Triun­fo de Die­go Ven­tu­ra y co­gi­da del ban­de­ri­lle­ro Vi­cen­te Fer­nán­dez

El pronóstico del sub­al­terno es muy gra­ve con una he­ri­da de dos trayectorias

Diario Jaen - - PROVINCIA - JUAN MO­YA

PLA­ZA DE TO­ROS DE VILLACARRILLO Ga­na­do: To­ros de Par­ti­do de Re­si­na To­re­ros: Die­go Ven­tu­ra y Pe­pe Mo­ral In­ci­den­cias: For­tes, se­gun­da es­pa­da en car­tel, en­vió un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co.

Cuan­do sa­lie­ron los car­te­les de la fe­ria de Vi­lla­ca­ri­llo, a la ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos les en­can­tó. Pri­me­ro por­que era una co­rri­da le­gen­da­ria que ve­nia a una ciu­dad aman­te del to­ro bra­vo. La lar­ga his­to­ria ava­la a es­ta tie­rra muy tau­ri­na por sus en­cie­rros, don­de ayer, cien­tos de afi­cio­na­dos de to­da la co­mar­ca se die­ron ci­ta pa­ra vi­vir ese mo­men­to su­bli­me. Du­ran­te la ma­ña­na, se ba­tie­ron to­dos los pro­nós­ti­cos de vi­si­tan­tes que no qui­sie­ron per­der­se un au­ten­ti­co en­cie­rro que mar­ca­rá un hi­to por esa co­rri­da de astados que ayer se pre­sen­tó en la ciu­dad de Villacarrillo. Fue una jor­na­da apasionante, en la que los aman­tes del to­reo dis­fru­ta­ron de có­mo los seis to­ros de la ganadería de Par­ti­do de Re­si­na, co­rrían por to­das las ca­lles y pla­zas del mu­ni­ci­pio jien­nen­se.

En la mo­nu­men­tal co­rri­da de to­ros mix­ta de ayer, Die­go Ven­tu­ra abrió la pla­za co­mo el nú­me­ro uno de los de a ca­ba­llo que es, con una cua­dra com­pues­ta por do­ce equi­nos traí­dos al mu­ni­ci­pio pa­ra tal oca­sión tan especial. El pri­mer to­ro pa­ra el dies­tro se­vi­llano, le cos­tó me­ter­lo en sus dos re­jo­nes de ini­cio, ya que se pre­sen­tó en la pla­za co­mo un ani­mal ra­ja­do, an­te el que Die­go Ven­tu­ra, de­mos­tró su va­lía en ban­de­ri­llas, lle­ván­do­lo mag­ní­fi­ca­men­te to­rea­do has­ta po­ner a to­da la pla­za en pie. Fa­lló en re­jo­nes, de ahí que no se le con­ce­die­ra la ore­ja, a pe­sar de la fuer­te pe­ti­ción de los asis­ten­tes. En su se­gun­do to­ro, en­lo­que­ció al res­pe­ta­ble, aún cuan­do al dies­tro se­vi­llano le cos­tó lle­var­lo a la gru­pa. Die­go Ven­tu­ra es­tu­vo, una vez más, sen­sa­cio­nal y, en es­ta oca­sión, ma­tó de un cer­te­ro re­jo­na­zo, con­si­guien­do las dos ore­jas. Hay que se­ña­lar que el ca­ba­llo Gua­dal­qui­vir re­ci­bió un pun­ta­zo sin con­se­cuen­cias. El maes­tro Pe­pe Mo­ral sor­teó con gar­bo a su pri­me­ro de la tar­de, el que sa­lió con más ge­nio de los cua­tro to­ros a los que el se­vi­llano se iba a en­fren­tar en esa tar­de. El dies­tro le ba­jó los hu­mos con un ex­ce­len­te to­reo de ca­pa, con el que lue­go vol­vió a lu­cir un qui­te por chi­co­li­nas. Lo me­jor que le hi­zo con el ca­peo en es­ta tar­de, don­de los “Pa­blos Ro­me­ros” die­ron mues­tra de lo que lle­van den­tro. El brin­dis fue ja­lea­do en un tras­teo por ba­jo don­de fue acep­tan­do las series mue­re­te­li­res de buen cor­te pe­ro sin hu­mi­llar. Lo me­tió en fae­na con fir­me­za, a pe­sar de ser un to­ro que siem­pre salía con la ca­ra arri­ba. Ma­tó de me­dia y cua­tro des­ca­be­llos per­dien­do la pri­me­ra ore­ja. Al se­gun­do, ape­nas le to­có con la mu­le­ta, lo que una vez más em­bo­rro­nó con los ace­ros, de ahí que las es­ta­dís­ti­cas con­fir­men que con las es­pa­da no an­da acer­ta­do. Cua­tro pin­cha­zos, cua­tro gol­pes de ver­du­ri­llo y dos avi­sos.

Ya al ter­ce­ro pa­ra Pe­pe Mo­ral, se le pe­gó muy fuer­te en el ca­ba­llo. Has­ta que el sus­to lle­gó con el quin­to to­ro de la tar­de. Uno de las ban­de­ri­lle­ros de la cua­dri­lla del dies­tro, Vi­cen­te Fer­nán­dez Pa­rra­do, su­frió una co­gi­da que lo man­dó a la en­fer­me­ría de la pla­za de Villacarrillo, don­de uno de los más pres­ti­gio­sos ci­ru­ja­nos jien­nen­ses, Ra­fael Fuer­tes Mar­tos, lo aten­dió in­me­dia­ta­men­te. El es­ta­do de Vi- cen­te Fer­nán­dez Pa­rra­do es muy gra­ve, co­mo re­fle­ja el par­te mé­di­co al que ha te­ni­do ac­ce­so Dia­rio JAÉN. Fer­nán­dez Pa­rra­do pre­sen­ta una he­ri­da por as­ta de to­ro en el ter­cio me­dio de la ca­ra in­ter­na del mus­lo, con dos trayectorias. Una, des­cen­den­te de 25 cen­tí­me­tros con ro­tu­ra mus­cu­lar del ab­duc­tor ma­yor, vas­to in­terno y sar­to­rio, con afec­ta­ción vas­cu­lar de la fe­mo­ral pro­fun­da y co­la­te­ra­les de la sa­fe­ra in­ter­na y mus­cu­la­res. La se­gun­da de 15 cen­trí­me­tros que afec­ta al te­ji­do sub­cu­tá­neo. Fue tras­la­da­do al hos­pi­tal San Juan de la Cruz de Úbe­da, tras la re­vi­sión del mé­di­co.

La tar­de no es­ta­ba na­da de bien, pe­ro Pe­pe Mo­ral se so­bre­pu­so a los mo­men­tos de tra­ge­dia que se mas­ca­ban en los ten­di­dos y, en es­ta oca­sión, go­zó del apo­yo del pú­bli­co. De­jó una gran es­to­ca­da y se le con­ce­dió una ore­ja. Ya en el to­ro que ce­rra­ba la pla­za, en la suer­te de va­ras, se for­mó un gran ja­leo por­que el to­ro de­rri­bó al pi­ca­dor, y no hu­bo for­ma de sa­car­lo del ca­ba­llo. An­te la bron­ca del res­pe­ta­ble, Mo­ral per­dió los pa­pe­les tam­bién con el com­por­ta­mien­to de un to­ro se­rio que nun­ca dio fa­ci­li­da­des. En de­fi­ni­ti­va, cua­tro to­ros de Par­ti­do de Re­si­na que no fa­ci­li­ta­ron la fae­na a un to­re­ro de buen cor­te, que no an­du­vo fino en tres de su cua­tro astados. Al fi­na­li­zar el pa­seí­llo, la banda de música in­ter­pre­tó el Hin­mo Na­cio­nal, po­nien­do al pú­bli­co de la pla­za en pie y ce­rran­do una tar­de pa­ra el re­cuer­do de to­dos los vi­lla­ca­rren­ses que se acer­ca­ron ayer has­ta la pla­za.

TAR­DE ME­MO­RA­BLE. Los dies­tros, Die­go Ven­tu­ra y Pe­pe Mo­ral, en di­fe­ren­tes mo­men­tos de la co­rri­da ce­le­bra­da en la pla­za de to­ros de Villacarrillo.

SUS­TO. Mo­men­to de la co­rri­da en la que el ban­de­ri­lle­ro, Vi­cen­te Fer­nán­dez Pa­rra­do, es co­gi­do por el to­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.