La adic­ción a las pan­ta­llas

Diario Jaen - - OPINIÓN -

Me sor­pren­de oír en las no­ti­cias de cuan­do en cuan­do los pro­ble­mas de adic­ción a las pan­ta­llas (te­lé­fo­nos mó­vi­les, ta­blets, PSPs, por­tá­ti­les…) por los que atra­vie­san los me­no­res, y las con­se­cuen­cias de­ri­va­das de los mis­mos, ta­les co­mo vio­len­cia hi­jos-pa­dres, hui­das del ho­gar fa­mi­liar o tras­tor­nos se­ve­ros de la con­duc­ta. Pe­ro más aún me lla­ma la aten­ción el cir­cuns­cri­bir es­tas pa­to­lo­gías a “los me­no­res”. Asu­mi­mos erró­nea­men­te que son los úni­cos afec­ta­dos, y de he­cho, no en­con­tra­re­mos nin­gún adul­to que se re­co­noz­ca “adic­to” a las pan­ta­llas y siem­pre jus­ti­fi­ca­rá su uso por al­gún mo­ti­vo. Pe­ro los hay. Y mu­chos. Es tre­men­da­men­te lla­ma­ti­vo el nú­me­ro de per­so­nas con­ti­nua­men­te en­gan­cha­das al mó­vil en los coches, por la ca­lle, en la ofi­ci­na, en el ho­gar… Y no pen­sa­mos en las con­se­cuen­cias de ha­cer­lo de­lan­te de los ni­ños. La fal­ta de aten­ción que les pres­ta­mos la pa­ga­re­mos ca­ra en el fu­tu­ro. Me da in­fi­ni­ta pe­na oír a pa­dres que, al sa­lir a dar una vuelta acom­pa­ña­dos de sus hi­jos, co­men­tan con los ami­gos: “pa­ra que te de­jen tran­qui­lo en la te­rra­ci­ta no hay pro­ble­ma, les das el mó­vil y du­ran­te las ca­ñas… no hay ni­ño!” Pue­do ver con cla­ri­dad —y ya es­tá pa­san­do— a los cha­va­les de 12 años co­men­tar con los co­le­gas: “te me­tes en tu cuar­to, cie­rras la puer­ta, te po­nes los au­ri­cu­la­res y el or­de­na­ta y… no hay pa­dres!”. In­sis­to, ja­más po­dre­mos re­cu­pe­rar la aten­ción que aho­ra, aun in­cons­cien­te­men­te, les es­ta­mos ne­gan­do. Y si no al lo­ro. No nos han en­se­ña­do nun­ca có­mo ges­tio­nar la ava­lan­cha de dis­po­si­ti­vos que nos han “co­lo­ca­do” y en mi opi­nión, se nos es­tá yen­do de las ma­nos. Yo por mi par­te —por si a al­guien ayu­da— me he au­to­im­pues­to un par de há­bi­tos que se­gu­ro van bien: el pri­me­ro, no ha­blar con na­die que es­té mi­ran­do una pan­ta­lla, aun­que di­ga que me es­cu­cha (si, si). Y se­gun­do, no ha­blar a na­die (ja­más con mi hi­jo) mien­tras mi­ro mi pan­ta­lla, lo cual in­ten­to ha­cer en pri­va­do. Y que conste que no es una cues­tión só­lo de edu­ca­ción sino de ad­mi­nis­trar el tiem­po y la vo­lun­tad pro­pia en lo que de ver­dad im­por­ta, y eso no es otra co­sa que la per­so­na que te­ne­mos de­lan­te mi­rán­do­nos a los ojos. MANUEL DE CAS­TRO

MAZARRO / JAÉN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.