Ata­la­yas al­ca­laí­nas en la Sie­rra Sur (II)

La ciu­dad for­ti­fi­ca­da de la Mo­ta se aso­ma en un ho­ri­zon­te que, a su vez, con­ser­va res­tos de nu­mer­sas ata­la­yas y ba­luar­tes de­fen­si­vos co­mo la to­rre de Las Mim­bres o la de Los Pe­dre­ga­les

Diario Jaen - - HAY QUIEN DICE DE JAÉN - FRAN­CIS­CO MAR­TÍN RO­SA­LES

No hay que sa­lir de la ca­rre­te­ra que aden­tra en la to­rre del Puer­to o de la Na­va, en el tér­mino mu­ni­ci­pal del Cas­ti­llo de Lo­cu­bín, pa­ra con­ti­nuar el re­co­rri­do de con­tem­plar nue­vos ele­men­tos de­fen­si­vos. La ciu­dad for­ti­fi­ca­da de la Mo­ta, se aso­ma en el ho­ri­zon­te. en las pri­me­ras cur­vas de la an­ti­gua Na­cio­nal 432, en­tre oli­vos, en­ci­na­res y ma­le­za del mon­te me­di­te­rrá­neo, en es­te re­co­rri­do. Y, en la ci­ma del Ce­rro de la Ca­mu­ña, to­da­vía se con­ser­van res­tos de una ata­la­ya, re­cien­te­men­te descubierta por el gru­po Ge­sP­rie­go y la co­la­bo­ra­ción de es­tu­dio­sos cas­ti­lle­ros, en me­dio de un bos­que y una an­ti­gua dehe­sa, don­de pro­li­fe­ran las cuevas y los mi­ra­do­res que se aso­man por di­ver­sos pun­tos de la ci­ma a los tér­mi­nos de Al­ca­lá la Real, Al­cau­de­te y Cas­ti­llo. No es de ex­tra­ñar que ju­ga­ra es­te mon­te un pa­pel fun­da­men­tal a la ho­ra de es­ta­ble­cer la fron­te­ra y lin­de­ro de tér­mi­nos en di­ver­sos mo­men­tos de la His­to­ria, co­mo hay cons­tan­cia en la con­quis­ta de Fer­nan­do III. Y, más re­cien­te­men­te, in­clu­so, se lle­vó a ca­bo una es­ca­ra­mu­za en di­ciem­bre de 1936, du­ran­te la Gue­rra Ci­vil, En los dos mo­men­tos, pa­ra con­quis­tar un pun­to es­tra­té­gi­co de pa­so de di­ver­sos rei­nos o pro­vin­cias. Es di­fí­cil en­con­trar es­te ba­luar­te mi­li­tar, pues so­lo que­da par­te del mi­ga­jón de su nú­cleo in­te­rior y al­gún res­to de mam­pues­to de es­ta ata­la­ya me­die­val de plan­ta cir­cu­lar, que se en­con­tra­ba sin ca­ta­lo­gar. No obs­tan­te, siem­pre hu­bo re­fe­ren­cias his­tó­ri­cas e, in­clu­so, el des­cu­bri­mien­to pu­so de ma­ni­fies­to su de­rrum­be por el fue­go ar­ti­lle­ro des­de la for­ta­le­za de la Mo­ta.

En los ale­da­ños de la Sie­rra de San Pe­dro, por la ca­rre­te­ra des­de Al­ca­lá la Real en di­rec­ción a la al­dea de los Cho­pos, se le­van­ta la to­rre de las Mim­bres, a la que le atri­bu­yen que pu­do dis­po­ner un cercado de pro­tec­ción. Hay que su­bir una pe­que­ña pen­dien­te que al­can­za una al­tu­ra si­mi­lar a la de la for­ta­le­za de la Mo­ta. Y, en ver­dad, que el es­fuer­zo no es bal­dío, sino que per­mi­te con­tem­plar una ata­la­ya de un gran diá­me­tro (7,61 me­tros). Y una nueva ti­po­lo­gía cons­truc­ti­va de ata­la­yas, con una puer­ta de ac­ce­so orien­ta­da al nor­des­te, que per­mi­te su ac­ce­so a una sa­la in­te­rior, so­bre la que se apo­ya­ba otra ha­bi­ta­ción y la azo­tea, cu­yo as­cen­so se lle­va­ba a ca­bo por me­dio de una es­ca­le­ra si­tua­da den­tro del tra­za­do cur­vo del mu­ro. Dos va­nos ilu­mi­na­ban el in­te­rior, uno so­bre la puer­ta y otro en el la­do opues­to, en for­ma de sae­te­ra. Si nos aden­tra­mos de nue­vo en te­rreno del mu- ni­ci­pio de Al­ca­lá la Real, a tra­vés de ca­rre­te­ras in­ter­mu­ni­ci­pa­les, que unen las al­deas de la Rá­bi­ta, Gra­je­ras, Fuen­te Ála­mo y las Ca­se­rías de San Isi­dro, que­dan otras ata­la­yas y ves­ti­gios de otras to­rres. De­ja­mos atrás al­gu­nos lu­ga­res con to­pó­ni­mos que re­cuer­dan una an­ti­guo ri­bat de lu­gar de fron­te­ra, don­de se ejer­ci­ta­ban en la ora­ción y en la pre­pa­ra­ción pa­ra la gue­rra los mu­sul­ma­nes. En el en­torno del pa­ra­je de la Ju­ra­da, en­tre el ce­rro de las Al­ba­ri­zas y de la Pe­lea, se en­cuen­tran dos res­tos de gran­des muladares, que su­gie­ren dos ba­luar­tes de­fen­si­vos, muy ade­cua­dos pa­ra es­ta­ble­cer co­mu­ni­ca­ción con otras ata­la­yas en di­rec­ción orien­tal y ha­cia el ca­mino de Prie­go. En es­te ca­mino, se en­cuen­tra la de Fuen­te Ála­mo, muy pa­re­ci­da a la de las Mim­bres, en su ti­po­lo­gía de dos cuer­pos, la puer­ta de ac­ce­so, sae­te­ras y el es­ta­do de con­ser­va­ción ne­ce­si­ta­do de res­tau­ra­ción, pe­ro de di­men­sio­nes al­go más re­du­ci­das y a una al­tu­ra de ci­ma, al­go más ba­ja, a 670 me­ros so­bre ni­vel del mar, con lo que se do­mi­na­ba el trán­si­to en­tre Al­ca­lá y Prie­go y pun­tos cla­ve, co­mo el ca­mino de los pla­ye­ros y el arro­yo del Sa­la­do. Res­pon­de a la lí­nea de control que se es­ta­ble­ció en tiem­pos de Al- Ha­kan II, In­clu­so no es de ex­tra­ñar que, por su ubi­ca­ción, se es­ta­ble­cie­ran en an­te­rio­res de vías de pe­ne­tra­ción des­de tie­rras gra­na­di­nas a tie­rras cor­do­be­sas y jien­nen­ses des­de tiem­pos pú­ni­cos y ro­ma­nos, aun­que cons­truc­ti­va­men­te su ti­po­lo­gía res­pon­de a los si­glos XIII y XIV. Es­ta to­rre se man­tie­ne er­gui­da y es­tu­vo go­ber­na­da con tí­tu­lo ad­mi­nis­tra­ti­vo de un al­cai­de, que re­ci­bía re­mu­ne­ra­ción del ca­bil­do al­ca­laíno. El último fue el regidor y re­lo­je­ro Fer­nan­do de Ta­pia que os­ten­tó su car­go has­ta los pri­me­ros de­ce­nios del si­glo XIX.

De­jan­do atrás es­ta to­rre, que de­bió co­mu­ni­car­se con otras, y con­tro­lan­do el ca­mino prie­guen­se por el la­do opues­to al otro mar­gen de la ca­rre­te­ra

EN EL EN­TORNO DEL PA­RA­JE DE LA JU­RA­DA HAY DOS RES­TOS DE MULADARES QUE SU­GIE­REN DOS BA­LUAR­TES DE­FEN­SI­VOS

que se di­ri­ge de Es­te­pa a Iz­na­lloz, se en­cuen­tra la to­rre de los Pe­dre­ga­les. Re­ci­be el nom­bre del cor­ti­jo y ce­rro del mis­mo nom­bre, y es muy cer­ca­na a la for­ta­le­za de Al­ca­lá la Real. El ac­ce­so se en­cuen­tra en me­dio de olivares y ofre­ce un as­pec­to en tran­ce de res­tau­ra­ción y con­ser­va­ción por es­tar in­crus­ta­do una en­ci­na en sus pa­re­des, que pue­den pro­vo­car su in­mi­nen­te de­rrum­be. Es di­fe­ren­te a las dos an­te­rio­res con un sue­lo cuer­po de ha­bi­ta­ción en la plan­ta al­ta con un hue­co de en­tra­da y una tro­ne­ra, y se ha­lla en ma­ci­za­da to­da su ba­se. Por lo que se ac­ce­de a tra­vés de una es­ca­le­ra de so­ga y ma­de­ra en un vano que se abre en es­ta plan­ta. Cons­trui­da de si­lla­re­jos que for­man hi­la­das con una gra­da­ción de­cre­cien­te de al­tu­ra con­for­me se acer­can a la azo­tea y con un pa­ra­men­to ex­te­rior don­de se mues­tran las hue­llas de los me­chi­na­les. Es­tá cons­trui­da con si­lla­re­jos de ta­ma­ño me­diano fi­ja­dos con mor­te­ro muy ri­co en cal y for­man­do hi­la­das re­gu­la­res de ma­yor al­tu­ra en la ba­se y de me­nor en la par­te al­ta. El pa­ra­men­to ex­te­rior con­ser­va el re­jun­ta­do en la mi­tad es­te, apre­cián­do­se en él los agu­je­ros de los me­chi­na­les pa­ra los an­da­mios.

Cer­ca­na a es­ta to­rre, por un ca­mino de a pie, se lle­ga a la de la So­la­na en el ce­rro de la To­rre, Se ac­ce­de des­de la Fuen­te de la Ne­gra, un pa­ra­je de en­ci­nar, don­de na­ce el arro­yo del Gua­dal­co­tón. Re­fres­ca el lu­gar la fuen­te del Obis­po, ac­tual­men­te lla­ma­da de Chi­na­res, tras la ca­mi­na­ta a tra­vés de un mon­te de en­ci­nar, con el nom­bre de la Ca­ña­da del Mem­bri­llo por en­tre va­rias ve­re­das y ca­mi­nos de ca­za­do­res que con­ver­gen a es­ta to­rre, que ocu­pa un lu­gar es­tra­té­gi­co esen­cial pa­ra con­tro­lar las tie­rras de Prie­go y Mon­te­frío. No que­dan ape­nas ves­ti­gios de ella sal­vo la ba­se y par­te de las pie­dras de su de­rrum­be. Sin em­bar­go, su pues­to y en­cla­ve lle­ga­ron a uti­li­zar­se en las trin­che­ras de la Gue­rra Ci­vil. Es uno de los mi­ra­do­res sin­gu­la­res de la co­mar­ca de la Sie­rra, por su ele­va­da al­tu­ra (1.155 me­tros), per­mi­te otear un pai­sa­je oli­va­re­ro con un án­gu­lo in­só­li­to de la ciu­dad de Al­ca­lá la Real y su for­ta­le­za, así co­mo los va­lles que aden­tran ha­cia las tie­rras de Gra­na­da. Un po­co más ale­ja­da, Gi­bral­qui­te, Gual­qui­te, o Gi­bral­qui­te yo Gi­bral­qui­te (con to­dos es­tos nom­bres se mues­tra des­de el Li­bro de la Mon­te­ría de Al­fon­so XI y Gi­bral­qui­to en el Ca­tas­tro de la En­se­na­da) con­ser­va cua­tro me­tros de su cuer­po, en el tor­men­to­so Ce­rro Gor­do y con­tro­la­ba ca­mi­nos que se aden­tra­ban en el reino de Gra­na­da, por las tie­rras de Íllo­ra, Mon­te­frío y los pue­blos de los Mon­tes Orien­ta­les de Gra­na­da. Des­de ellas, ya se di­vi­sa la Sie­rra del Ca­me­llo, Ma­tu­te, los Mon­tes Orien­ta­les, y las tie­rras de Bra­ma­de­ros, con la Ca­ña­da Ám­bar y aca­ba una ru­ta de ata­la­yas en la zo­na oc­ci­den­tal de la Sie­rra Sur, y sin em­bar­go otro tra­yec­to de ru­ta ja­lo­na­ba el orien­te de es­ta co­mar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.