Los ex­tran­je­ros eli­gen la pro­vin­cia pa­ra for­mar una nueva vi­da

Jaén se pre­sen­ta co­mo una pro­vin­cia per­fec­ta pa­ra que, to­dos aque­llos que lo deseen, co­mien­cen una nueva vi­da en la que cum­plir sus sue­ños, for­mar una fa­mi­lia o, sim­ple­men­te, sen­tir­se li­bre

Diario Jaen - - PORTADA - PA­TRI­CIA GON­ZÁ­LEZ

El en­can­to de Jaén, el ca­lor sus gen­tes, la be­lle­za de su mar de oli­vos y su ri­ca cul­tu­ra es al­go que, ca­si, se po­dría de­fi­nir co­mo adic­ti­vo. Y es que son mu­chas las per­so­nas que han caí­do ren­di­das a las bon­da­des que des­pren­de es­ta tie­rra. Per­so­nas que, tras de­jar atrás su país y des­cu­brir Jaén, se die­ron cuen­ta de que, aho­ra, ja­más po­drían vol­ver a vi­vir en un lu­gar que no fue­ra es­te. Ale­ja­das de sus pue­blos, sus le­yen­das y las son­ri­sas de sus nue­vos ve­ci­nos.

Des­de to­das par­tes del mun­do, la pro­vin­cia jien­ne­se re­ci­be, con los bra­zos abier­tos, a mi­les de per­so­nas que vie­nen pa­ra cam­biar su vi­da en un en­torno tan au­tén­ti­co co­mo el de Jaén. Es­te fue el ca­so de Ka­ti Wie­kie­ra, quien, aun­que na­ció en Po­lo­nia, afir­ma con ab­so­lu­ta cer­te­za que es de Jaén. Fue ha­ce 18 años que Wie­kie­ra pi­só, por pri­me­ra vez, la pro­vin­cia gra­cias a la in­vi­ta­ción de una ami­ga jien­nen­se, quien le in­sis­tió en que te­nía que co­no­cer su tie­rra por­que le iba a en­can­tar. Y así fue. “Me que­de 10 días con ella. Vi­ne con mi hi­ja y me enamo­ré de la ciu­dad, de la gen­te, de los ma­res de oli­vos que nos ro­dean... y, du­ran­te es­tos diez días, ella me di­jo que bus­ca­se tra­ba­jo aquí y así lo hi­ce”, ex­pli­ca. Y así, en sep­tiem­bre, Wie­kie­ra ya te­nía un pues­to en Jaén. De la pro­vin­cia declara que le enamo­ró su gen­te, la ama­bi­li­dad que des­pren­den, su sim­pa­tía y dul­zu­ra. “Es mi tie­rra la que siem­pre bus­qué. Por­que yo, des­de pe­que­ña, sa­bía que na­cí en Po­lo­nia por equi­vo­ca­ción y que, en al­gún mo­men­to de mi vi­da, en­con­tra­ría mi tie­rra”, co­men­ta. Des­de que lle­gó, afir­ma que siem­pre se sin­tió muy co­bi­ja­da por to­dos y que no tar­dó en te­ner su gru­po de ami­gas.

Un par de años más tar­de que Wie­kie­ra, en 2003, lle­gó a Jaén Car­los Or­tiz des­de Bo­li­via, quien se de­fi­ne co­mo uno de los hom­bres más afor­tu­na­dos, ya que fue muy bien re­ci­bi­do por to­dos los ve­ci­nos de Bél­mez de la Mo­ra­le­da. Y, de he­cho, ex­po­ne que en so­lo tres días ya te­nía tra­ba­jo. Con el tiem­po, él y su fa­mi­lia se tras­la­da­ron a Fuen­san­ta de Mar­tos, don­de re­si­den ac­tual­men­te. “Me enamo­ré de la pro­vin­cia de Jaén, la sien­to co­mo mi tie­rra. Es­toy muy agra­de­ci­do con to­do lo que es Jaén y An­da­lu­cía y creo que me que­da­ré pa­ra siem­pre. Mis hi­jos es­tán aquí y a ellos no ter­mi­na de con­ven­cer­les el vol­ver a Bo­li­via, así que, si ellos es­tán aquí, mi vi­da es­tá aquí”, ma­ni­fies­ta Or­tiz. Asi­mis­mo, sos­tie­ne que, cuan­do lle­gó a Jaén, sin­tió que es­ta­ba co­mo en su tie­rra, ya que, se­gún in­di­ca, hay mu­chas si­mi­li­tu­des en el ha­bla y la cul­tu­ra. Por lo que no le fue di­fí­cil adap­tar­se.

Na­ta­cha Ore­jue­la, por su par­te, per­te­ne­ce a un país cer­cano al de Car­los Or­tíz, Ecua­dor, del que se vino a Jaén ha­ce uno 20 años por dos ra­zo­nes. La pri­me­ra, co­no­cer el país que tan­to ha­bía es­tu­dia­do en geo­gra­fía y, la se­gun­da, ayu­dar eco­nó­mi­ca­men­te a su pa­dre. “Cuan­do vi­ne, lo hi­ce co­mo tu­ris­ta, y la lle­ga­da fue muy bue­na. Des­de en­ton­ces, has­ta aho­ra, he es­ta­do es­tu­pen­da­men­te por­que la gen­te aquí es muy aco­ge­do­ra. Tan­to, que nun­ca tu­ve nin­gún pro­ble­ma de ra­cis­mo, to­dos me han abier­to las puer­tas en­te­ra­men­te de sus co­ra­zo­nes y de Jaén”, ase­gu­ra Ore­jue­la. De es­ta for­ma, con su lle­ga­da a Es­pa­ña re­mar­ca que su vi­da cam­bió mu­chí­si­mo y pa­ra me­jor, aun­que echa de me­nos a to­da su fa­mi­lia que se que­dó en Ecua­dor. “Pien­so mu­cho en vol­ver allí, pe­ro so­lo pa­ra vi­si­tas. No vol­ve­ría a es­ta­ble­cer­me en Ecua­dor por los ni­ños, por­que ellos se cria­ron aquí. Eso sí, siem­pre les en­se­ño la cul­tu­ra de mi país por­que no quie­ro que pier­dan mi raíz ecua­to­ria­na. Eso por de­lan­te”, in­sis­te Ore­jue­la, quien apun­ta que Jaén la con­quis­tó des­de que lle­gó por su gen­te, de la que di­ce: “Es muy aco­ge­do­ra y sen­tí, des­de el pri­mer mo­men­to, que es­ta­ba en mi ciu­dad. Es­to ayu­da mu­cho a que no te sien­tas so­la cuan­do vie­nes y no ten­gas tan­ta nos­tal­gia por tu tie­rra”.

En Centroamérica, un po­co más arri­ba de Ecua­dor, es­tá el Es­ta­do de El Sal­va­dor, el país más den­sa­men­te po­bla­do del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Des­de allí vino Blan­ca Po­sa­da ha­ce 13 años, quien lle­gó a Es­pa­ña por una re­co­men­da­ción mé­di­ca al es­tar em­ba­ra­za­da. En su país, Po­sa­da tra­ba­ja­ba co­mo en­fer­me­ra tras ob­te­ner la ti­tu­la­ción co­mo tal. Sin em­bar­go, al lle­gar a Es­pa­ña sus es­tu­dios no fue­ron ho­mo­lo­ga­dos, por lo que aho­ra no pue­de de­di­car­se a su pro­fe­sión co­mo le gus­ta­ría. De he­cho, afir­ma que lle­va dos años tra­tan­do de que se le re­co­noz­can su tí­tu­lo, pe­ro sos­tie­ne que es­tá te­nien­do mu­chos pro­ble­mas pa­ra ho­mo­lo­gar­lo. “He ido al Mi­nis­te­rio y no me di­cen na­da, so­lo que es­pe­re, y es lo que es­toy ha­cien­do”, se re­sig­na. Los pri­me­ros me­ses en Jaén pa­ra Blan­ca Po­sa­da fue­ron “un po­co ago­bian­tes”, ya que se vino em­ba­ra­za­da, sin tra­ba­jo y sin co­no­cer a na­die. Po­sa­da re­cuer­da que pri­me­ro lle­gó

“ME ENAMO­RÉ DE LA PRO­VIN­CIA DE JAÉN, LA SIEN­TO CO­MO MI TIE­RRA. ES­TOY MUY AGRA­DE­CI­DO CON TO­DO LO QUE ES JAÉN Y AN­DA­LU­CÍA”

a Bar­ce­lo­na y que, a tra­vés de mi pri­ma, co­no­ció a un hom­bre pa­ra que la ayu­da­se, ya que es­ta­ba sin tra­ba­jo y a pun­to de que­dar­se en la ca­lle. Fue en­ton­ces cuan­do se tras­la­dó a Jaén. “Fue es­te se­ñor el que me ayu­dó, pe­ro yo lo pa­sé muy mal con él. Al fi­nal, me fui a una ca­sa de aco­gi­da has­ta que lo­gré en­con­trar tra­ba­jo. Pe­ro, aho­ra, gra­cias a Dios, ya es­toy bien. Me ca­sé y pu­de te­ner un be­bé. De he­cho, ten­go dos ni­ños ya”, sub­ra­ya. Aho­ra, tras tan­to tiem­po aquí, Po­sa­da ase­gu­ra que, aun­que por al­gún ca­sual se se­pa­ra­se de su ac­tual ma­ri­do, no se iría de Jaén. Y, aun­que tie­ne ga­nas de vol­ver a ver a su fa­mi­lia, con­fie­sa que en es­tos mo­men­tos le es im­po­si­ble por su si­tua­ción eco­nó­mi­ca. Res­pec­to a es­to, tam­bién ex­pre­sa que no vol­ve­ría a es­ta­ble­cer­se en El Sal­va­dor, ya que “el país es­tá muy mal con las pan­di­llas y allí da mie­do vi­vir”. Otra de sus ra­zo­nes es su hi­jo ma­yor, quien tie­ne a sus ami­gos y vi­da aquí. “Mi hi­jo, aun­que no lo to­man co­mo es­pa­ñol, sino co­mo sal­va­do­re­ño, es de aquí y se sien­te de aquí. Él quie­re ir a co­no­cer a su fa­mi­lia, pe­ro no a vi­vir, por­que es­tá muy a gus­to aquí”, cuen­ta.

Y, aun­que to­das es­tas per­so­nas vi­nie­ran a Jaén sin ha­ber­la co­no­ci­do an­te­rior­men­te, tam­bién hay otras a las que la san­gre jien­nen­se les ha­ce vol­ver a la tie­rra de sus pa­dres. Es­te es el ca­so de Ta­nia Se­rrano. Hi­ja de un pa­dre li­na­ren­se y una ma­dre gra­na­di­na, na­ció y se crió has­ta los sie­te años en Sui­za. De ahí, el tra­ba­jo de su pa­dre co­mo in­ge­nie­ro la lle­vó a ella y su fa­mi­lia por di­fe­ren­tes paí­ses. Du­ran­te años, Se­rrano es­tu­vo vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos, don­de se mar­chó a es­tu­diar ar­te dramático y a tra­ba­jar. Fue, ha­ce un año y me­dio, cuan­do de­ci­dió que era el mo­men­to de re­gre­sar a la que fue la ciu­dad de su pa­dre, Li­na­res. Aun­que allí ya es­ta­ba su her­ma­na, Vanessa. El mo­ti­vo de su vuel­ta es cla­ro: su fa­mi­lia, pues no so­lo su her­ma­na vi­ve en la ciu­dad de las mi­nas, tam­bién sus abue­los y pri­mos. Ade­más, ex­po­ne que en Li­na­res las per­so­nas son mu­cho más cer­ca­nas que en cual­quier otro país en el que ha­ya vi­vi­do. Cuan­do vol­vió de Es­ta­dos Uni­dos le im­pre­sio­na­ron mu­chas co­sas, en­tre ellas cuen­ta lo si­guien­te: “Aquí vas a la tien­da de aba­jo, te fal­ta di­ne­ro y te di­cen que vuel­vas lue­go. La pri­me­ra vez que me pa­só es­to me sor­pren­dí mu­cho de que se fia­ra de que vol­ve­ría a dar­le el di­ne­ro. Son es­te ti­po de co­sas las que te ha­cen ver a las per­so­nas de for­ma di­fe­ren­te, más cá­li­da, más cer­ca­na… Al fi­nal, ha­cen que nun­ca te sien­tas so­lo”. Otra de las cu­rio­si­da­des que des­ta­ca es que, en Los Án­ge­les, ciu­dad don­de re­si­día, veía siem­pre a una gran can­ti­dad de per­so­nas de mu­chos paí­ses, pe­ro que, cuan­do lle­gó a Li­na­res, se dio cuen­ta de que allí nun­ca veía a gen­te ma­yor por la ca­lle; mien­tras que aquí “se ve a gen­te de to­das las eda­des”. Por to­do es­to, Se­rrano, co­mo to­dos lo an­te­rio­res, ase­gu­ra que su fu­tu­ro si­gue y se­gui­rá en la tie­rra jien­nen­se.

“JAÉN ES MUY ACO­GE­DO­RA Y SEN­TÍ, DES­DE EL PRI­MER MO­MEN­TO QUE LLE­GUÉ, QUE ES­TA­BA EN MI CIU­DAD”

FO­TO DE FA­MI­LIA. Car­los Or­tiz, ori­gi­nal de Bo­li­via, jun­to a su fa­mi­lia en una reunión na­vi­de­ña.

AL­MA JIEN­NEN­SE. Arri­ba, Ta­nia Se­rrano, jun­to con sus so­bri­nas. A la iz­quier­da, Na­ta­cha Ore­jue­la. Y, aba­jo, Blan­ca Po­sa­da, jun­to con su pa­re­ja y su be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.