Lo que cuen­ta la ciu­dad

La edu­ca­ción y la sa­ni­dad, en­tre sus prin­ci­pa­les ne­ce­si­da­des

Diario Jaen - - JAEN - JUAN MI­GUEL ES­PE­JO TO­RRES/ AN­TI­GUA (GUA­TE­MA­LA).

El ama­ne­cer si­gue sin per­do­nar, y ca­da día, pun­tual, mar­ca la jor­na­da de tra­ba­jo. Desa­yuno ru­ti­na­rio de tos­ta­das con acei­te de Jaén, que tra­ji­mos en la ma­le­ta y una piz­qui­ta de sal que po­ten­cie el amar­go sa­bor. Me si­gue fal­tan­do el to­ma­te, pe­ro los to­ma­tes de Que­sa­da, per­ma­ne­cen ba­jo lla­ve, pa­ra com­par­tir­los en un buen sal­mo­re­jo gru­pal. Ten­ta­do he es­ta­do más de un día, pe­ro de mo­men­to, re­sis­to. Has­ta el vier­nes, ca­da uno sa­be lo que tie­ne que ha­cer, el úni­co que an­da de acá pa­ra allá, vien­do, con pa­pel y bo­lí­gra­fo, los oí­dos aten­tos y la mi­ra­da in­quie­ta, soy yo. Sue­lo acom­pa­ñar al gru­po has­ta el hos­pi­tal, don­de ellos se cambian y pre­pa­ran pa­ra en­trar en los qui­ró­fa­nos. En ese mo­men­to, me sien­to de más, y me voy a ver qué me di­ce la ciu­dad.

A un par de man­za­nas de la Obra, hay un par­que­ci­to, con al­gu­nos ár­bo­les y ban­cos, que los lu­ga­re­ños uti­li­zan co­mo pun­to de en­cuen­tro. En él, tam­bién se ha­llan la ca­pi­ta­nía ge­ne­ral y el ayun­ta­mien­to, en­tra­ña­ble lu­gar pa­ra ins­pi­rar­se. Hoy, en cam­bio, no bus­co a las hui­di­zas mu­sas, pues ven­go a or­ga­ni­zar to­das las ideas que se me agol­pa­ron ayer. Sa­lud y edu­ca­ción; pre­sen­te y fu­tu­ro; ga­ran­tía y apues­ta. La dis­yun­ti­va es im­por­tan­te, pues aun­que com­par­tan los ape­lli­dos Bie­nes­tar y Pro­gre­so, el nom­bre es dia­me­tral­men­te opues­to. Si la sa­ni­dad con­sis­te en te­ner siem­pre a pun­to esa má­qui­na que lla­ma­mos cuer­po hu­mano, en­gra­sa­da y lis­ta pa­ra se­guir afron­tan­do el día a día; la en­se­ñan­za, que no edu­ca­ción, pues co­mo de­cía Ma­fal­da, pa­ra edu­car bas­ta con ser, pe­ro pa­ra en­se­ñar hay que sa­ber, es el fu­tu­ro, la ca­ja de he­rra­mien­tas que de­ja­re­mos a los que ven­gan. Y, por su­pues­to, ha de ser más com­ple­ta que aque­lla que nos le­ga­ron, los que vi­nie­ron an­tes. Una ca­ja de ilu­sión que, cuan­tas más he­rra­mien­tas me­ta­mos en ella, más po­si­bi­li­da­des ten­drán. En ca­sa, cuan­do era pe­que­ño, ha­bía mu­chos li­bros, esa fue la me­jor in­ver­sión que pu­die­ron ha­cer en mí, al pun­to de que cuan­do que­ría leer un li­bro, bas­ta­ba con pe­dír­se­lo a mi pa­dre pa­ra te­ner­lo en ca­sa; pen­sa­ba que los te­nía to­dos, co­mo los Po­ke­mon. Más tar­de me en­te­ré que iba a com­prar­los co­mo cual­quier otro. Y he di­cho ha­bía por­que me re­fe­ría a li­bros sin leer, por­que es­tar, si­guen es­tan­do.

To­dos los días tra­to de ha­blar con gen­te lo­cal: que me cuen­ten lo que pien­san, co­mo vi­ven aquí y lo que ha­cen. No os po­déis ima­gi­nar có­mo su­fren sin sa­ber­lo. No voy a caer en la de­ma­go­gia ba­ra­ta que cual­quie­ra uti­li­za pa­ra de­cir “es que son fe­li­ces con tan po­co”. ¡Pues cla­ro, si no co­no­cen otra co­sa…! Los es­cla­vos, tam­bién se con­for­ma­ban con na­da. ¡Ojo, los na­ci­dos! Los he­chos es­cla­vos, ya eran otro can­tar. Es­par­ta­co pu­so a Ro­ma en ja­que al­gu­na que otra vez, pues te­nía al­go que de­cir con res­pec­to a con­for­mar­se. A es­ta gen­te le fal­ta, la ilu­sión por vi­vir al­go dis­tin­to, por sa­lir y cre­cer, por dar­se una opor­tu­ni­dad. Lo que pa­sa es que, co­mo bue­nos cris­tia­nos, se re­sig­nan y es­pe­ran el cas­ti­go di­vino. A es­ta gen­te, que ya le he­mos ase­gu­ra­do el pre­sen­te a tra­vés de la me­di­ci­na, que les he­mos de­ja­do a pun­to el cuer­po pa­ra que si­gan ade­lan­te, les fal­ta una ra­zón: dé­mo­se­la. Li­bros. Li­bros de ma­te­má­ti­cas, de fi­lo­so­fía, de aven­tu­ras, de cien­cia fic­ción. Ha­blé­mos­le de la re­vo­lu­ción fran­ce­sa, de la in­dus­trial, de la ru­sa. Pon­ga­mos un fu­tu­ro en sus vi­das, pa­ra que, esa má­qui­na que que­dó a pun­to tras pa­sar por las ex­ce­len­tes ma­nos de mé­di­cos y en­fer­me­ros que vi­nie­ron, ten­gan un lu­gar ha­cia el que em­pu­jar.

Cuan­do nos sen­ta­mos pa­ra la ce­na, hay ser­vi­dos unos bo­les con gua­ca­mo­le pa­ra mo­jar­los con na­chos y acom­pa­ñar la be­bi­da. Hoy se ha­bla de una ope­ra­ción en par­ti­cu­lar que se ha com­pli­ca­do. Al fi­nal to­do fue bien y no que­dó más que en una anéc­do­ta pa­ra con­tar. Se re­co­gen los pla­tos pa­ra em­pe­zar la so­bre­me­sa y, aun­que es­toy can­sa­do, to­mo un va­so de ron an­tes de dor­mir, es­ta no­che, acom­pa­ña­do por Juan Mo­reno. Nos pre­gun­ta­mos qué tal el día y, mis di­va­ga­cio­nes, pro­pi­cian que, sen­ta­dos en la puer­ta, se va­cíe el va­so y el tiem­po pa­se rá­pi­do.

Yo ya no pue­do más, así que nos des­pe­di­mos an­tes de su­bir pa­ra arri­ba, a dor­mir. Por­que los de Jaén, siem­pre subimos pa­ra arri­ba, igual que bajamos pa­ra aba­jo, no co­mo los de­más, que só­lo suben o ba­jan. Se me ha ol­vi­da­do el ce­pi­llo de dien­tes, así que el de­do ha­ce el apa­ño. Es­cri­bo an­tes de me­ter­me en la ca­ma; sé que voy a caer ren­di­do. Mar­cial Fra­ga, mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción, es un se­ñor ma­yor, anes­te­sis­ta ga­lle­go, ya ju­bi­la­do, y ávi­do lec­tor, con el que más de una no­che he com­par­ti­do bue­nas con­ver­sa­cio­nes, de­ba­tien­do acer­ca del co­lor del cie­lo. Creo que es­ta no­che ni si quie­ra lo es­cu­cha­ré ron­car. An­ti­gua, bue­nas no­ches.

ES­TA­DÍS­TI­CA. Mues­tra del ma­chis­mo im­pe­ran­te en Gua­te­ma­la. Las ni­ñas si­guen sien­do apar­ta­das de la en­se­ñan­za. Es la es­ta­dís­ti­ca en uno de los co­le­gios de una al­dea de Que­sa­da.

ME­CE­NAS. Mu­ral en el qeu se agra­de­ce el apo­yo pres­ta­do qeu vie­ne des­de es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Es­pa­na. De nues­tro país, por su­pues­to Que­sa­da So­li­da­ria en­tre otros coope­ran­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.