Arrie­ros de an­ta­ño

UN PE­QUE­ÑO HO­ME­NA­JE Y UN ME­RE­CI­DO RECONOCIMIENTO

Diario Jaen - - COLABORACIÓN - TEX­TO: GAS­PAR SAA­VE­DRA AL­MA­GRO

El ofi­cio de arrie­ros, tam­bién ace­mi­le­ros, mu­le­ros, ye­güe­ros, cha­la­nes, era bas­tan­te con­si­de­ra­do has­ta ha­ce me­dio si­glo, por lo ne­ce­sa­rio en una épo­ca don­de el me­dio fun­da­men­tal de car­ga eran los ani­ma­les pa­ra trans­por­tar las mer­can­cías de to­da cla­se de unos si­tios a otros. En Es­pa­ña em­pe­zó a des­apa­re­cer des­pués de la Gue­rra a con­se­cuen­cia de la apa­ri­ción de los pri­me­ros me­dios de trans­por­te me­cá­ni­cos. Co­mo en mu­chas pro­fe­sio­nes, cuan­do ha­bía más tra­ba­jo era du­ran­te el buen tiem­po y en las re­co­gi­das de las co­se­chas.

Ni que de­cir tie­ne que era un tra­ba­jo muy du­ro, tra­ji­nan­do por esos ca­mi­nos de Dios, mu­chos de ellos coin­ci­dien­do con las an­ti­guas cal­za­das ro­ma­nas y con las prin­ci­pa­les vías de co­mu­ni­ca­ción ac­tua­les. En ellos, unas ve­ces, a un día de ca­mino de las bes­tias y, en otras, en los cru­ces prin­ci­pa­les, se le­van­ta­ban las ven­tas y po­sa­das en las cua­les, a ve­ces, se ins­ta­la­ban los ser­vi­cios de Pos­tas, que al prin­ci­pio te­nían un ca­rác­ter pri­va­do, pa­san­do des­pués a ser pú­bli­cos. Tam­bién se pres­ta­ban ser­vi­cios de des­can­so y cui­da­do, tan­to de per­so­nas co­mo de las ca­ba­lle­rías. Es­te tra­ba­jo de arrie­ría se or­ga­ni­za­ba, unas ve­ces, a ni­vel lo­cal (ca­si to­dos los agri­cul­to­res en el me­dio ru­ral han he­cho, a pe­que­ña es­ca­la, de arrie­ros), otras, a ni­vel co­mar­cal (los de nues­tro pue­blo iban a los pue­blos de los Mon­tes de Gra­na­da y a otros cer­ca­nos y vi­ce­ver­sa: ven­dien­do, com­pran­do y cam­bian­do to­da cla­se de ar­tícu­los) y a ni­vel na­cio­nal (ya eran unas or­ga­ni­za­cio­nes más com­ple­jas y ha­cían via­jes lar­gos, so­bre to­do, des­de el cen­tro ha­cia las cos­tas). Un clan de arrie­ros muy fa­mo­so por su pro­fe­sio­na­li­dad eran los ma­ra­ga­tos leo­ne­ses que, al pa­re­cer, eran des­cen­dien­tes de an­ti­guos be­re­be­res con­ver­ti­dos al cris­tia­nis­mo y que se re­la­cio­na­ban, co­mo otras cul­tu­ras, so­lo en­tre ellos.

Los arrie­ros pro­fe­sio­na­les en el ar­te de “arrear” y con­du­cir a las bes­tias a tra­vés del len­gua­je y ges­tos se or­ga­ni­za­ban en los ca­mi­nos for­man­do ca­ra­va­nas, re­cuas y reatas (cuan­do iban ata­dos). El ani­mal que iba en pri­mer lu­gar se lla­ma­ba “li­viano”. So­lía ser el más li­ge­ro y con­du­cía a los de­más si­guien­do las ins­truc­cio­nes del res­pec­ti­vo arrie­ro, el cual, unas ve­ces, iba an­dan­do y otras, subido en el úl­ti­mo. En­tre otras co­sas, el ver­da­de­ro arrie­ro de­be cui­dar y amar a los ani­ma­les.

El apa­re­jo (tam­bién jar­ma, al­bar­da y al­bar­dón) de las ca­ba­lle­rías se ade­cua­ba a la mer­can­cía que iban a trans­por­tar. Se so­lían uti­li­zar dos jar­mas: una pa­ra mer­can­cías du­ras (vi­gas de ma­du­ra, pie­dras...) y otra pa­ra las me­nos du­ras (ha­ri­na, se­mi­llas, acei­te...). En es­te úl­ti­mo ca­so, los apa­re­jos y ro­po­nes es­ta­ban más va­cíos. Tan­to pa­ra los apa­re­jos co­mo pa­ra los ataha­rres, los ser­vi­cios de los al­bar­do­nes, ta­la­bar­te­ros y he­rra­do­res (pa­ra el he­rra­je de los cas­cos de las ca­ba­lle­rías) eran fun­da­men­ta­les. La evo­lu­ción de es­te ofi­cio, co­mo to­dos, se lle­vó a ca­bo a tra­vés de los mu­chos años que du­ró. En Es­pa­ña, has­ta des­pués de la Gue­rra. Se fue­ron me­jo­ran­do ca­mi­nos, po­sa­das, se­gu­ri­dad, uten­si­lios, téc­ni­cas, et­cé­te­ra.

Re­fe­ren­te a la re­mu­ne­ra­ción de es­tos su­fri­dos y ab­ne­ga­dos tra­ba­ja­do­res, ya fue­ra a tra­vés de con­ve­nio o co­mer­cia­li­zan­do sus mer­can­cías, de­cir que muy po­ca. Tam­po­co es­ta­ban ads­cri­tos a nin­gu­na ra­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial, por lo que es­ta­ban to­tal­men­te des­pro­te­gi­dos ante la en­fer­me­dad, ve­jez e in­clu­so muer­te. Por tan­to, te­nían que acu­dir a los asi­los y ca­sas de be­ne­fi­cen­cia. Y, fi­nal­men­te, cuan­do se de­jó de pres­tar es­ta pro­fe­sión, se tu­vie­ron que ir, co­mo mu­chos otros tra­ba­ja­do­res, a las gran­des ciu­da­des pa­ra bus­car­se la vi­da. ¡¡¡De pe­na...!!! Co­mo en­fer­me­da­des pe­cu­lia­res de

CO­MO DE­CÍA EL RE­FRÁN: “ARRIE­ROS SO­MOS Y EN EL CA­MINO NOS EN­CON­TRA­RE­MOS”

es­ta pro­fe­sión, di­fe­ren­ciar en­tre las de los pro­pios arrie­ros y las de las ca­ba­lle­rías. En­tre las de aque­llos, ci­tar, en­tre otras, las pro­pias de pies, las res­pi­ra­to­rias, las cu­tá­neas, et­cé­te­ra. Y so­bre las de las ca­ba­lle­rías te­ne­mos: las ma­ta­du­ras (ro­ces en la piel del apa­re­jo y los di­ver­sos uten­si­lios), huél­fa­gos (di­fi­cul­ta­des al res­pi­rar), de los cas­cos, et­cé­te­ra. En­tre los he­chos y anéc­do­tas, co­men­tar el fa­mo­so re­frán re­fe­ri­do a es­ta ac­ti­vi­dad: arrie­ros so­mos y en el ca­mino nos ve­re­mos... Dan­do a en­ten­der lo im­por­tan­te que era la ayu­da y la so­li­da­ri­dad en­tre los com­po­nen­tes de to­do es­te gre­mio por esos in­hós­pi­tos ca­mi­nos... No ca­be du­da de que, a pe­sar de ir la ma­yo­ría de las ve­ces acom­pa­ña­dos, no fal­ta­rían los ro­bos, pa­li­zas, al­ter­ca­dos e in­clu­so al­gu­na muer­te. Por tan­to aquí la so­li­da­ri­dad era im­pres­cin­di­ble pa­ra sub­sis­tir en el día a día. En­tre las anéc­do­tas, po­dían ser, por ejem­plo: caí­das y des­bo­ques de ca­ba­lle­rías gra­cio­sos, lo ador­na­dos que iban, a ve­ces, los ani­ma­les, et­cé­te­ra.

Ho­me­na­jear, fi­nal­men­te, a to­dos los arrie­ros del mun­do que han exis­ti­do y exis­ten aún, creo, en los paí­ses me­nos desa­rro­lla­dos. En­tre ellos, a los ma­ra­ga­tos y otros gru­pos im­por­tan­tes y res­pec­to a los del pue­blo, ci­tar a al­gu­nas fa­mi­lias que se de­di­ca­ron a es­ta no­ble la­bor: “Ma­la­ga­na”, “Co­mino”, “Hue­ve­ros”, et­cé­te­ra. Nues­tro más sin­ce­ro reconocimiento y agra­de­ci­mien­to a to­dos ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.