DE­PRE­DA­DO­RES

Diario Jaen - - OPINIÓN - HOY, DO­MIN­GO | RA­MÓN PO­RRAS

To­do par­te de una Ley de 1946, en pleno fer­vor de la dic­ta­du­ra, en la que se sus­ten­tó la re­for­ma del ín­cli­to Jo­sé Ma­ría Az­nar, pa­ra ha­bi­li­tar a cier­ta je­rar­quía ecle­siás­ti­ca a que pu­die­ra am­pliar su pa­tri­mo­nio a cos­ta de ti­tu­la­ri­da­des pú­bli­cas y, en al­gu­na oca­sión, pri­va­das, me­dian­te la aña­ga­za de va­ler­se de los si­len­cios del re­gis­tro de la pro­pie­dad, es de­cir, la fal­ta de ins­crip­ción de tem­plos, mo­nu­men­tos y se­ño­ríos de cla­ra ti­tu­la­ri­dad ad­mi­nis­tra­ti­va. Se rea­li­za­ba así una co­mo amor­ti­za­ción de la des­amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal. A te­nor de los in­for­mes que en días pre­ce­den­tes se han pu­bli­ca­do, exis­te la pre­sun­ción de una ac­ti­tud eco­nó­mi­ca­men­te de­pre­da­do­ra de obis­pos y ecle­siás­ti­cos que hi­cie­ron su agos­to, en be­ne­fi­cio del pa­tri­mo­nio ecle­siás­ti­co “por el im­pe­rio ha­cia Dios”. Cual­quier ve­cino de es­te país pa­ra que cons­te su fin­ca en el Re­gis­tro de la Pro­pie­dad ha de pre­sen­tar en el mis­mo, el tí­tu­lo no­ta­rial que le acre­di­te co­mo pro­pie­ta­rio o una re­so­lu­ción ju­di­cial que re­co­noz­ca tal ti­tu­la­ri­dad. Pa­ra la Igle­sia so­lo era ne­ce­sa­rio cum­plir con un sim­ple pro­to­co­lo me­dian­te el que se ma­ni­fes­ta­ba la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de pro­pie­dad de es­te o aquel tem­plo, en la ma­yo­ría de los su­pues­tos sin tí­tu­lo al­guno. En ge­ne­ral la dic­ta­du­ra fue un es­pa­cio mi­li­tar­men­te teo­cén­tri­co, y la Ad­mi­nis­tra­ción “lo su­pie­ra o no” se guar­da­ba de in­co­mo­dar a la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca, no fue­ra que des­apa­re­cie­ra el pa­lio ba­jo el que se re­guar­da­ba el dic­ta­dor.

En aras de la ver­dad, no so­lo fue la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca la que se be­ne­fi­ció de es­tas dis­fun­cio­nes so­bre la ti­tu­la­ri­dad do­mi­ni­cal. Hu­bo de­pre­da­do­res ci­vi­les que apro­ve­cha­ron la iner­cia, de­sin­te­rés o des­in­for­ma­ción au­to­pro­vo­ca­da de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes. Por alu­dir a un so­lo ejem­plo del que pu­de ser tes­ti­go di­rec­to: en la Dipu­tación Pro­vin­cial de Jaén no exis­tía li­bro de In­ven­ta­rio de Bie­nes has­ta que ad­vino la de­mo­cra­cia, léa­se pri­mer pre­si­den­te so­cia­lis­ta de es­ta en­ti­dad, el cual or­de­nó con to­da ur­gen­cia que se con­fec­cio­na­ra es­te in­ven­ta­rio. Ima­gino que Jaén no era la ex­cep­ción, un mir­lo blan­co y que en otros Ayun­ta­mien­tos y Dipu­tacio­nes se es­ta­ría en tal si­tua­ción anó­ma­la, pro­cli­ve a que cual­quier par­ti­cu­lar, va­lién­do­se de un ex­pe­dien­te de do­mi­nio o de reanudación del trac­to su­ce­si­vo, sin que com­pa­re­cie­ra la Ad­mi­nis­tra­ción Lo­cal o Pro­vin­cial ya que no exis­tía li­bro de in­ven­ta­rio de bie­nes, pu­die­se ac­ce­der a una pro­pie­dad, a to­das lu­ces frau­du­len­ta.

Tal re­fle­xión vie­ne a cuen­to del de­ba­te so­bre la ins­crip­ción frau­du­len­ta de la Mez­qui­ta de Cór­do­ba que es ab­so­lu­ta­men­te in­cons­ti­tu­cio­nal. Es­pe­re­mos que, en es­te ca­so los de­pre­da­do­res no sal­gan con la su­ya.

La Dic­ta­du­ra fue un es­pa­cio mi­li­tar­men­te teo­cén­tri­co...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.