lec­to­res TREPABUQUES DE LOS

Diario Jaen - - CON DOBLE FILO -

Nues­tro mar de oli­vos es­tá re­ple­to de pue­blos y ciu­da­des que me­re­cen, al me­nos, una vi­si­ta. Una de esas ciu­da­des es, sin lu­gar a du­das, Bae­za, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Sus ha­bi­tan­tes cus­to­dian una im­pre­sio­nan­te jo­ya re­na­cen­tis­ta. Los ves­ti­gios de di­ver­sas cul­tu­ras y es­ti­los ar­tís­ti­cos ha­cen de ella un lu­gar es­pe­cial. Las ca­lles irra­dian, ade­más, tin­tes ma­cha­dia­nos. Fir­ma­do: Cor­ti­jo Blan­co

Con el co­mien­zo del nue­vo cur­so es­co­lar lan­zo la si­guien­te pro­pues­ta de me­jo­ra a ma­dres y pa­dres, jun­to con el alum­na­do: ha­bría que re­cu­pe­rar, en los cen­tros edu­ca­ti­vos, la au­to­ri­dad y fi­gu­ra del do­cen­te. Las di­fe­ren­tes re­for­mas en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo de nues­tro país han ido de­gra­dan­do la fi­gu­ra del maes­tro. Fir­ma­do: El Pers­pi­caz de Jaén

No en­tien­do eso de “pac­to contra el te­rro­ris­mo”. Contra el te­rro­ris­mo se ha de afluir im­pe­tuo­sa­men­te y de for­ma es­pon­tá­nea de ca­da in­di­vi­duo, fa­mi­lia, co­lec­ti­vo, pue­blo, par­ti­do o cuer­pos po­li­cia­les y au­to­ri­dad. ¿Qué es eso de pac­to? En to­do ca­so se­ría ju­ra­men­to, con­ju­ra, ac­ción uná­ni­me o re­fuer­zo de vo­lun­ta­des contra es­ta le­tal ame­na­za. ¿Qué co­ño es eso de pac­to contra quie­nes vie­nen a ex­ter­mi­nar­nos? Pe­ro, joder, ¿dón­de es­tá la dig­ni­dad? ¿Hay que pac­tar en­tre los di­fe­ren­tes sec­to­res pa­ra es­to? Es­tas pam­pli­nas de los de­fec­tos en­dé­mi­cos de la de­mo­cra­cia so­lo lo em­peo­ra to­do. Me­nos pa­la­bre­ría y me­nos ce­re­mo­nias, co­ño. ¡A por ello... ya, y co­mo sea! Fir­ma­do: Fli­pao

Hay que ver con qué ce­le­ri­dad ha ido cam­bian­do el hom­bre, la so­cie­dad, la Hu­ma­ni­dad (es ver­dad que unos más que otros, ¡eso sí!). Has­ta ha­ce 500 años to­do fue pau­la­tino; qui­zá muy len­to, po­co a po­co. Pe­ro des­pués, la ace­le­ra­ción en nues­tra pro­gre­sión ha si­do uni­for­me­men­te ace­le­ra­da, qui­zá ver­ti­gi­no­sa. ¡Có­mo pro­gre­sa­mos!, ¡qué exi­ta­zo! Ha­ce 500 años, por ro­bar, al la­drón se le cor­ta­ban las ma­nos. Hay que ver qué bar­ba­ri­dad. ¿Có­mo fui­mos así? Aho­ra nos he­mos re­fi­na­do­mu­cho. Aho­ra al que ma­ta se le tra­ta pa­ra que vuel­va a ma­tar (¡fal­ta­ría más!). Me­nos mal que nos ci­vi­li­za­mos. ¿Có­mo se nos ocu­rría otro­ra

pe­dir cuen­tas a los que nos “jo­den” o nos ma­tan! ¡Qué in­ci­vi­li­za­ción se­ría! Los que ma­tan, que si­gan ma­tan­do... ¡co­ño! Fir­ma­do: Fli­pao

Que el Ayun­ta­mien­to de Jaén ca­pi­tal es uno de los más des­ta­ca­dos es una reali­dad in­dis­cu­ti­ble. En­tre di­mes y di­re­tes los par­ti­dos po­lí­ti­cos se echan la cul­pa en­tre ellos y po­nen el ven­ti­la­dor. El ni­ño Jo­sé Enrique, que es­tu­vo unos po­cos años al fren­te del chi­rin­gui­to se­rá co­rres­pon­sa­ble, di­go yo. Pues por ar­te de bir­li­bir­lo­que, co­sas de la po­lí­ti­ca, las al­tas es­fe­ras no so­lo no lo castigan por su ma­la ges­tión co­gen y los as­cien­den, na­da me­nos que lo po­nen de secretario de es­ta­do de Ha­cien­da. Eso, con Antonio Re­cio no pa­sa­ba, que di­ría el ín­cli­to per­so­na­je de “La Que Se Ave­ci­na”. Fir­ma­do: En­ju­to Ma­ja­mu­to

Lo de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la es pa­ra mear y no echar go­ta. Es­ta se­ma­na se ce­le­bró la tan traí­da y lle­va­da Dia­da, con gue­rra de ci­fras in­clui­da. Y el bueno de Pa­blo Igle­sias no tie­ne otra co­sa que de­cir “Vis­ca Ca­ta­lun­ya lliu­re i so­bi­ra­na”, que, en es­pa­ñol sig­ni­fi­ca, “Vi­va Ca­ta­lu­ña li­bre y so­be­ra­na”. Y yo pre­gun­to, có­mo que no es li­bre, quién la tie­ne se­cues­tra­da a la po­bre. ¿Es­ta es la nue­va po­lí­ti­ca de la que pre­su­me Po­de­mos o co­mo se lla­me aho­ra el su­flé de Pa­blo Manuel Igle­sias? ¿Y es­te se­ñor quie­re go­ber­nar un país que pri­me­ro quie­re de­sin­te­grar? Ahí lo de­jo. Fir­ma­do: Car­de­nal Ri­che­lieu

En Jaén no se mue­ve ni una ho­ja. Los úl­ti­mos en to­do, me­nos en pa­ro, pe­ro aquí to­do el mun­do con­ten­to. No sa­ben que las mi­ga­jas de hoy es la fal­ta de fu­tu­ro pa­ra sus hi­jos y a los da­mos de­mo­grá­fi­cos me re­mi­to. A es­te rit­mo en po­co más de un si­glo el San­to Reino o mar de oli­vos o co­mo los lla­men los pe­dan­tes se que­da vacío. Fir­ma­do: El Apun­taor

Ay, qué pro­vin­cia. El PSOE es­tá vi­cia­do des­pués de tan­tos años en el po­der. El PP, en lu­chas fra­ti­ci­das, ha­ce la es­fin­ge co­mo su je­fe Ma­riano. IU y Po­de­mos, pa­ra pe­gar cua­tro vo­ces y Ciu­da­da­nos... Ni es­tá ni se le es­pe­ra. Va­ya pa­no­ra­ma. Fir­ma­do: Pe­ca­dor de la Pra­de­ra

Pan y cir­co y a tu­ti­plén. Mien­tras la gen­te las pa­sa ca­nu­tas pa­ra lle­gar a fin de mes, mien­tras aguan­ta he­re­jías en las nó­ni­mas, si es que las tie­nen, esos mis­mos in­fe­li­ces se preo­cu­pan de las an­dan­zas de unos mul­ti­mi­llo­na­rios (en eu­ros), unos ni­ña­tos mal­cria­dos que co­bran unas for­tu­nas por dar pa­ta­das a un ba­lón, eso cuan­do no es­tán le­sio­na­dos, o del úl­ti­mo co­ti­lleo de la Es­te­ban de turno. Fir­ma­do: Prin­ga­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.