El cas­co his­tó­ri­co “mue­re” por un aban­dono cró­ni­co

La pre­si­den­ta de “San Juan” reivin­di­ca una reha­bi­li­ta­ción in­te­gral

Diario Jaen - - JAEN - NURIA LÓPEZ PRIEGO

En la ca­rre­te­ra de Gra­na­da, una va­lla pu­bli­ci­ta­ria de una co­no­ci­da cons­truc­to­ra de la ca­pi­tal se­ña­la que las pie­dras se con­vier­ten en pa­tri­mo­nio, si se con­ser­van. En un mo­men­to en el que la pre­ser­va­ción del pa­tri­mo­nio es si­nó­ni­mo de ri­que­za, li­ga­do al tu­ris­mo, la fra­se fun­cio­na co­mo re­cor­da­to­rio y co­mo ad­ver­ten­cia y di­ri­ge el pen­sa­mien­to ha­cia la zo­na más cas­ti­za de la ca­pi­tal: un cas­co his­tó­ri­co su­mi­do en el ol­vi­do de las ad­mi­nis­tra­cio­nes —so­bre to­do, Ayun­ta­mien­to y Jun­ta— y cas­ti­ga­do por el in­ci­vis­mo de sus re­si­den­tes, que aho­ra son ca­pa­ces de apar­car en la mis­ma puer­ta de la igle­sia de San Juan.

So­la­res aban­do­na­dos, pro­yec­tos que duer­men el sue­ño de los jus­tos, ver­te­de­ros im­pro­vi­sa­dos, mo­bi­lia­rio ur­bano des­tro­za­do que no se re­po­ne, su­cie­dad a man­sal­va y ra­tas que son ca­pa­ces de en­ca­rar­se a los ga­tos. “No to­do es cul­pa del Ayun­ta­mien­to, pe­ro el aban­dono del cas­co his­tó­ri­co no es de aho­ra. Es de ha­ce mu­chos años y da igual quien go­bier­ne. No se apues­ta por el cas­co his­tó­ri­co y ne­ce­si­ta una reha­bi­li­ta­ción in­te­gral”, sin­te­ti­za la pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Ve­ci­nos de San Juan, Ma­ri Ángeles Ba­rran­co, en una que­ja com­par­ti­da por otros co­lec­ti­vos ve­ci­na­les de la zo­na y aso­cia­cio­nes cul­tu­ra­les.

En una ciu­dad que, ur­ba­nís­ti­ca­men­te, no em­pe­zó a ex­pan­dir­se has­ta el si­glo XX, el cas­co his­tó­ri­co con­cen­tra bue­na par­te de la ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal. Sus ca­lles, ser­pen­tean­tes y re­co­le­tas, co­mo las de la ju­de­ría, son la me­mo­ria de un en­tre­cru­ce de cul­tu­ras y de es­ti­los de vi­da pa­sa­dos, y, en el pre­sen­te, par­te del re­co­rri­do de los tu­ris­tas que visitan la ca­pi­tal. Pe­ro ese ca­mino es­tá mar­ca­do por una de­ja­dez que, cuan­do ter­mi­nan las vi­si­tas tu­rís­ti­cas y el Pa­la­cio de Vi­llar­dom­par­do (el úni­co cen­tro que di­na­mi­za la zo­na) cie­rra las puer­tas, re­du­ce el dis­tri­to a un gue­to. Un dis­tri­to en el que los ser­vi­cios pú­bli­cos de­jan que desear y has­ta el Ayun­ta­mien­to es in­ca­paz de re­ti­rar los co­ches aban­do­na­dos que hay en el apar­ca­mien­to im­pro­vi­sa­do que es la ho­que­dad que de­jó el Pa­la­cio de los Uri­be cuan­do la Jun­ta lo de­rru­yó.

Las pro­me­sas mu­ni­ci­pa­les por dar­le al­gu­na uti­li­dad se han su­ce­di­do, sin que nin­gu­na ha­ya pros­pe­ra­do. Pe­ro ver­lo, tal y co­mo es­tá aho­ra, es “ver­gon­zo­so”, de­nun­cia Ba­rran­co. “Se te cae el al­ma a los pies —agre­ga—. Co­mo hay tan­ta de­man­da de apar­ca­mien­to, en un mo­men­to da­do, di­ces: ‘Va­le, pro­vi­sio­nal­men­te, que se uti­li­ce así, pe­ro es que es una pe­na co­mo es­tá, lleno de ba­su­ra y con co­ches se­mi­des­gua­za­dos”.

La cons­truc­ción de un ins­ti­tu­to en el in­men­so so­lar de San Andrés (APA III), la al­ma­za­ra-es­ca­pa­ra­te de la ca­lle El­vín, la Ca­sa del Ar­tis­ta, en la que la ji­ra­fa pin­ta­da en la fa­cha­da ha des­apa­re­ci­do ba­jo la fron­do­si­dad de una hi­gue­ra, o el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción de la Ju­de­ría son al­gu­nos de los pro­yec­tos “aban­do­na­dos” que acu­mu­la el cas­co his­tó­ri­co. Y eso, a pe­sar del “enor­me po­ten­cial” que los re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos de to­dos los co­lo­res le re­co­no­cen, cuan­do lo visitan.

“SAN JUAN”. Hay con­duc­to­res que lle­gan a apar­car jun­to a la igle­sia.

SI­TUA­CIÓN. La ba­su­ra se acu­mu­la en el so­lar aban­do­na­do que, en otro tiem­po, ocu­pó el Pa­la­cio de los Uri­be. Tam­bién hay va­rios co­ches se­mi­des­gua­za­dos.

IMA­GEN. Ca­blea­do col­gan­te, gra­fi­tis y so­la­res aban­do­na­dos son una cons­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.