El “mu­le­ro” que qui­so lle­var 200 gra­mos de co­ca en un au­to­bús

Acep­ta una con­de­na de tres años de cár­cel tras ser sor­pren­di­do por la Po­li­cía con la dro­ga en un con­trol

Diario Jaen - - JAÉN - RA­FAEL ABOLAFIA

Des­de ayer, Luis Gil­dar­do O. V. tie­ne an­te­ce­den­tes pe­na­les. Es­te ve­cino del mu­ni­ci­pio gra­na­dino de Ogí­ja­res, aun­que na­ci­do en Co­lom­bia, acep­tó una con­de­na de tres años de cár­cel por un de­li­to con­tra la sa­lud pú­bli­ca. Fue sor­pren­di­do por la Po­li­cía Na­cio­nal en la es­ta­ción de Úbeda, cuan­do es­ta­ba a punto de co­ger un au­to­bús pa­ra trans­por­tar 200 gra­mos de co­caí­na. La Au­dien­cia Pro­vin­cial lo con­de­nó “in vo­ce”.

Los he­chos ocu­rrie­ron en la tar­de del pa­sa­do 5 de oc­tu­bre. El hom­bre, que es­tá en pri­sión pre­ven­ti­va des­de en­ton­ces, se en­con­tra­ba en el in­te­rior del apea­de­ro ube­ten­se. Con él se ha­lla­ba su hi­jo. Una pa­tru­lla que se en­con­tra­ba de ser­vi­cio en la zo­na les dio el al­to. Los agen­tes for­ma­ban par­te de un con­trol de se­gu­ri­dad, con mo­ti­vo de la aler­ta an­ti­te­rro­ris­ta que se ha­bía ac­ti­va­do en Es­pa­ña con mo­ti­vo de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils. Los po­li­cías les pi­die­ron la do­cu­men­ta­ción y com­pra­ba­ron que el hi­jo ca­re­cía de los pa­pe­les ne­ce­sa­rios pa­ra es­tar en Es­pa­ña. Así que lo de­tu­vie­ron por in­frac­ción de la Ley de Ex­tran­je­ría. Cuan­do arres­ta­ron a su hi­jo, Luis Gil­dar­do O. V. se pu­so es­pe­cial­men­te ner­vio­so. Los agen­tes sos­pe­cha­ron de su ac­ti­tud y le rea­li­za­ron un ca­cheo. No les fa­lló el ol­fa­to. El hom­bre, de 51 años, lle­va­ba un pa­que­te ocul­to en­tre sus ro­pas que con­te­nía una sus­tan­cia blan­ca. Una vez ana­li­za­do el con­te­ni­do por el la­bo­ra­to­rio, se com­pro­bó que era co­caí­na. Ade­más, de gran pu­re­za: ca­si el 73 por cien­to. Es­tá va­lo­ra­da en 11.652 eu­ros. Tam­bién fue detenido y en­via­do a pri­sión. La Fis­ca­lía de­ci­dió acu­sar úni­ca­men­te al pa­dre y no pre­sen­tar car­gos con­tra el hi­jo.

La sen­ten­cia es­ta­ble­ce que la “far­lo­pa” iba a ser de­di­ca­da al me­nu­deo. Los in­ves­ti­ga­do­res pen­sa­ron que Luis Gil­dar­do O. V. era un “mu­le­ro”, es de­cir, la per­so­na que asu­me el ries­go de ha­cer los por­tes de dro­ga a cam­bio de di­ne­ro.

Ayer, an­te el tri­bu­nal, la de­fen­sa con­si­guió acre­di­tar que el hom­bre es con­su­mi­dor de es­tu­pe­fa­cien­tes y que co­me­tió los he­chos de­bi­do a su de­pen­den­cia de es­tas sus­tan­cias tó­xi­cas. Se be­ne­fi­ció de la ate­nuan­te de dro­ga­dic­ción, lo que le per­mi­tió una re­ba­ja en el cas­ti­go. Fue con­de­na­do a tres años de cár­cel y al pa­go de una mul­ta de 11.652 eu­ros, es­to es, el va­lor de la co­caí­na que le fue in­ter­ve­ni­da. La re­so­lu­ción ju­di­cial ya es firme. Tras la vis­ta oral, Luis Gil­dar­do O. V. fue con­du­ci­do de nue­vo al Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de Jaén, des­de don­de pe­di­rá la sus­pen­sión de la con­de­na.

SUS­TAN­CIA TÓ­XI­CA. Dos­cien­tos gra­mos de co­caí­na de­co­mi­sa­dos por la Po­li­cía Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.