Ru­ta has­ta el Po­yo del Ar­co

Se tra­ta de un iti­ne­ra­rio muy pe­li­gro­so so­lo ap­to pa­ra per­so­nas ex­pe­ri­men­ta­das con un ex­tra­or­di­na­rio ni­vel fí­si­co y men­tal, pues hay que cal­cu­lar al mí­li­me­tro ca­da uno de los pa­sos pa­ra evi­tar ac­ci­den­tar­se

Diario Jaen - - MARAVILLAS DE JAÉN - JUAN JO­SÉ FRÍAS DAVID CO­BO

Sie­rra Má­gi­na es es­qui­va, di­fí­cil, cruel y des­pia­da­da con sus vi­si­tan­tes; es­par­ta­na y agria en sus pai­sa­jes; hos­ca y de­for­me en su in­só­li­ta be­lle­za. Tan so­bria, tan áci­da y des­al­ma­da, que atrae con una inusi­ta­da fuer­za”

“Ás­pe­ra, du­ra y exi­gen­te; ja­más de­frau­da la in­dó­mi­ta Má­gi­na”

Es­ta, es una ru­ta muy pe­li­gro­sa, muy arries­ga­da y muy ex­pues­ta du­ran­te to­do el re­co­rri­do. So­lo es ap­ta pa­ra per­so­nas muy ex­pe­ri­men­ta­das, con un ele­va­do co­no­ci­mien­to so­bre la mon­ta­ña y de un ex­tra­or­di­na­rio ni­vel fí­si­co y men­tal. Hay pa­sos en los que la con­cen­tra­ción de­be ser má­xi­ma y te­ner la men­te muy fría; cal­cu­lan­do y mi­dien­do, al mi­lí­me­tro, ca­da uno de nues­tros pa­sos.

An­tes de ha­cer el tra­za­do que aquí se des­cri­be, en nues­tros “ra­tos li­bres” he­mos ex­plo­ra­do la zo­na, su­bien­do y ba­jan­do por aquí y por allá, a ve­ces arries­gan­do bas­tan­te, has­ta en­con­trar los pa­sos que a con­ti­nua­ción se re­la­tan. Es fru­to de esa inex­pli­ca­ble atrac­ción que nos cau­sa la sie­rra y es­tas mo­les ca­li­zas, el mis­te­rio y el pe­li­gro que en­tra­ñan, y el afán de aventura de las per­so­nas que sus­cri­ben es­tas lí­neas.

La ru­ta pue­de ini­ciar­se en el mu­ni­ci­pio de Man­cha Real, to­man­do la vía pecuaria del Ba­rran­co de los Morelguillos, has­ta la ve­re­da de Mo­jón Blan­co y pro­se­guir por la ve­re­da de la fuen­te del Tío Ra­tón, has­ta el cor­ti­jo del vi­ve­ro.

Aquí se ini­cia el tra­za­do mu­cho más exi­gen­te, con ele­va­dí­si­mas pen­dien­tes, tre­pa­das ca­si verticales y pa­sos so­bre te­mi­bles cor­ta­dos, que no per­mi­ten error al­guno en nues­tro ca­mi­nar. Ca­da pa­so que de­mos de­be­mos es­tar su­je­tos con mu­cha fir­me­za, es­tan­do bien su­je­tos con am­bas ma­nos y am­bos pies con su­fi­cien­te so­li­dez y es­ta­bi­li­dad, an­tes de em­pren­der el si­guien­te mo­vi­mien­to. ¡¡¡No de­be­mos es­ca­ti­mar pre­cau­ción al­gu­na al ha­cer­lo !!!! .

To­ma­re­mos la per­di­da sen­da (hoy prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te) que as­cien­de a los Po­yos del Ta­ba­co (ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sa y con car­tel al ini­cio, avi­san­do del ele­va­dí­si­mo ries­go). Al lle­gar al pri­me­ro de los tres Po­yos que con­for­man es­ta arries­ga­da ru­ta, al Po­yo del Ar­co, ob­ser­va­re­mos en la ci­ma del mis­mo, un ar­co de pie­dra que le da nom­bre.

Fren­te a no­so­tros una es­pec­ta­cu­lar pa­red ver­ti­cal y en su ci­ma el ar­co de pie­dra. As­cen­de­re­mos a la ba­se, pa­ra in­tro­du­cir­nos en una profunda grie­ta que que­da a la de­re­cha del ar­co. Nos ser­vi­rán de re­fe­ren­cia dos so­ber­bios te­jos, que que­dan ba­jo el mis­mo. En la grie­ta co­mien­za una muy exi­gen­te tre­pa­da-es­ca­la­da, que nos con­du­ce a la ba­se del pro­pio ar­co. Una vez aquí, to­ma­re­mos ai­re, res­pi­re­mos pro­fun­do; nos vol­ve­re­mos a mi­rar la gran­dio­sa e “in­su­pe­ra­ble” pa­red, que ya he­mos con­quis­ta­do y la de­li­cio­sa vis­ta de las ca­be­ce­ra de Ber­cho y de la Me­sa, jun­to al den­so en­ci­nar del En­tre­di­cho, que que­da ba­jo nues­tros pies.

¡¡¡Si lle­gar has­ta aquí es un re­to, el au­tén­ti­co desafío es aho­ra !!!! .

Es­tan­do ba­jo el so­ber­bio ar­co de pie­dra, su­po­ne una au­tén­ti­ca pro­vo­ca­ción, por par­te de la mon­ta­ña, que nos in­vi­ta, nos in­ci­ta y nos su­pli­ca que cul­mi­ne­mos es­te en­fren­ta­mien­to en­tre el hom­bre y la mon­ta­ña sien­do cons­cien­tes, de an­te­mano, de la su­pre­ma­cía de es­ta.

Exis­te un pe­que­ño bal­con­ci­llo, que cae a plo­mo so­bre la pa­red ya so­me­ti­da. Des­de el mis­mo, ata­ca­mos por la co­lum­na de­re­cha, que su­je­ta el ar­co, con una per­pen­di­cu­la­ri­dad, ca­si per­fec­ta!!!, aun­que con bue­nos apo­yos pa­ra ma­nos y pies. Es­te for­tín pé­treo re­quie­re una de­di­ca­ción ab­so­lu­ta por par­te de nues­tros sen­ti­dos; no ca­be la op­ción de un des­pis­te, un error. De lo con­tra­rio; no hay mar­gen pa­ra rec­ti­fi­car; una equi­vo­ca­ción es fa­tí­di­ca !!!!

El sen­tar­se ba­jo el ar­co, en una fres­ca co­va­cha que for­ma un pe­que­ño cir­co, com­pen­sa, con cre­ces!!, el su­pe­rar es­te au­tén­ti­co “cuerpo a cuerpo” con la mon­ta­ña; es un sen­ti­mien­to tan pro­fun­do y tan au­tén­ti­co de sa­tis­fac­ción, de go­zo y de pla­cer que re­con­for­ta la enor­me ex­po­si­ción que su­po­ne tal re­to.

Tras unos mi­nu­tos de re­po­so y de re­com­po­ner cuerpo y es­pí­ri­tu, de­be­mos es­ca­par de es­tas fau­ces, que nos atra­pan co­mo can­tos de si­re­na y que nos im­pi­den la hui­da !!!! .

La es­ca­pa­da por las sie­rras po­de­mos ha­cer­la, bien por don­de he­mos as­cen­di­do (di­fí­cil el as­cen­so; mu­cho más el des­cen­so), mo­ti­vo por el que op­ta­mos por sa­lir por en­ci­ma. Cuan­do ya crees que la des­car­ga de adre­na­li­na y la ex­ci­ta­ción no pue­de ser su­pe­ra­da; erra­mos. El ar­se­nal hor­mo­nal, vuel­ve a reac­ti­var­se, cual vol­cán en erup­ción; el pa­so de salida su­pera con cre­ces, lo an­te­rior­men­te vi­vi­do.

Una pa­red de ro­ca con sua­ves sa­lien­tes y una caí­da a plo­mo con va­rias de­ce­nas de me­tros de caí­da li­bre, pro­vo­ca­rá que la con­cen­tra­ción y la se­gu­ri­dad de aga­rre en ca­da pi­sa­da, en ca­da re­sal­te y pe­que­ña pro­mi­nen­cia ele­ven los cin­co sen­ti­dos a má­xi­mo ni­vel. En es­tas si­tua­cio­nes, aun­que con el co­ra­zón ar­dien­te, la ca­be­za de­be es­tar gé­li­da, im­per­té­rri­ta, li­bre de cual­quier otro pen­sa­mien­to u ob­je­ti­vo, que no sea afian­zar con se­gu­ri­dad y so­li­dez nues­tras ex­tre­mi­da­des. Se do­blan, se adap­tan, se ajus­tan a la ro­ca, ade­cuan­do ca­da uno de nues­tros múscu­los al re­lie­ve sal­va­dor de la im­pá­vi­da e im­po­nen­te pie­dra.

Tras es­te pa­so ca­pi­tal, nos que­da pro­cla­mar nues­tra vic­to­ria en­ca­ra­mán­do­nos al ar­co. Co­mo es de su­po­ner, no se tra­ta, en ab­so­lu­to, de un jue­go de ni­ños, su­bir­se al ce­nit de es­ta sin­gu­lar bó­ve­da.

Pa­ra fi­na­li­zar es­ta ver­da­de­ra aventura, es­ca­pa­mos por un laberinto de pe­que­ños cin­tos in­con­clu­sos, obli­gán­do­nos a un di­ver­ti­do (aho­ra sí) “subey­ba­ja”, que tam­po­co an­da exen­to de su ra­ción de ries­go, ter­mi­nan­do en una gran ras­tra que con­for­ma el na­ci­mien­to del Ba­rran­co del Mo­ro, des­cen­dien­do has­ta el co­mien­zo del mis­mo.

Por sa­tis­fac­to­rio que pue­de ser una ru­ta de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas (¡¡¡que lo es!!!), in­sis­to en la ne­ce­si­dad y la im­por­tan­cia de ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes en es­te ti­po de te­rre­nos y afron­tar­los con un gran co­no­ci­mien­to del pa­ra­je, ade­más de po­seer una ex­traor­di­na­ria for­ma fí­si­ca y men­tal y con­tar con una gran se­gu­ri­dad en sí mis­mo.

EL CA­MINO PUE­DO SA­LIR DE MAN­CHA REAL DES­DE LA VÍA PECUARIA DEL BA­RRAN­CO DE LOS MORELGUILLOS

El iti­ne­ra­rio se ca­rac­te­ri­za por su com­ple­ji­dad y por los ries­gos de caí­da en una zo­na con unas vis­tas es­pec­ta­cu­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.