En la Ve­ne­cia de Por­tu­gal

Diario Jaen - - JIENNENSES POR EL MUNDO - JUAN RA­FAEL HINOJOSA

Avei­ro es co­no­ci­da co­mo la Ve­ne­cia de Por­tu­gal, por su be­llo sis­te­ma de ca­na­les. ¿Có­mo lle­gó has­ta es­te lu­gar idí­li­co el ar­qui­tec­to al­ca­laíno Al­ber­to Mon­to­ya Cano? Ex­pli­ca que des­de an­tes de aca­bar sus es­tu­dios en Gra­na­da te­nía siem­pre la idea de sa­lir a co­no­cer otros paí­ses y otras cul­tu­ras, aun­que nun­ca se mar­có un des­tino en con­cre­to. El día en el que aca­bó la ca­rre­ra, en el año 2002, un pro­fe­sor in­vi­ta­do de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na fue a ha­blar con él y le pre­gun­tó por sus pla­nes de fu­tu­ro. “Me dijo que me po­día ayu­dar con eso, que te­nía bue­nos ami­gos en el ex­tran­je­ro, y me­ses des­pués me lle­gó la in­vi­ta­ción pa­ra tra­ba­jar en Opor­to, en un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra de re­nom­bre, el del ar­qui­tec­to João Ál­va­ro Ro­cha. Y allá que fui, sa­bien­do cuan­do iba y sin sa­ber cuan­do vol­ve­ría, y si­go sin sa­ber­lo, afor­tu­na­da­men­te en mi ca­so”, di­ce.

Du­ran­te los cin­co pri­me­ros años en Opor­to tra­ba­jó en el equi­po de di­se­ño de las es­ta­cio­nes de la am­plia­ción del me­tro. Des­pués se mu­dó a Avei­ro, a se­ten­ta ki­ló­me­tros al sur. “Aquí ten­go mi pro­pio es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra des­de ha­ce ca­si una dé­ca­da en el que rea­li­za­mos di­ver­sos tra­ba­jos re­la­cio­na­dos con la construcción”, de­ta­lla el pro­fe­sio­nal.

Se tra­ta­ba de la pri­me­ra vez que vi­vía fue­ra de Es­pa­ña, pues has­ta los die­ci­ocho años siem­pre re­si­dió en Al­ca­lá la Real y lue­go en la ciu­dad de la Al­ham­bra. An­tes del sal­to de­fi­ni­ti­vo es­tu­vo unos me­ses en Má­la­ga. “Es cu­rio­so, por­que en los años 1999 y 2000 vi­ne dos ve­ces a Opor­to, por va­rias ra­zo­nes, y me en­can­tó la ciu­dad. Me di­je a mí mis­mo que no me im­por­ta­ría vi­vir allí. Y cua­tro años des­pués, por ca­sua­li­dad, aca­bé ha­cién­do­lo”, ex­pli­ca.

Mon­to­ya es­tá muy con­ten­to en Avei­ro, don­de es­tá fe­liz­men­te ca­sa­do con una por­tu­gue­sa, fru­to de cu­ya unión na­ció una ni­ña de sie­te años. “Avei­ro es pre­cio­sa, con una ca­li­dad de vi­da muy in­tere­san­te. Cer­ca del mar, pe­que­ña pe­ro con to­dos los ser­vi­cios ne­ce­sa­rios y a una ho­ra es­ca­sa de Opor­to, así que nues­tros pla­nes de fu­tu­ro son seguir vi­vien­do aquí si es po­si­ble. No ne­ce­si­ta­mos más”, re­su­me el al­ca­laíno acer­ca de su si­tua­ción ac­tual.

En cuan­to a las di­fe­ren­cias en­tre el país en el que re­si­de y Es­pa­ña re­mar­ca que la cul­tu­ra por­tu­gue­sa es la­ti­na y por ello pre­sen­ta mu­chas se­me­jan­zas con la cul­tu­ra es­pa­ño­la, aun­que tam­bién al­gu­nas di­fe­ren­cias. En tal lí­nea pun­tua­li­za: “Es un pue­blo mu­cho más tran­qui­lo y me­nos ‘rui­do­so’ que el es­pa­ñol, en to­dos los as­pec­tos. Los es­pa­ño­les son más ex­pre­si­vos, tan­to en la ale­gría co­mo en las con­fron­ta­cio­nes. Es­pa­ña es un lu­gar más de ex­tre­mos, o es­tás con­mi­go o es­tás contra mí, so­bre to­do en los úl­ti­mos tiem­pos, co­mo pue­do com­pro­bar ca­da vez que vuel­vo, tan­to en la te­le­vi­sión co­mo en las ra­dios. En Por­tu­gal

EN RE­LA­CIÓN AL CA­RÁC­TER DE LAS GEN­TES DEL LU­GAR DON­DE RE­SI­DE VA­LO­RA QUE ES ME­NOS “RUI­DO­SO” QUE EL DE ES­PA­ÑA

eso no ocu­rre, tie­nen sus di­fe­ren­cias, pe­ro a la ho­ra de la ver­dad, Por­tu­gal es lo pri­me­ro pa­ra to­dos ellos, jun­tos. Es un pue­blo de ‘blan­das cos­tum­bres’ co­mo di­cen ellos, pa­ra bien y pa­ra mal”.

De Al­ca­lá echa de me­nos a su fa­mi­lia, aun­que, gra­cias a los avan­ces tec­no­ló­gi­cos la dis­tan­cia des­apa­re­ce, ya que pue­de ver, siem­pre en tiem­po real, a sus se­res que­ri­dos tan­tas ve­ces co­mo quie­ra a tra­vés de cual­quier apa­ra­to tecnológico. “A mis ami­gos me los en­cuen­tro cuan­do vuel­vo, tres ve­ces por año nor­mal­men­te, ya que mu­chos tam­bién vi­ven fue­ra de Al­ca­lá, y vuel­ven a vi­si­tar a sus fa­mi­lias al mis­mo tiem­po que yo”, se­ña­la. Tam­bién año­ra las ta­pas an­tes del al­muer­zo y al atar­de­cer. “Eso aquí en Por­tu­gal ocu­rre muy po­cas ve­ces”, sub­ra­ya.

Sin em­bar­go, se sien­te muy in­te­gra­do en la na­ción que lo aco­ge y do­mi­na la len­gua de Ca­moens has­ta el pun­to de que al es­cri­bir se cue­lan al­gu­nas pa­la­bras lu­sas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.