“Cuan­do hi­ci­mos la tri­tu­ra­do­ra nos la ju­gá­ba­mos”

Diario Jaen - - LA ENTREVISTA - JO­SÉ RO­DRÍ­GUEZ CÁ­MA­RA

San­tia­go Gar­cía Huer­tas, na­ci­do en 1962 en Cañada Ca­te­na, uno de los nú­cleos de po­bla­ción de Beas de Se­gu­ra, es in­ven­tor. Es­te in­ge­nie­ro téc­ni­co agrí­co­la es­tu­dió en el co­le­gio Val­pa­raí­so de su pue­blo, lue­go en el ins­ti­tu­to, sin sa­lir del mu­ni­ci­pio en el que na­ció, y pa­ra lo­grar una ca­rre­ra, tu­vo que ayu­dar en ca­sa, don­de su ma­dre Inés te­nía que li­diar con él y otros seis her­ma­nos. Fue jor­na­le­ro en la acei­tu­na y ayu­dó a su pa­dre San­tia­go en el ta­ller, don­de se arre­gla­ba prác­ti­ca­men­te, cual­quier má­qui­na. Su es­fuer­zo, su in­tui­ción y un pro­fe­sor que le orien­tó cuan­do cur­só es­tu­dios su­pe­rio­res en Bar­ce­lo­na, le per­mi­ten ser ac­tual­men­te una “es­tre­lla” en el mun­do de la me­ca­ni­za­ción agra­ria, pa­dre, jun­to a un equi­po al que siem­pre agra­de­ce su tra­ba­jo, de avan­ces que fa­ci­li­tan la ac­ti­vi­dad agrí­co­la en to­do el mun­do.

—A fi­na­les de la dé­ca­da de los 80 del si­glo XX, su ca­rre­ra co­mo in­ge­nie­ro téc­ni­co agrí­co­la ex­pe­ri­men­tó un gran avan­ce. ¿Que ocu­rrió en ese mo­men­to de su vi­da? —En el año 1988, hu­bo unas de­mos­tra­cio­nes en el Ins­ti­tu­to An­da­luz de In­ves­ti­ga­ción y For­ma­ción Agra­ria, Pes­que­ra, Ali­men­ta­ria y de la Pro­duc­ción Eco­ló­gi­ca Ven­ta del Llano, en Men­gí­bar. Con la em­pre­sa que tra­ba­ja­ba acu­di­mos con ba­rre­do­ras de acei­tu­na, de las que pre­sen­té un pro­to­ti­po, In­du­sen. Tras la ex­hi­bi­ción, un trío de ases, for­ma­do por Ma­rino Uceda Jo­sé Humanes y Mi­guel Pas­tor, que en paz des­can­se, me acon­se­ja­ron que aban­do­na­se esa lí­nea. Lo que real­men­te se ne­ce­si­ta­ba es una tri­tu­ra­do­ra pa­ra res­tos de po­da con ren­di­mien­to, ya que se pro­du­cía se­rrín, pe­ro de for­ma len­ta, con una as­ti­lla­do­ra nór­di­ca im­por­ta­da por Ute­co. Pa­ra mí fue co­mo una or­den da­da por es­tos tres gi­gan­tes. Nos pu­si­mos a tra­ba­jar con las des­bro­za­do­ras y tri­tu­ra­do­ras al uso, pe­ro por más re­for­mas que ha­cía­mos no lle­gá­ba­mos a con­se­guir una ca­li­dad ca­paz de man­te­ner a ra­ya al as­tu­to ba­rre­ni­llo. An­te­rior­men­te ha­bía tra­ba­ja­do con una “wel­ger”, una em­pa­ca­do­ra ale­ma­na im­por­ta­da por Co­me­ca. Ello me dio la ins­pi­ra­ción de re­co­ger la po­da co­mo se ha­cía con la pa­ja y em­pe­za­mos a desa­rro­llar el pro­to­ti­po con el de­par­ta­men­to téc­ni­co de Agric, for­ma­do por Ra­món Tra­bal y Jo­sé Ma­ría Bur­ga­ya, di­ri­gi­do por Pe­dro Ri­fa .

—¿Co­mo fue la salida al mer­ca­do de la pri­me­ra de esas má­qui­nas? —La bau­ti­za­mos “TRO”, las ini­cia­les de tri­tu­ra­do­ra oli­vo. La pri­me­ra la ven­di­mos en mi pue­blo. Aun­que na­die es pro­fe­ta en su tie­rra, se nos apa­re­ció un án­gel, que pa­gó las 500.000 pe­se­tas de la épo­ca, Fer­nan­do Gil Ayu­so. En la me­jo­ra de ese pri­mer pro­to­ti­po co­la­bo­ró mu­cho su en­car­ga­do, Jo­sé Antonio Go­me­ra. Y es que, en es­ta fa­se ini­cial, se sub­sa­na­ron fa­llos, gra­cias a la pre­dis­po­si­ción que en­con­tra­mos del clien­te. Se per­fec­cio­nó pa­ra el oli­var y, gra­cias a es­ta in­ves­ti­ga­ción, tam­bién pu­do lle­gar la apli­ca­ción de la má­qui­na a la vi­ña, gra­cias a unos ta­lle­res de Vi­lla­ro­ble­do, Al­ba­ce­te, lla­ma­dos Mar­se­mar, de la mano de Pe­dro Se­go­via. Es­te in­tro­du­jo el sis­te­ma en las tie­rras de El Qui­jo­te y, de ahí, sal­tó a Fran­cia y al res­to de los paí­ses pro­duc­to­res de vino. Al fi­nal, se con­so­li­dó en fru­ti­cul­tu­ra, con cul­ti­vos co­mo la na­ran­ja y la man­za­na. La he­mos en­via­do de Nue­va Ze­lan­da o Es­ta­dos Uni­dos, prác­ti­ca­men­te a to­do el mun­do.

—¿Se ju­ga­ba mu­cho pro­fe­sio­nal­men­te con es­te sis­te­ma? —Aun­que los in­ge­nie­ros va­mos bas- tan­te a lo se­gu­ro, ahí sí que nos la ju­ga­mos, por­que era al­go to­tal­men­te no­ve­do­so y, si hu­bie­ra sa­li­do mal, me po­dría ha­ber llevado, por lo me­nos, un buen ti­rón de ore­jas. Era un cha­va­li­llo de 24 o 25 años y lo­gré con­ven­cer a la em­pre­sa pa­ra que la pro­ba­ra. Lue­go la má­qui­na lo­gró cier­to pres­ti­gio, ya que, en­tre los pri­me­ros clien­tes que tu­vi­mos, apar­te de Fer­nan­do Gil Ayu­so de Beas, se la ven­di­mos a Juan y Jo­sé Ma­ría Mar­tín de la To­rre, de Vi­lla­nue­va del Ar­zo­bis­po; a Jo­sé Blan­co, un mé­di­co de Úbeda, que es pro­pie­ta­rio de la fin­ca Pi­chi­lín; a Jo­sé Antonio Gar­cía Ar­bo­le­das, de Men­gí­bar; Antonio Ro­me­ro, de Gra­na­da, co­mo Jo­sé Mi­guel Ba­rra­les; a Se­ve­riano Bo­lí­var; los her­ma­nos Mi­llán; a Ma­rino Uceda, el cien­tí­fi­co con­si­de­ra­do el nú­me­ro 1 de acei­te en el mun­do, y has­ta a Manuel Be­ní­tez El Cor­do­bés y el maes­tro Enrique Pon­ce, en­tre otros.

—La tri­tu­ra­do­ra no le cos­tó un ti­rón de ore­jas, ¿sir­vió de ca­ta­pul­ta pa­ra su ca­rre­ra en­ton­ces? —La in­no­va­ción y los cam­bios de ten­den­cia exi­gen un tra­ba­jo so­bre­na­tu­ral, que la ma­yo­ría de las ve­ces no se com­pen­sa en lo eco­nó­mi­co, pe­ro sí con el pres­ti­gio que te pue­de dar. Por eso, les di­ría a los em­pren­de­do­res que, si tie­nen pa­sión por lo que ha­cen, si dis­fru­tan con el tra­ba­jo, con­ti­núen. La ba­se de mi tra­ba­jo, que me

“MA­RINO UCEDA, JO­SÉ HUMANES Y MI­GUEL PAS­TOR ME DIE­RON LA IDEA”

“LA MÁ­QUI­NA SE ADAP­TÓ A LA VID Y LUE­GO A TO­DOS LOS CUL­TI­VOS ”

Los cam­bios en el oli­var, gra­cias a la la­bor de los ases del oli­var, em­pre­sas y pro­duc­to­res, se no­ta en el ma­yor apor­te de ma­te­ria or­gá­ni­ca a los sue­los y la re­duc­ción de emi­sio­nes, sin ol­vi­dar la cla­ve, una re­duc­ción de los cos­tes

ha per­mi­ti­do te­ner éxi­to, es la idea. Lue­go lle­ga­mos al pro­to­ti­po y, fi­nal­men­te, co­mien­za el tra­ba­jo. Es una su­ce­sión de erro­res y acier­tos, ele­va­do al in­fi­ni­to que, fi­nal­men­te, te da el pro­duc­to fi­nal que, cuan­do es acep­ta­do por el mer­ca­do, te brin­da un im­por­tan­te triun­fo en tu ca­rre­ra. Esa es la cla­ve. Apar­te de es­ta má­qui­na, tam­bién he­mos he­cho ba­rre­do­ras pa­ra la lim­pie­za de sue­los, des­bro­za­do­ras y tri­tu­ra­do­ras pa­ra las cu­bier­tas ve­ge­ta­les, co­mo con mi ac­tual em­pre­sa TMC Cancela, de la mano de Javier Cancela. Gra­cias a él se desa­rro­lló un pro­to­ti­po en 2002. Siem­pre ha­blo en plu­ral, por­que ca­da in­no­va­ción es pro­duc­to de un es­fuer­zo co­lec­ti­vo, de un equi­po. Es muy im­por­tan­te sa­ber tam­bién que el pro­duc­to nun­ca es­tá aca­ba­do, que tie­ne que evo­lu­cio­nar, si no quie­re des­apa­re­cer y, así evi­tar que sea la com­pe­ten­cia la que con­ti­núa tu la­bor. Eso le

“EL TRA­BA­JO ES EN UNA SU­CE­SIÓN DE ACIER­TOS Y ERRO­RES IN­FI­NI­TA”

“LA RE­CO­LEC­CIÓN TO­DA­VÍA TIE­NE UNA IM­POR­TAN­TE MANO DE OBRA”

pa­sa, mu­chas ve­ces, a las per­so­nas y las em­pre­sas, hay quien se cree que tie­ne un pro­duc­to pa­ra siem­pre y es in­cier­to, siem­pre hay una evo­lu­ción. Es­to se ve, por ejem­plo, en los coches, que cam­bian ca­da cin­co años.

—¿Sien­te que, con su tra­ba­jo, con­tri­bu­ye a cam­biar la for­ma en la que se cul­ti­va? —Cuan­do via­jas y ves co­mo han cam­bia­do las plan­ta­cio­nes, te das cuen­ta que es­tán mu­cho me­jor que ha­ce 25 años y eso te ha­ce pen­sar que, más allá de que, en esa fin­ca ha­yas ven­di­do tu la má­qui­na, o la com­pe­ten­cia, se ha he­cho un buen tra­ba­jo en­tre to­dos. Co­no­cer el tra­ba­jo en el cam­bio te de­ja cla­ro que hay cam­bios en las ten­den­cias. Con la tri­tu­ra­do­ra, los cam­bios son ex­po­nen­cia­les, ya que no hay emi­sión de an­hí­dri­do car­bó­ni­co ni ga­ses pro­ce­den­tes de la com­bus­tión, lo que ocu­rría an­tes cuan­do se que­ma­ba el ra­món; tam­bién se apor­ta ma­te­ria or­gá­ni­ca, a lar­go y me­dio pla­zo y, mien­tras tan­to, se pro­te­ge el sue­lo evi­tan­do la ero­sión y se con­tro­lan las ma­las hier­bas, ade­más de me­jo­rar­se la es­truc­tu­ra del sue­lo sin ol­vi­dar que, la prin­ci­pal ven­ta­ja, es la ba­ja­da de cos­tes de pro­duc­ción.

—Le de­be mu­cho a la ma­qui­na­ria agrí­co­la, ¿a a quién le de­be ha­ber em­pren­di­do ese ca­mino? —Es­tu­dié In­ge­nie­ría Agrí­co­la en Bar­ce­lo­na y, cuan­do era jo­ven, eché mu­chas ve­ces una mano a mi ma­dre, que te­nía un ta­ller, que creo que al­go tie­ne que ver en mi orien­ta­ción pro­fe­sio­nal. Tam­bién quie­ro des­ta­car, en par­ti­cu­lar, al Car­los Ber­nat, que ter­mi­nó de orien­tar­me ha­cia la ma­qui­na­ria agrí­co­la, ya, di­rec­ta­men­te, en el pri­me­ro de ca­rre­ra. Yo, de al­gu­na for­ma, me ape­gué a él y así me orien­té ha­cia la me­ca­ni­za­ción.

—Por su ex­pe­rien­cia, ¿cree que la pro­duc­ción agrí­co­la ca­mi­na ha­cia la me­ca­ni­za­ción to­tal, ha­cia la au­to­ma­ti­za­ción del tra­ba­jo? —La me­ca­ni­za­ción en fru­ti­cul­tu­ra, ca­te­go­ría a la que per­te­ne­ce la pro­duc­ción en el oli­var, avan­za mu­cho en cues­tio­nes co­mo la po­da, los tra­ta­mien­tos y ma­ne­jo del sue­lo, pe­ro de­pen­de to­da­vía mu­cho de la mano de obra en cues­tio­nes co­mo la ad­mi­nis­tra­ción de fi­to­sa­ni­ta­rios y el cor­te. Si ha­bla­mos de la re­co­lec­ción, que es la prin­ci­pal de las ta­reas, por la que se tra­ba­ja to­do el año, re­quie­re un gran apo­yo de per­so­nal. Si no, no se po­drían apro­ve­char al má­xi­mo las plan­ta­cio­nes ac­tua­les, ya que el fac­tor hu­mano es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que los equi­pos me­cá­ni­cos ten­gan el má­xi­mo ren­di­mien­to. Es cier­to tam­bién que, ca­da vez más, se ha­cen plan­ta­cio­nes con mar­cos más me­ca­ni­za­bles y ya hay ejem­plos en Por­tu­gal y tam­bién aquí al la­do, en Se­vi­lla y Cór­do­ba. Es­tos mar­cos su­per­in­ten­si­vos tie­nen se­gui­do­res y de­trac­to­res, por in­con­ve­nien­tes, co­mo los cos­tes de po­da y el rie­go. Hay una dis­cu­sión muy aca­lo­ra­da, con im­por­tan­tes cien­tí­fi­cos que no es­tán a fa­vor, por­que, el con­su­mo de agua es mu­cho, al­go cla­ve en An­da­lu­cía, don­de no hay de so­bra.

IN­GE­NIE­RO. San­tia­go Gar­cía Huer­tas, na­ci­do en Beas y con su me­sa de tra­ba­jo, en Jaén, es uno de los ma­yo­res ex­per­tos en me­ca­ni­za­ción en la fru­ti­cul­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.