So­bre el “de­mos” ca­ta­lán

Diario Jaen - - OPINIÓN - RA­MÓN PO­RRAS

En días de tan con­vul­sos in­vo­ca­cio­nes po­lí­ti­co-te­rri­to­ria­les, unos y otros nos ex­hor­tan a la re­fle­xión, so­bre la to­ma de de­ci­sio­nes, ino­cuas pa­ra quie­nes so­mos gen­te co­rrien­te, a ex­tra­mu­ros de Ca­ta­lu­ña, pe­ro ab­so­lu­ta­men­te re­le­van­tes pa­ra los que os­ten­ta la má­xi­ma res­pon­sa­bi­li­dad de los te­rri­to­rios en con­flic­to. Y se me ocu­rre, en la es­truc­tu­ra con­cep­tual de ta­les de­ci­sio­nes có­mo se po­si­cio­nan sub­je­ti­va­men­te las dos ori­llas ac­ti­vo-pa­si­vas que de­ben adop­tar pro­nun­cia­mien­tos que, por el mo­men­to, tie­nen la apa­rien­cia de in­con­ci­lia­bles. Exis­te em­pa­cho de ar­gu­men­tos de acá y de allá, que ya es­tán des­cri­tos y so­bre los que re­sul­ta­ría reite­ra­ti­vo, men­cio­nar, pe­ro la con­tro­ver­sia me mo­ti­va a re­fle­xio­nar, so­bre la­de­ras del con­flic­to que, a mi en­ten­der, na­die ha sub­ra­ya­do, fi­jan­do el cen­tro de in­te­rés, no en aque­llo que es la su­pues­ta per­ver­sión de quie­nes pre­ten­den di­na­mi­tar el pac­to cons­ti­tu­cio­nal de con­vi­ven­cia, en Es­pa­ña, sino en los re­sor­tes per­so­na­lí­si­mos de los que so­por­tan el pe­so de emi­tir la úl­ti­ma de­ci­sión equi­vo­ca­dos o no y en qué pue­den ver­se in­flui­dos por ar­gu­men­tar­los fi­lo­só­fi­cos o his­tó­ri­cos-so­cia­les. En tal sen­ti­do, tal vez re­sul­te con­ve­nien­te la aco­ta­ción de dos con­cep­tos –De­re­cho Na­tu­ral y De­re­cho Po­si­ti­vo­ya que am­bos ma­lé­vo­la­men­te uti­li­za­dos y en abier­ta con­fron­ta­ción pro­du­cen efec­tos que, en no po­cas oca­sio­nes, han de­ri­va­do en jus­ti­fi­ca­ción de dic­ta­du­ras, gue­rras y de­sola­ción. El pri­me­ro de los men­cio­na­dos, es­cul­pi­do por el vie­jo to­mis­mo, agru­pa a aque­llos prin­ci­pios y re­glas de con­duc­ta que según sus teó­ri­cos na­cen y se exi­gen des­de la pro­pia na­tu­ra­le­za hu­ma­na. Ocu­rre que si aqué­llos no es­tán po­si­ti­vi­za­dos, es de­cir, ín­si­tos en un or­de­na­mien­to ju­rí­di­co de­ter­mi­na­do, re­sul­tan in­efi­ca­ces. No obs­tan­te, el D. Na­tu­ral, ha si­do la fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra que se con­for­me el ca­tá­lo­go de de­re­chos hu­ma­nos hoy, uni­ver­sal­men­te re­co­no­ci­dos; aun­que cier­tos co­lec­ti­vos uti­li­za­ron su in­vo­ca­ción –ati­nen­te a unas y otras re­li­gio­nes- pa­ra ex­cluir pro­nun­cia­mien­tos del D. Po­si­ti­vo de­mo­crá­ti­ca­men­te adop­ta­dos. Y en el epí­te­to “de­mo­crá­ti­co” ra­di­ca la con­tro­ver­sia, e in­clu­so la fic­ción, por­que si no se tie­ne cla­ro es­te con­cep­to los he­chos po­lí­ti­cos de­ben de pre­va­le­cer so­bre los he­chos ju­rí­di­cos y pa­ra ello, se di­ce la CE no es vá­li­da sin el “de­mos”, ra­zo­na­mien­to uti­li­za­do en su día por el na­cis­mo, pe­ro qué “de­mos” el alea­to­ria­men­te fi­ja­do por un pres­bo­te na­cio­na­lis­ta, o el “de­mos” de aque­lla so­cie­dad que de­mo­crá­ti­ca­men­te vo­tó la nor­ma su­pre­ma. Y con ello, en­tra­mos de nue­vo en el De­re­cho Po­si­ti­vo. A es­te ob­ser­va­dor pro­vin­ciano le agra­da­ría que, allen­de el río Ebro, se tu­vie­se en cuen­ta el “de­mos” de To­rre­del­cam­po o de Beas de Se­gu­ra…. Por ejem­plo. Es­toy ab­so­lu­ta­men­te con­ven­ci­do de que quie­nes tie­nen la más al­ta res­pon­sa­bi­li­dad en la re­so­lu­ción de es­te con­flic­to, co­no­cen el al­can­ce de es­ta re­fle­xión. La his­to­ria les juz­ga­rá.

Exis­te em­pa­cho de ar­gu­men­tos de acá y de allá, que ya es­tán des­cri­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.