Un me­jor fu­tu­ro en Li­na­res

Pa­ra Bu­ley Da­dah y Va­si­le Tcea­ca­res­cu tras­la­dar­se a la ciu­dad de las mi­nas su­pu­so un cam­bio ra­di­cal en sus vi­das, ca­da uno, con sus his­to­rias, lu­chan por pro­gre­sar y pros­pe­rar con sus ac­cio­nes

Diario Jaen - - NUEVA VIDA EN JAÉN - PA­TRI­CIA GON­ZÁ­LEZ

Hay mo­men­tos y de­ci­sio­nes que pue­den cau­sar cam­bios enor­mes en la vi­da de al­gu­nas per­so­nas. Es­te fue el ca­so de Bu­ley Da­dah y Va­si­le Tcea­ca­res­cu, quie­nes tras ve­nir a vi­vir a Jaén, vie­ron co­mo su vi­da cam­bió de for­ma ra­di­cal. Dos his­to­rias muy di­fe­ren­tes que ter­mi­na­ron de la mis­ma for­ma, lle­nas de amor y es­pe­ran­za en el fu­tu­ro.

Ba­jo el ar­dien­te sol que bri­lla en Áfri­ca, un cam­po de re­fu­gia­dos del Sáha­ra, na­ció Bu­ley Da­dah. Allí, sien­do so­lo un ni­ño, en­tró en el pro­gra­ma de las aso­cia­cio­nes so­li­da­rias que, du­ran­te el ve­rano, traen a los pe­que­ños del Sáha­ra a ca­sa de aco­gi­da por to­da Es­pa­ña. Es es­tos in­ter­cam­bios sue­len en­trar ni­ños de nue­ve años a ca­tor­ce años y sir­ven pa­ra evi­tar que su­fran las temperaturas al­tí­si­mas (de has­ta 55 gra­dos) que se vi­ven en la épo­ca es­ti­val en es­ta zo­na. De es­ta for­ma, tam­bién se con­si­gue que los pe­que­ños sal­gan de la ru­ti­na y que, en Es­pa­ña, sean aten­di­dos por los mé­di­cos. Ade­más, al fi­nal del ve­rano, vuel­ven con su fa­mi­lia acom­pa­ña­dos de una ca­ja lle­na de co­sas que les dan las fa­mi­lias es­pa­ño­las, co­mo ro­pa o ju­gue­tes. Así, Da­dah fue, ha­ce unos 9 años, aco­gi­do por una fa­mi­lia de li­na­ren­ses. Con el pa­so del tiem­po, sus pa­dres bio­ló­gi­cos, en bus­ca de un fu­tu­ro me­jor pa­ra él, pre­gun­ta­ron a la fa­mi­lia li­na­ren­se que si les gus­ta­ría que­dar­se en adop­ción con Da­dah pa­ra que pu­die­ra es­tu­diar. Y, so­bre la res­pues­ta, Da­dah ex­pli­ca: “Mis pa­dres de aquí, de la bon­dad que tie­nen y lo bue­nos que son, di­je­ron que sí, a pe­sar de que no te­nían mu­cho. Así, yo me que­dé aquí y, de vez en cuan­do, vuel­vo al Sáha­ra a ver a mis pa­dres bio­ló­gi­cos. Aun­que mi ma­dre adop­ti­va va to­dos los años a vi­si­tar a mis pa­dres en pro­gra­mas de vo­lun­ta­ria­do”. Por con­tra, Da­dah ex­po­ne que sus pa­dres bio­ló­gi­cos nun­ca han po­di­do ir a ver­le a Lo­na­res, ya que “es muy di­fí­cil”. “Es­ta­mos vien­do to­do lo que es­tá pa­san­do aho­ra en el Me­di­te­rrá­neo y a unas per­so­nas de un cam­po de re­fu­gia­dos les es mu­cho más di­fí­cil ve­nir que a otra que es­té me­jor eco­nó­mi­ca­men­te”, apun­ta.

Uno de los pun­tos más im­por­tan­tes pa­ra es­te jo­ven es no per­der las raí­ces de su gen­te y afir­ma que nun­ca se le ol­vi­da­rá de dón­de vie­ne. So­bre su cul­tu­ra, Da­dah co­men­ta que hay al­go so­bre lo que se po­dría apren­der aquí, y se­ña­la: “Los jien­nen­ses y an­da­lu­ces son per­so­nas muy aco­ge­do­ras, pe­ro es ver­dad que mi cul­tu­ra, por don­de vi­vi­mos y el te­ma de que so­mos nó­ma­das, ha­ce que sea­mos muy hos­pi­ta­la­rios. En mu­chas si­tua­cio­nes, la hos­pi­ta­li­dad nun­ca es­tá de más. Es una co­sa que no­so­tros te­ne­mos y que pien­so que es muy bo­ni­por­que ta, por lo que creo que le ven­dría bien a cual­quier zo­na del mun­do”. En su fu­tu­ro, Bu­ley Da­dah pre­ten­de se­guir muy im­pli­ca­do con su pue­blo. Ad­mi­te que, aun­que con­ti­nua­rá en Li­na­res, no pa­ra­rá de lu­char por el bie­nes­tar de los su­yos. “Es­to no se tra­ta de de­jar­lo atrás y qui­tar­me de en me­dio, sino de in­ten­tar es­tar en con­tac­to y ayu­dar. De he­cho, for­mo par­te de la jun­ta di­rec­ti­va de la Aso­cia­ción de Apo­yo al Pue­blo Saha­raui de Jaén, sé de dón­de ven­go y quie­ro se­guir co­la­bo­ran­do”, di­ce.

La vi­da de Va­si­le Tcea­ca­res­cu era al­go di­fe­ren­te. Con­fie­sa que, an­tes de ve­nir a Es­pa­ña, te­nía una vi­da muy ma­la en Ru­ma­nía. “Te­nía una jun­ta muy ma­la, no tra­ba­ja­ba, me gus­ta­ban mu­cho la fiesta y las pe­leas. Pe­ro cam­bié ra­di­cal­men­te cuan­do lle­gué”, apun­ta. De he­cho, pien­sa que, si al­guien le hu­bie­se di­cho de ni­ño có­mo iba a ser su vi­da, no se lo ha­bría creí­do. To­do cam­bió pa­ra él, de­jó atrás to­do el mal que le ro­dea­ba y cam­bió pa­ra es­tar “lleno de tran­qui­li­dad, paz y amor”. En es­to último tie­ne mu­cho que ver su pa­re­ja, Isa­bel Ma­ría Mar­tín, de la que di­ce: “Mi vi­da es­tá en Li­na­res con mi no­via, por­que me voy a ca­sar con ella. Va­mos a te­ner un be­llo fu­tu­ro y una fa­mi­lia”. Y, aun­que aho­ra su vi­da sea per­fec­ta, cuan­do lle­gó, ha­ce 13 años, sub­ra­ya que no sa­bía de­cir ni “ho­la”. Pri­me­ro, lle­gó a un pue­blo de Cá­diz, don­de es­tu­vo un mes, y, des­pués, se tras­la­dó a Li­na­res, don­de em­pe­zó a tra­ba­jar con el em­pre­sa­rio Al­fon­so Ma­ta, quien le en­se­ñó a ha­blar es­pa­ñol. Aho­ra, Tcea­ca­res­cu tra­ba­ja co­mo jar­di­ne­ro, pin­tor y, en de­fi­ni­ti­va, cual­quier co­sa que se le pon­ga por de­lan­te, ya que ase­gu­ra que es “muy ma­ni­tas”. Y, jun­to con Mar­tín, se­gui­rá su vi­da en Li­na­res, don­de, se­gún in­di­ca, to­dos siem­pre le tra­ta­ron muy bien.

“MI VI­DA ES­TÁ EN LI­NA­RES CON MI NO­VIA. AQUÍ VA­MOS A TE­NER UN BE­LLO FU­TU­RO Y UNA FA­MI­LIA”

Bu­ley Da­dah, jun­to con su pa­dre bio­ló­gi­co y su her­mano, en una vi­si­ta a su tie­rra na­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.