­mo tu­vo tras­cen­den­cia en la pro­vin­cia fue en 1994, aun­que co­mo se de­ja cla­ro a es­te pe­rió­di­co, no fue un ri­to de es­te ti­po co­mo tal, sino que el sa­cer­do­te que in­ter­vino acu­dió a una vi­vien­da de Li­na­res pa­ra re­zar ante los ra­ros su­ce­sos que se ha­bían da­do, con la in­ten­ción de des­cu­brir real­men­te que pa­sa­ba y aler­ta­do por los ve­ci­nos.

To­do ocu­rrió cuan­do lo que se iden­ti­fi­có co­mo un es­pí­ri­tu, según los tes­ti­mo­nios re­co­gi­dos, de­bió ha­cer ac­to de pre­sen­cia en un pi­so de un cén­tri­co re­si­den­cial de la ciu­dad. Dos mu­je­res y una me­nor se “atre­vie­ron” a par­ti­ci­par en una se­sión de oui­ja y ahí co­men­zó to­do. Es­te ti­po de ex­pe­rien­cias per­mi­te, según se afir­ma, en­trar en con­tac­to con los se­res fa­lle­ci­dos y, en es­ta oca­sión, según re­co­gen al­gu­nas cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas de la épo­ca y sos­tie­nen ve­ci­nos, las tres li­na­ren­ses tu­vie­ron éxi­to. Si se atien­de a las ex­pli­ca­cio­nes so­bre el fun­cio­na­mien­to de es­te sis­te­ma, las tres “ini­cia­das” lo­gra­ron co­mu­ni­car­se por me­dio de una fuer­za que guia­ba sus ma­nos por el ta­ble­ro de la oui­ja con el es­pí­ri­tu de un ni­ño, que les “ex­pli­có” que su nom­bre era Agus­tín, cu­rio­sa­men­te, uno de los nom­bres típicos de Li­na­res, por ser San Agus­tín su pa­trón. A par­tir de ahí, el mie­do en­tró en es­ce­na. Las mu­je­res asis­tie­ron a fe­nó­me­nos co­mo el mo­vi­mien­to de los cua­dros col­ga­dos en la pa­red o de los ra­dia­do­res. La si­tua­ción les alar­mó, has­ta tal pun­to, que lle­ga­ron a avi­sar a la Po­li­cía Na­cio­nal que se per­so­nó en el lu­gar de los he­chos. Res­pon­sa­bles del Cuerpo en la ciu­dad ex­pli­ca­ron a es­te pe­rió­di­co que al­gu­nos de los fun­cio­na­rios que in­ter­vi­nie­ron en esa oca­sión no die­ron cré­di­to al ob­ser­var la es­ce­na que, por otro la­do, no su­pie­ron a que atri­buir ya que, in­clu­so, un agen­te tra­tó de bus­car hi­los o al­gún otro sis­te­ma que pu­die­ra ha­cer que los cua­dros y otros ob­je­tos se mo­vie­ran a dis- tan­cia. Tras la ins­pec­ción en el lu­gar de los he­chos, una de las mu­je­res par­ti­ci­pan­tes en la se­sión de oui­ja fue con­du­ci­da a la Co­mi­sa­ría, don­de tam­bién se re­pi­tie­ron los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les, pa­ra pres­tar de­cla­ra­ción so­bre lo su­ce­di­do y le­van­tar la co­rres­pon­dien­te ac­ta ofi­cial so­bre es­te su­ce­so.

Lo ocu­rri­do, co­bró tan­ta no­to­rie­dad que, in­clu­so, tu­vo su es­pa­cio en la te­le­vi­sión en la te­le­vi­sión de la Es­pa­ña de me­dia­dos de la épo­ca de los 90 del si­glo pa­sa­do, re­cor­da­da por mu­chos programas sen­sa­cio­na­lis­tas cier­ta­men­te, y es ha­bi­tual en los programas de­di­ca­dos al mis­te­rio, don­de se des­ta­ca la pre­sen­cia de los po­li­cías y del sa­cer­do­te pa­ra dar­le ma­yor cre­di­bi­li­dad al re­la­to de las mu­je­res que ase­gu­ra­ron ha­ber­lo vi­vi­do.

ATEN­TO. Fo­to­gra­fía de ar­chi­vo de un po­li­cía de Li­na­res que ob­ser­va un blo­que de vi­vien­das en la ciu­dad.

TA­BLE­RO. La oui­ja es usa­da pa­ra la su­pues­ta in­vo­ca­ción de es­pí­ri­tus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.