BE­RREA Un es­pec­tácu­lo que inun­da las sie­rras en oto­ño

Los mon­tes se lle­nan con el so­bre­co­ge­dor so­ni­do de los cier­vos que bra­man pa­ra atraer a las hem­bras y, de es­ta for­ma, lo­grar que sus ge­nes per­du­ren

Diario Jaen - - SINFONÍA SONORA - JUAN RA­FAEL HINOJOSA

La lle­ga­da del oto­ño es si­nó­ni­mo, ca­da año, del fe­nó­meno de la be­rrea, pro­ta­go­ni­za­da por el cier­vo. La en­tra­da en ce­lo de las hem­bras ori­gi­na una au­tén­ti­ca revolución hor­mo­nal en el que los ner­vios es­tán a flor de piel. La pa­ra­da nup­cial re­ci­be su nom­bre de los so­ni­dos que emi­ten los gran­des ve­na­dos. Es un rui­do gu­tu­ral, muy ron­co, que, gra­cias al efec­to ecoi­co de las mon­ta­ñas, cir­cu­la­ba con fa­ci­li­dad y lle­ga a oí­do de per­so­nas in­clu­so si­tua­das a gran­des dis­tan­cias.

Los es­pe­cí­me­nes de cier­vo más do­ta­dos se dispu­tan a las hem­bras en un ver­da­de­ro “ra­li” por la per­pe­tua­ción de los ge­nes pro­pios. En to­do su apo­geo, los ejem­pla­res se mi­den en­tre sí, en oca­sio­nes con com­ba­te cruen­tos en los que se em­bis­ten con las ra­mi­fi­ca­das cor­na­men­tas. Ade­más de la ver­tien­te acús­ti­ca, se tra­ta de un au­tén­ti­co es­pec­tácu­lo. Los ga­la­nes sue­len di­ri­gir­se has­ta las áreas en las que las cier­vas pa­cen o abre­van. En el fra­gor de la ba­ta­lla pi­san con fuer­za el sue­lo. An­tes de me­dir­se con sus con­tri­can­tes, se lim­pian el re­cu­bri­mien­to de los cuer­nos, con fre­cuen­cia fro­tán­do­se con ár­bo­les a los que arran­can li­te­ral­men­te la cor­te­za. Las es­ca­ra­mu­zas y las pe­leas más se­rias en­tre los con­ten­dien­tes aca­ban con un re­sul­ta­do desigual. Por un la­do, el per­de­dor de­be mar­char­se y es­pe­rar a que otro año sea más pro­pi­cio. En cam­bio el ga­na­dor tie­ne co­mo premio el do­mi­nio de un ha­rén com­pues­to, en oca­sio­nes, de de­ce­nas de hem­bras con las que po­drá apa­rear­se a su antojo. Des­pués de ocho me­ses de ges­ta­ción, bien en­tra­da la pri­ma­ve­ra na­cen los cer­va­ti­llos que su­po­nen el co­mien­zo de un nue­vo ci­clo de la vi­da.

Los par­ques na­tu­ra­les, prin­ci­pal­men­te los de Ca­zor­la, Se­gu­ra y Las Vi­llas; Des­pe­ña­pe­rros y la Sie­rra de An­dú­jar ren­ta­bi­li­zan es­ta sin­fo­nía de sen­sa­cio­nes, con ex­cur­sio­nes or­ga­ni­za­das has­ta los lu­ga­res en los que acon­te­cen las pe­leas con idas y ve­ni­das y aco­me­ti­das en­tre los ru­mian­tes. En oca­sio­nes, los pa­que­tes ofer­ta­dos al vi­si­tan­te “cie­rran el círcu­lo”, pues, apar­te de la na­tu­ra­le­za ca­si vir­gen, el es­pec­tácu­lo en sí y el alo­ja­mien­to, hay es­ta­ble­ci­mien­tos hos­te­le­ros que in­clu­yen en su carta la car­ne de cier­vo, un man­jar ro­jo que tie­ne su pú­bli­co.

La re­le­van­cia de la pro­vin­cia de Jaén es tal que, prác­ti­ca­men­te la mi­tad, de los diez des­ti­nos de be­rrea de to­da Es­pa­ña se en­cuen­tran en su te­rri­to­rio. Los otros son el Par­que Na­cio­nal de Ca­ba­ñe­ros (en­tre Ciu­dad Real y To­le­do), la sie­rra de la Cu­le­bra (Zamora), el par­que de Hor­na­chue­los (Cór­do­ba), Mon­fra­güe (Cáceres), Re­des y la co­mar­ca de la Si­dra (As­tu­rias), va­rios es­pa­cios pro­te­gi­dos de Can­ta­bria y Bou­mort en el Pi­ri­neo le­ri­dano. En ge­ne­ral, los des­pla­za­mien­tos son pro­ta­go­ni­za­dos por tu­ris­tas con un ele­va­do po­der ad­qui­si­ti­vo.

PA­RIEN­TES. La be­rrea no es ex­clu­si­va del cier­vo ro­jo. Hay otras es­pe­cies de la fa­mi­lia que tam­bién la prac­ti­can, aun­que re­sul­te al­go más apa­ra­to­sa. Evi­den­te­men­te, el nom­bre cam­bia. El ca­so más co­no­ci­do es el de la ron­ca del ga­mo. Es­tos ru­mian­tes, de ta­ma­ño más mo­des­to que los ve­na­dos, tie­nen unos cuer­nos en for­ma de pala que tam­bién son po­ten­tes ar­mas, má­xi­me cuan­do los es­pe­cí­me­nes tie­nen la tes­tos­te­ro­na por to­do lo al­to. Los ron­qui­dos se pro­lon­gan a lo lar­go de to­do el día en un in­ten­to de atraer a po­ten­cia­les pa­re­jas con las que co­pu­lar. Se su­po­ne que cuan­to más ca­ver­no­so es el so­ni­do más fuer­te es el ga­mo.

Con me­nor “gla­mour” los her­ma­nos pe­que­ños de la fa­mi­lia de los cér­vi­dos en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, los cor­sos tam­bién se mi­den en com­ba­tes. Aun­que con un nom­bre un tan­to ca­nino, en el ca­so de los cor­zos la pa­ra­da se lla­ma “ladra”. El tér­mino, por su­pues­to, de­ri­va de que el so­ni­do evo­ca al de un pe­rro.

Otros ma­mí­fe­ros do­ta­dos de cuer­nos, co­mo la ca­bra mon­tés o el mu­flón tam­bién se en­fren­tan por las hem­bras, aun­que en esos ca­sos los com­ba­tes son más si­len­cio­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.