LA GUAR­DIA CI­VIL RE­CI­BE EL CA­LOR DE LOS JIENNENSES

La Co­man­dan­cia ce­le­bra el día de su pa­tro­na con la mi­ra­da pues­ta en Cataluña

Diario Jaen - - PORTADA - RAFAEL ABOLAFIA

Co­mo siem­pre, la gen­te de Jaén su­po dar el ca­ri­ño que la Guar­dia Ci­vil ne­ce­si­ta en es­tos mo­men­tos tan de­li­ca­dos. Los aplau­sos y los vi­vas al Ins­ti­tu­to Ar­ma­do re­so­na­ron en el inigua­la­ble es­pa­cio de la Pla­za de San­ta Ma­ría y lu­cie­ron en el ac­to cas­tren­se en ho­nor a la Vir­gen del Pi­lar, la pa­tro­na del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do. Una ce­re­mo­nia que, co­mo era pre­vi­si­ble, tu­vo una cons­tan­te mi­ra­da ha­cia el con­flic­to ca­ta­lán. El re­cuer­do ha­cia los 33 agen­tes des­ti­na­dos en la Co­man­dan­cia de Jaén y que es­tán, en la ac­tua­li­dad, des­pla­za­dos a Cataluña es­tu­vo en el am­bien­te. Su au­sen­cia no so­lo mar­có el tono de los dis­cur­sos, sino tam­bién el desa­rro­llo de los ac­tos. El obis­po Ama­deo Rodríguez, en su ho­mi­lía pre­via, ha­bía he­cho re­fe­ren­cia a la uni­dad de Es­pa­ña, den­tro de la di­ver­si­dad que exis­te en el país, pe­ro en­fa­ti­zan­do que es un bien que es ne­ce­sa­rio pre­ser­var. Eso sí, fren­te al desafío a la Constitución, Jaén es­tu­vo a la al­tu­ra y ofre­ció su afec­to más sin­ce­ro a los más de 1.300 agen­tes que tra­ba­jan a dia­rio en la tie­rra del mar de oli­vos. Y es que ser guar­dia ci­vil es al­go más que ves­tir el uni­for­me. Su­po­ne mu­chí­si­mo más. Re­pre­sen­ta una for­ma de vi­da, una ma­ne­ra de ser y de es­tar. Un or­gu­llo pa­ra los que for­man par­te de una ins­ti­tu­ción be­ne­mé­ri­ta con más de 170 años de his­to­ria y, so­bre to­do, pa­ra aque­llas per­so­nas a las que sir­ve con ho­nor, es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio. La so­cie­dad jien­nen­se brin­dó ayer un aplau­so a ese dig­ní­si­mo buen ha­cer que, día tras día, mues­tra el Ins­ti­tu­to Ar­ma­do en la pro­vin­cia. “Nos sen­ti­mos muy arro­pa­dos por el ca­ri­ño que nos trans­mi­tís con vues­tra pre­sen­cia y hoy más aún en es­tos mo­men­tos tan di­fí­ci­les don­de es­tá en ries­go la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca y so­cial de to­da Es­pa­ña, en de­fi­ni­ti­va, el fu­tu­ro de nues­tras ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras”, re­cor­dó el te­nien­te co­ro­nel, Luis Ortega Car­mo­na.

El je­fe de la Co­man­dan­cia hi­zo de an­fi­trión de un ac­to que es­tu­vo pre­si­di­do por la sub­de­le­ga­da del Go­bierno en Jaén, Francisca Mo­li­na, y el se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Ha­cien­da, Jo­sé En­ri­que Fer­nán­dez de Mo­ya. Fue una jor­na­da de con­tras­tes. Por un la­do, año­ran­za por los que no es­tán; por el otro, or­gu­llo por los bue­nos re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos un

año más en pro de la se­gu­ri­dad pú­bli­ca. Y es que la Guar­dia Ci­vil, que tie­ne más de 400.000 jiennenses en su de­mar­ca­ción, ha con­se­gui­do una de las ta­sas de cri­mi­na­li­dad más ba­jas de Es­pa­ña, con 19 de­li­tos por ca­da 1.000 ha­bi­tan­tes —la me­dia na­cio­nal se si­túa en 43—. Re­suel­ve seis de ca­da diez de­nun­cias y ge­ne­ra una sen­sa­ción de se­gu­ri­dad más que no­ta­ble en­tre los jiennenses.

Fren­te a las au­to­ri­da­des ci­vi­les y mi­li­ta­res de la so­cie­dad jien­nen­se es­ta­ban ellos, los ar­tí­fi­ces de esos bue­nos re­sul­ta­dos. Ofi­cia­les y guar­dias que re­ci­bie­ron el agra­de­ci­mien­to de to­da la ciu­da­da­nía a la que sir­ven con ab­ne­ga­ción. Más de 50 agen­tes re­ci­bie­ron una con­de­co­ra­ción pa­ra re­co­no­cer su pro­fe­sión. En­tre ellos, los que in­ves­ti­ga­ron una tra­ma de con­tra­ban­do de ta­ba­co, que per­mi­tió ha­cer la ma­yor aprehen­sión de pi­ca­du­ra de Es­pa­ña. Y tam­bién ca­si to­dos los miem­bros del Equi­po de De­lin­cuen­cia Or­ga­ni­za­da y An­ti­dro­ga (EDOA), que han pro­pi­na­do va­rios gol­pes de im­por­tan­cia al trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes en la pro­vin­cia, co­mo las ope­ra­cio­nes “Co­per­ni­cus”, “Can­ti­plo­ra” o “Men­te­sa”, en­tre otras. En­tre los con­de­co­ra­dos tam­bién es­tu­vie­ron dos agen­tes que re­pre­sen­tan co­mo na­die el di­cho de que la Guar­dia Ci­vil es pro­nós­ti­co fe­liz pa­ra el afli­gi­do: res­ca­ta­ron a una fa­mi­lia de San­tia­go-Pon­to­nes, que que­dó atra­pa­da en un tem­po­ral de nieve cuan­do lle­va­ban a su hi­ja pe­que­ña al mé­di­co.

Es­tos mé­ri­tos son so­lo los fru­tos del tra­ba­jo ca­lla­do y dia­rio, una la­bor que pro­ta­go­ni­zan los más de 1.3000 hom­bres y mu­je­res des­ple­ga­dos por los 67 acuar­te­la­mien­tos de la pro­vin­cia. Ellos atien­den más de 156.000 in­ci­den­cias de se­gu­ri­dad en as­pec­tos tan di­ver­sos co­mo los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, la iden­ti­fi­ca­ción de vehícu­los y per­so­nas, la nor­ma­ti­va de aguas, ca­zas, re­si­duos y ver­ti­dos, au­xi­lios, ma­los tra­tos, ac­tas por con­tro­les de dro­ga, con­tro­les an­ti­te­rro­ris­tas o el plan pa­ra la con­vi­ven­cia es­co­lar, en­tre otras fun­cio­nes.

Tras los dis­cur­sos, lle­gó la ho­ra de la emo­ción. Pri­me­ro, con el tra­di­cio­nal homenaje a los caí­dos, a aque­llos agen­tes que “no su­pie­ron vi­vir de otra ma­ne­ra” y que se de­ja­ron la vi­da en ac­to de ser­vi­cio. Des­pués, lle­gó el des­fi­le de las uni­da­des. El bro­che de oro se pu­so con los him­nos de la pro­pia Gua­ri­da Ci­vil y de Es­pa­ña.

Ví­deos so­bre el ac­to de la Guar­dia Ci­vil en la web www.dia­rio­jaen.es.

La so­cie­dad jien­nen­se aplau­de la la­bor del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do en pro de la se­gu­ri­dad

BRI­LLAN­TEZ. Agen­tes de la Guar­dia Ci­vil re­ci­ben el aplau­so del pú­bli­co con­gre­ga­do en la Pla­za de San­ta Ma­ría en el des­fi­le que sir­ve pa­ra ce­rrar el ac­to en ho­nor de la pa­tro­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.