Cuan­do un “in­fluen­cer” lla­ma a tus puer­tas

PRO­TA­GO­NIS­MO. Al­gu­nos “blog­ger” quie­ren co­mer en res­tau­ran­tes chic o dor­mir en ho­te­les con en­can­to “por la ca­ra”

Diario Jaen - - GASTRONOMÍA - JO­SÉ NE­VA­DO

Al­gu­nos (o mu­chos, no se sa­be) “blog­ger”, “you­tu­bers” e “in­fluen­cers” quie­ren co­mer en res­tau­ran­tes chic o dor­mir en ho­te­les con en­can­to por la ca­ra. El me­nu­deo de es­te ti­po de ac­ti­vis­tas de la ima­gen, la plu­ma y el es­pec­tácu­lo es­tá cre­cien­do a mo­do, de creer a Be­go­ña Ro­dri­go, chef de La Sa­li­ta y Nó­ma­da, en Va­len­cia. Cuen­ta en El Co­mi­dis­ta que “si en­tra­se al tra­po (de las de­man­das) ha­bría días que en­tre in­fluen­cers y crí­ti­cos de pa­co­ti­lla que so­li­ci­tan co­mer no abri­ría la ca­ja”. Ahí es na­da.

Da la im­pre­sión de que una nue­va ma­ra se ex­tien­de por es­tos ne­go­cios (y mu­chos de otro ti­po) tan frá­gi­les, pues de­pen­den de mi­llo­nes de aza­res y no hay al­go­rit­mo, por mi­la­gro­so que sea, que pue­da pre­de­cir su éxi­to. Una ame­na­za pro­pia de los nue­vos tiem­pos en que to­do pa­re­ce ya vi­vir y ca­bal­gar en una red tan rui­do­sa y mis­te­rio­sa al tiem­po. Un es­pa­cio in­fi­ni­to de am­bi­cio­nes en el que se su­ce­den las aglo­me­ra­cio­nes y los co­da­zos. Por­que internet pa­re a dia­rio mi­lla­res de per­so­nas im­por­tan­tes e in­flu­yen­tes —que ade­más se creen úti­les— y co­bran por ello de una ma­ne­ra u otra. Los que ob­ser­van a dia­rio ese agu­je­ro ne­gro in­me­di­ble ates­ta­do de da­tos, emo­cio­nes, ne­go­cios y ba­su­ra, mu­cha ba­su­ra, apun­tan que ba­jo la pro­tec­ción del ano­ni­ma­to, la ce­le­ri­dad inau­di­ta y la am­bi­ción sin lí­mi­tes, se es­tán pro­du­cien­do los mis­mos desafue­ros (crí­me­nes) que en nues­tro mun­do te­rrá­queo de de­sigual­dad y cam­bio cli­má­ti­co. Pe­ro con un ma­tiz del ta­ma­ño del Eve­rest: su nú­me­ro es in­fi­ni­ta­men­te ma­yor. La in­ti­mi­dad vio­la­da del grue­so de la hu­ma­ni­dad es­tá a mer­ced de los hac­kers, las ban­das cri­mi­na­les y los po­de­ro­sos del mun­do... Y tam­bién de los ra­te­ri­llos, los apro­ve­cha­dos, los ra­ros y los mi­llo­nes de lis­ti­llos que dis­fru­tan tan­to de los va­cíos le­ga­les enor­mes co­mo las ca­lles os­cu­ras de las re­des don­de ha­bi­ta el mie­do.

En un tiem­po en el “na­die sa­be lo que es pu­bli­ci­dad”, co­mo es­cri­be el ex­per­to abo­ga­do en co­mu­ni­ca­ción Ri­car­do Pé­rez-So­le­ro, los nor­te­ame­ri­ca­nos —esa cla­se de hom­bres que en­cuen­tran di­ne­ro don­de nun­ca lo hu­bo— se de­va­nan los se­sos pa­ra de­li­mi­tar qué es in­for­ma­ción y que pu­bli­ci­dad en la red, y has­ta don­de lle­ga el “copy­right” y los de­re­chos de au­tor. Pe­ro ni si­quie­ra ellos con­si­guen aga­rrar esa cu­le­bra de agua. Así las co­sas, cuan­do en la tie­rra no hay do­ra­dos por des­cu­brir, los nue­vos aven­tu­re­ros del mun­do (y aque­llos que tie­nen ham­bre de to­do) se lan­zan al éter, en­tre el chis­po­rro­teo de las re­des, sin más ca­ña de pes­car que to­ne­la­das de mo­lé­cu­las de co­di­cia, la voz de la ame­na­za y el en­ga­ño por ban­de­ra.

El co­men­ta­ris­ta gas­tró­no­mi­co de pe­rió­di­co y re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da vie­ne sien­do des­pla­za­do por una nu­be de afi­cio­na­dos con­ver­ti­dos en fa­mo­se­tes en su rin­con­ci­to de la red gra­cias a to­ne­la­das de osa­día, un pu­ña­di­to de ta­len­to, ha­bi­li­dad má­xi­ma y suer­te. Son los pin­tu­re­ros de la red que, con sus mi­lla­res de se­gui­do­res, lla­man a los ne­go­cios que de­tec­tan en sus pan­ta­llas pa­ra ofre­cer­les unas pin­ce­la­das de su ar­te a cam­bio de una su­cu­len­ta co­mi­da o un re­la­ja­do fin de se­ma­na fren­te al mar. Cla­ro que si al me­nos co­men­ta­ran con tino la ex­ce­len­cia del pla­to o lo in­creí­ble del lu­gar, po­dría pa­sar; pe­ro no, la ma­yo­ría ofre­ce una fo­to chu­la, un co­men­ta­rio de la ex­ten­sión de un tuit y un me gus­ta muy gran­de. Aho­ra ya sa­be­mos pa­ra qué va­le (tam­bién) te­ner mon­to­nes de se­gui­do­res. Los Mon­to­ro del mun­do y sus abo­ga­dos, los po­li­cías y los ser­vi­cios muy se­cre­tos no lo­gran dar con la te­cla que les lle­ve a co­no­cer el mon­to de es­tos ne­go­cios y po­ner­les re­glas. En tan­to es­to su­ce­de, to­do aquel que ten­ga un ne­go­cio que ne­ce­si­te ser ex­pues­to en la red de­be sa­ber que a dia­rio lla­ma­ran a su puer­ta nu­me­ro­sos pe­tu­lan­tes ofre­cien­do sus ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.