Mo­de­la­do

Diario Jaen - - NOTICIA / COLABORACIÓN - MI­GUEL DEL OL­MO ES­CRI­BANO

En verano, a las seis de la ma­ña­na, ya ha­bía luz su­fi­cien­te co­mo pa­ra que yo es­tu­vie­ra des­pier­to. Pe­ro no con­fia­ba. De­ja­ba el mó­vil en mo­do des­per­ta­dor, con un tono po­ten­te, pa­ra que cual­quier in­ten­to de seguir dur­mien­do que­da­ra anu­la­do. A esas ho­ras no­ta­ba un dis­cre­to es­co­zor en los pó­mu­los y la fren­te. Los la­bios y la len­gua, re­se­cos por ha­ber pa­sa­do to­da una no­che su­mer­gi­dos en el ai­re de la ha­bi­ta­ción, se iban hu­me­de­cien­do con ca­da uno de mis pa­la­deos. Abrir los ojos era un ac­to re­fle­jo aun­que fue­ra inú­til por la os­cu­ri­dad de la ha­bi­ta­ción.

El co­lá­geno es una pro­teí­na de­di­ca­da a ge­ne­rar la es­truc­tu­ra de nues­tro or­ga­nis­mo: una es­pe­cie de en­tra­ma­do pa­ra que las cé­lu­las re­si­dan y for­men te­ji­dos dan­do lu­gar a ór­ga­nos, sis­te­mas y apa­ra­tos. Hay vein­tiún ti­pos de co­lá­geno y ca­da uno de ellos es­tá par­ti­cu­la­ri­za­do pa­ra ca­da te­ji­do. Es­tas ex­pli­ca­cio­nes las re­ci­bí so­bre un ví­deo. Cuan­do el vi­deo hu­bo con­clui­do, el te­ra­peu­ta co­gió en su mano la mas­ca­ri­lla de mi ros­tro. Aque­lla que me rea­li­za­ron cuan­do fir­mé el con­sen­ti­mien­to in­for­ma­do y que es­ta­ba cons­trui­da por una alea­ción de ma­te­ria­les se­mi­con­duc­to­res a ex­pen­sas de Ger­ma­nio, Ga­lio, Car­bono, An­ti­mo­nio y Se­le­nio. El te­ra­peu­ta co­nec­tó la mas­ca­ri­lla al or­de­na­dor y vio que trans­mi­tía ade­cua­da­men­te. Em­pa­que­tó to­do me­ticu­losa­men­te, son­rió y me lo en­tre­go jun­to con los par­ches ca­ta­li­za­do­res y los me­ta­bó­li­cos.

Días des­pués tu­ve mi pri­me­ra se­sión. So­lo ante el es­pe­jo, con el par­che cu­tá­neo en el tó­rax, pu­se so­bre la mas­ca­ri­lla el gel con­duc­tor y la apli­qué so­bre mi ca­ra su­je­tán­do­la y ajus­tán­do­la en el oc­ci­pu­cio me­dian­te unos ten­so­res elás­ti­cos. Una cá­nu­la pa­ra res­pi­rar era la co­ne­xión con el ex­te­rior La os­cu­ri­dad me in­va­dió. No pen­sa­ba. Es­ta­ba de pie y es­pe­ra­ba oír los cua­tro pi­ti­dos que in­di­ca­ban que la apli­ca­ción era co­rrec­ta. Fue­ron cua­tro pi­ti­dos vul­ga­res, de esos que con el tiem­po lle­gas a odiar pe­se a que se­ña­la­ban el fi­nal de un pro­ce­so. Re­ti­ré la mas­ca­ri­lla. An­tes de abrir los ojos lim­pié mis pár­pa­dos y mi­ré en el es­pe­jo bus­can­do mi ros­tro. Allí es­ta­ba. Me veía per­fec­to. Ape­nas que­da­ban arru­gas. El co­lá­geno se ha­bía re­mo­de­la­do de acuer­do con la fo­to pa­trón. Yo ha­bía se­lec­cio­na­do una en la que te­nía trein­ta y seis años por­que en ella me en­con­tra­ba con ma­du­rez y fuer­za. Me si­tué ante la pan­ta­lla del or­de­na­dor pa­ra que co­te­ja­ra mi ca­ra ac­tual con la ca­ra pa­trón y ha­bía al­can­za­do una con­se­cu­ción del se­ten­ta por cien­to. El te­ra­peu­ta acon­se­ja­ba ha­cer se­sio­nes por de­ba­jo del se­sen­ta por cien­to de coin­ci­den­cia. Yo se­guí has­ta con­se­guir una equi­va­len­cia del no­ven­ta y cin­co por cien­to. Me gus­ta­ba en­trar en el tra­ba­jo con mi ros­tro per­fec­to. To­do aque­llo me re­cor­da­ba el ar­gu­men­to de Do­rian Gray, pe­ro sin el de­te­rio­ro mo­ral, real­men­te la re­mo­de­la­ción del co­lá­geno fa­cial se con­vir­tió en ru­ti­na. La úni­ca preo­cu­pa­ción fue la de en­con­trar pro­gre­si­va­men­te más y más per­so­nas con mi ros­tro. Éra­mos igua­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.