El “in­de­cen­te” Sán­chez

Diario Jaen - - OPINIÓN -

No soy sim­pa­ti­zan­te de Ra­joy, mas la ac­ti­tud del se­ñor Sán­chez en aquel ca­ra a ca­ra en­tre am­bos, lla­man­do in­de­cen­te al en­ton­ces pre­si­den­te, de­no­ta la ba­je­za mo­ral que tie­ne el aho­ra pre­si­den­te del go­bierno -que no ha si­do vo­ta­do por los ciu­da­da­nos-, y su po­bre cua­li­fi­ca­ción in­te­lec­tual. Aque­lla afir­ma­ción gra­tui­ta, in­te­re­sa­da y fal­sa, so­lo sir­vió pa­ra co­lo­car el lis­tón de la ho­nes­ti­dad de­ma­sia­do al­to, tan­to que él no pue­de sal­tar­lo ni con mu­cho. a las po­lí­ti­cas in­so­li­da­rias y aus­te­ras –re­cor­tes de de­re­chos y li­ber­ta­des– dic­ta­das a nues­tros du­bi­ta­ti­vos go­ber­nan­tes eu­ro­peos, ha au­men­ta­do la de­sigual­dad ma­lo­gran­do años de con­quis­tas so­cia­les. Es­to ha crea­do un cal­do de cul­ti­vo don­de los pe­que­ños na­cio­na­lis­mos, la xe­no­fo­bia ga­lo­pan­te, el avan­ce de la ul­tra­de­re­cha y el egoís­mo de al­gu­nos que blin­dan fronteras, ame­na­zan la uni­dad y el por­ve­nir de una Eu­ro­pa im­pli­ca­da y dia­lo­gan­te. Pa­ra su des­gra­cia, del ac­tual go­bierno han te­ni­do que sa­lir ya dos mi­nis­tros, en tan po­co tiem­po. Pe­ro le fal­ta sa­lir a él, con mu­chos más mo­ti­vos que esos mi­nis­tros, pues ha si­do pi­lla­do co­pian­do y min­tien­do. Si Ra­joy, ele­gi­do por los es­pa­ño­les, que sacó ade­lan­te a Es­pa­ña des­pués de la te­rri­ble si­tua­ción en la que nos de­jó Za­pa­te­ro, es in­de­cen­te, ¿qué se­rá él -nun­ca ele­gi­do por los es­pa­ño­les-, men­ti­ro­so, in­ca­paz de to­mar otra de­ci­sión que no sea re­su­ci­tar a un Fran­co ol­vi­da­do por to­dos y que no sa­be ha­cer otra co­sa que no sea rec­ti­fi­car ca­da de­ci­sión que to­ma? De­bía es­te se­ñor leer a Ale­jan­dro Du­mas, es­pe­cial­men­te aque­llo de: “Po­bres lo­cos los que no com­pren­den que los hom­bres pue­den a ve­ces cam­biar el fu­tu­ro, pe­ro ja­más el pa­sa­do”.

El se­ñor Sán­chez ya ha lo­gra­do sus ob­je­ti­vos, ven­gar­se de Ra­joy, ha­bi­tar La Mon­cloa, ase­gu­rar­se un bue­na pen­sión vi­ta­li­cia y co­lo­car a sus fa­mi­lia­res y alle­ga­dos, cla­ro con el apo­yo de lo peor de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la. Creo que ya es ho­ra de que se mar­che y no de más prue­bas de cum­plir con eso que de­cía de él un im­por­tan­te so­cia­lis­ta: “Es un ti­po muy pe­li­gro­so, cor­to de lu­ces in­te­lec­tua­les y lleno de odio has­ta las ore­jas”.

PABLO DEL­GA­DO ES­CO­LAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.