Del es­pa­cio y del tiem­po

Diario Jaen - - OPINIÓN - FRAN­CIS­CO LUIS RO­DRÍ­GUEZ

Mi­ra ve­ci­na no te cam­bio la pi­la, es ca­ra. So­lo tie­nes que mo­ver­lo pa­ra que se re­cu­pe­re, con pa­cien­cia se con­si­gue. Yo es­toy aquí es­pe­ran­do a po­der ju­bi­lar­me, pa­gan­do por es­tar abier­to. Na­die com­pra, so­lo vie­nen a que les arre­gle sus re­lo­jes de in­ter­net. No tie­nen arre­glo, van con re­ma­ches”. Es­to me co­men­ta­ba, mi com­pa­ñe­ra Jua­na Pé­rez so­bre su re­lo­je­ro. Es­tá frente a ca­sa. Es una per­so­na que rea­li­za la ta­rea ma­nual­men­te de­di­can­do el tiem­po ne­ce­sa­rio, pen­san­do en la per­so­na que dis­fru­ta­rá su tra­ba­jo. Ha de es­tar bien he­cho y ser du­ra­ble. Es un ar­te­sano. Es el ima­gi­na­rio ur­bano. La ciu­dad es un “es­pa­cio” don­de cons­trui­mos lo so­cial. En él su­ce­den fe­nó­me­nos que cum­plen una fun­ción pa­ra las per­so­nas. Cul­tu­ra e iden­ti­dad. Es el mo­men­to pa­ra pen­sar­lo. La glo­ba­li­za­ción ha si­tua­do su va­lo­ra­ción a ni­vel de la ciu­dad, des­ma­te­ria­li­zan­do lo pú­bli­co, don­de de­ja de cons­truir re­la­cio­nes so­cia­les. Es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con lo­grar la iden­ti­dad me­dian­te re­fe­ren­tes que enaje­nan nues­tra sin­gu­la­ri­dad cul­tu­ral ¿Es evo­lu­ción? ¿Es trans­for­ma­ción? Es la supresión de lo que se ha si­do y po­der pen­sar lo que se quiere ser. Pro­gra­ma­mos lo so­cio­eco­nó­mi­co si­tuán­do­los en un con­tex­to de con­trol. De­ja­mos de la­do que im­pli­ca lo so­cio­cul­tu­ral. Lo eco­nó­mi­co co­mo pro­ce­so que sus­ten­ta la vi­da.

Las ciu­da­des lle­nas de vi­da man­tie­nen un es­pa­cio pú­bli­co de re­la­cio­nes pa­ra la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des bá­si­cas, se ad­quie­ren bie­nes pa­ra vi­vir. El in­ter­cam­bio eco­nó­mi­co es cul­tu­ra viva, es vi­da de las per­so­nas, la ne­ce­si­dad de sen­tir, de com­pren­der. El mo­men­to de en­cuen­tro del mer­ca­do ma­te­ria­li­za la em­pa­tía. Va­mos a la pe­lu­que­ría, al bar, más allá de ad­qui­rir un ser­vi­cio, pa­ra cons­truir vi­da. El co­mer­cio de pro­xi­mi­dad cum­ple es­ta fun­ción so­cial. Las gran­des su­per­fi­cies enaje­nan iden­ti­dad des­con­tex­tua­li­za­do el es­pa­cio pú­bli­co. Vin­cu­lan la ciu­da­da­nía a su es­pa­cio, fue­ra de los lí­mi­tes de la ciu­dad, sin con­trol del tiem­po per­so­nal pa­ra do­mi­nar to­do su tiem­po y ac­ti­vi­dad. Ocio co­mo ne­go­cio. Es­te co­mer­cio ge­ne­ra ne­go­cio, pe­ro no tra­ba­jo. Se cie­rran las tien­das del ba­rrio y se abren las fran­qui­cias de tien­das de mar­ca. No sa­tis­fa­cen las ne­ce­si­da­des del bie­nes­tar y se­gu­ri­dad de la po­bla­ción, sino las exi­gen­cias de los in­ver­so­res que les in­tere­sa consumo. El mun­do de usar y ti­rar. Se ven­den ilu­sio­nes no reali­da­des. Crear pul­sión ins­tan­tá­nea y frus­tra­ción a cor­to pla­zo y vuel­ta al consumo.

El ar­te­sano —el ve­cino— bus­ca bie­nes­tar pen­san­do en uso y la in­ver­sión he­cha por la per­so­na. ¿Por qué nos des­lum­bra­mos por ar­gu­men­tos fun­da­dos es­tu­dios sin sa­ber qué in­tere­ses hay tras de es­tos? Un re­sul­ta­do pue­de res­pon­der a la ma­ni­pu­la­ción del mé­to­do de ob­ten­ción. Nun­ca

Es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con lo­grar la iden­ti­dad me­dian­te re­fe­ren­tes que enaje­nan la sin­gu­la­ri­dad

fue bueno unir so­ber­bia y di­ne­ro cre­yen­do te­ner la ver­dad. Las gran­des su­per­fi­cies se­du­cen por el apa­ren­te mo­vi­mien­to de di­ne­ro. No es ri­que­zas, es co­di­cia. Es­pe­cu­la­ción que Car­los Sa­las si­túa co­mo cau­sa de la cri­sis que sub­sis­te ¿Dón­de de­jar un de­ba­te so­se­ga­do par­ti­ci­pan­do la ciu­da­da­nía en el di­se­ño del es­pa­cio pú­bli­co y no des­de in­tere­ses em­pre­sa­ria­les aje­nos a la reali­dad so­cial de la ciu­dad? ¿Cuán­do de­di­ca­re­mos tiem­po a pen­sar en el ar­te­sano que lle­va­mos den­tro? Una Jaén es­pec­tácu­lo con lu­mi­no­sas fran­qui­cias po­drá ha­ber al­can­za­do ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro no la ex­ce­len­cia. Ha­brá per­di­do la sin­gu­la­ri­dad ¿Có­mo ges­tio­na­re­mos la frus­tra­ción de la pér­di­da de vi­da al va­ciar la ciu­dad? La res­pues­ta en “La Ca­ver­na” de Sa­ra­ma­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.