Con­de­na­do a ca­si 30 años por vio­lar a su mu­jer e hi­jas

Con­de­na­do a ca­si 30 años de cár­cel por mal­tra­tar y vio­lar a su es­po­sa y a sus dos hi­jas pe­que­ñas

Diario Jaen - - PORTADA - RA­FAEL ABOLAFIA

Es­ta es la cró­ni­ca de unos he­chos “es­pe­luz­nan­tes”, co­mo la pro­pia ma­gis­tra­da Ma­ría Jesús Ju­ra­do los ca­li­fi­ca en su sen­ten­cia. Re­la­ta los te­rri­bles de­li­tos co­me­ti­dos por Fran­cis­co M. M. Es­te ve­cino de Val­de­pe­ñas, con­duc­tor de pro­fe­sión, aca­ba de ser con­de­na­do a 29 años y me­dio de cár­cel y a otros 41 de ale­ja­mien­to con res­pec­to a las tres víc­ti­mas. Mal­tra­tó y agre­dió se­xual­men­te a la que fue su es­po­sa du­ran­te más de una dé­ca­da. Y tam­bién vio­ló a sus dos hi­jas cuan­do no eran más que unas ni­ñas de cua­tro y ocho años. La Jus­ti­cia le ha im­pues­to uno de los cas­ti­gos más ele­va­dos que se re­cuer­dan en la pro­vin­cia.

La sen­ten­cia, de 50 pá­gi­nas, re­la­ta có­mo Fran­cis­co M. M., al que se des­cri­be co­mo “im­pul­si­vo y ce­lo­so”, so­me­tió a su es­po­sa a ma­los tra­tos des­de la mis­ma noche de bo­das y du­ran­te los tre­ce años que du­ró el ma­tri­mo­nio. De he­cho, la vi­da en co­mún de la fa­mi­lia es­tu­vo mar­ca­da por “las ame­na­zas, los in­sul­tos y las agre­sio­nes fí­si­cas”.

En ese mar­co de te­rror, Fran­cis­co M. M. im­po­nía su ley: “Me con­tro­la­ba y vi­gi­la­ba en to­do lo que ha­cía. Me te­nía pa­ra­li­za­da de mie­do. No me atre­vía a de­nun­ciar­lo, por­que es­ta­ba so­la aquí y no co­no­cía el idio­ma”, de­cla­ró la mu­jer en el jui­cio, ce­le­bra­do el pa­sa­do 17 de enero. Agre­gó que su ma­ri­do la for­za­ba a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les chan­ta­jeán­do­la con ha­cer­les da­ño a las ni­ñas.

Fi­nal­men­te, y tras tre­ce años de su­fri­mien­to, de­ci­dió dar el pa­so. Se atre­vió a de­nun­ciar­lo en abril de 2015, cuan­do vio un di­bu­jo he­cho por su hi­ja pe­que­ña, que en­ton­ces te­nía ape­nas nue­ve años. La me­nor pin­tó con co­lo­res in­fan­ti­les los abu­sos se­xua­les a los que su pa­dre la ha­bía so­me­ti­do. La Guardia Ci­vil de­tu­vo, en­ton­ces, a Fran­cis­co M. M. Lo sor­pren­den­te del ca­so es que el hom­bre re­co­no­ció an­te el juez un epi­so­dio an­te­rior: ad­mi­tió que ha­bía obli­ga­do a su hi­jas­tra a que le hi­cie­ra una fe­la­ción cuan­do ape­nas te­nía 9 años. En el jui­cio, el aho­ra con­de­na­do lo ne­gó y di­jo que lo ha­bían for­za­do a de­cla­rar lo que no que­ría, sin es­pe­ci­fi­car quién le obli­gó.

La sen­ten­cia con­si­de­ra que no fue un he­cho ais­la­do y que es­te ve­cino de Val­de­pe­ñas tam­bién vio­ló a su pro­pia hi­ja, a la que lle­gó a in­tro­du­cir­le el pe­ne en la bo­ca. “Ad­vir­tió a la me­nor de que si de­cía al­go la ma­ta­ría a ella, a su her­ma­na y a su ma­dre”, ex­pli­ca la re­so­lu­ción ju­di­cial. Años an­tes, ha­bía he­cho lo mis­mo con su hi­jas­tra — el epi­so­dio que re­co­no­ció an­te el juez cuan­do fue arres­ta­do—. Ocu­rrió el 1 de enero de 2006, cuan­do la ni­ña te­nía 9 años. La ma­dre es­ta­ba ama­man­tan­do a su hi­ja pe­que­ña, que ha­bía na­ci­do po­co an­tes. Sin em­bar­go, la mu­jer de­ci­dió su­bir al dor­mi­to­rio. Allí sor­pren­dió a Fran­cis­co M. M. des­nu­do de cin­tu­ra pa­ra aba­jo, jun­to a la me­nor, a la que tam­bién ha­bía qui­ta­do la ro­pa.

En el jui­cio, el hom­bre lo ne­gó to­do: “Es una men­ti­ra”, di­jo. No obs­tan­te, la sa­la da to­tal cre­di­bi­li­dad al tes­ti­mo­nio de las víc­ti­mas, que ca­li­fi­ca co­mo “con­tun­den­te y des­ga­rra­dor”. “Per­ci­bi­mos la emo­ción y el gra­ve su­fri­mien­to pro­du­ci­do por los es­pe­luz­nan­tes he­chos que re­la­ta­ban con to­do de­ta­lle”, ex­pli­ca la sen­ten­cia en los fun­da­men­tos de de­re­cho. La sa­la acla­ra que no se apre­cia “móvil de ven­gan­za o de odio” y tam­po­co ve con­tra­dic­cio­nes evi­den­tes en sus re­la­tos. Del mis­mo mo­do, el tri­bu­nal tam­bién ha te­ni­do en cuen­ta a la ho­ra de dic­tar la con­de­na las prue­bas pe­ri­cia­les, ba­sa­das en los in­for­mes de los fo­ren­ses que tra­ta­ron a las víc­ti­mas.

Hay otro fac­tor im­por­tan­te: el pro­pio Fran­cis­co M. M. re­co­no­ció par­cial­men­te los he­chos cuan­do fue detenido, aun­que des­pués se des­di­jo. Y tam­bién es­tá el tes­ti­mo­nio de la orien­ta­do­ra del cen­tro es­co­lar en el que es­tu­dia­ba la hi­ja ma­yor. La ado­les­cen­te con­fe­só a la do­cen­te que ha­bía si­do víc­ti­ma de abu­sos se­xua­les por par­te de su pa­dras­tro y le pi­dió ayu­da pa­ra que no le pa­sa­ra lo mis­mo a su her­ma­na. La edu­ca­do­ra ac­ti­vó el pro­to­co­lo pa­ra es­tos ca­sos. A la mis­ma vez, la ma­dre dio el pa­so y pre­sen­tó la co­rres­pon­dien­te de­nun­cia, la que ha pues­to al des­cu­bier­to las abe­rra­cio­nes co­me­ti­das por Fran­cis­co M. M., el te­rror he­cho hom­bre. La sen­ten­cia to­da­vía no es firme, ya que ca­be re­cur­so an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo.

EL 17 DE ENERO. Fran­cis­co M. M. se dispone a en­trar en la sa­la de vis­tas de la Au­dien­cia Pro­vin­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.