“Que­re­mos que to­da la gen­te ten­ga un po­co de ale­gría”

La pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ami­gos de Jor­ge Man­ri­que afir­ma que el co­lec­ti­vo sur­gió con el ob­je­ti­vo de reavi­var el ám­bi­to cul­tu­ral en Chi­cla­na de Se­gu­ra, por ello or­ga­ni­zan va­rias ac­ti­vi­da­des a lo lar­go del año en el pue­blo

Diario Jaen - - LA ENTREVISTA - An­to­nia Fer­nán­dez PA­TRI­CIA GON­ZÁ­LEZ

An­to­nia Fer­nán­dez lle­va un años co­mo pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción de Ami­gos de Jor­ge Man­ri­que, un co­lec­ti­vo que bus­ca im­pul­sar las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les en Chi­cla­na de Se­gu­ra. Es­ta aso­cia­ción se es­ta­ble­ció tras una se­pa­ra­ción con Pe­ña Ba­yón, ha­ce unos tres años, y to­dos sus com­po­nen­tes son ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio que, por di­fe­ren­te cues­tio­nes, se mar­cha­ron de su pue­blo na­tal. Fer­nán­dez se mar­chó de Chi­cla­na de Se­gu­ra cuan­do te­nía 13 años pa­ra es­tu­diar, hi­zo una ca­rre­ra y, fi­nal­men­te, se es­ta­ble­ció en Pla­sen­cia, Ex­tre­ma­du­ra. Aun­que es­to no ha­ce que se ol­vi­de de su tie­rra.

—¿Có­mo sur­gió la aso­cia­ción?

—No­so­tros so­mos un gru­po de ami­gos de Chi­cla­na de Se­gu­ra que de­ci­di­mos ha­cer, ha­ce cin­co años, com­prar un lo­cal pa­ra ha­cer una pe­ña en la que nos pu­dié­ra­mos jun­tar cuan­do lle­gá­ra­mos al pue­blo (por­que to­dos vi­vi­mos fue­ra des­de ha­ce mu­cho tiem­po). En­ton­ces, a al­guno se le ocu­rrió pa­sar de esa reunión de ami­gos a or­ga­ni­zar ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, ya que Chi­cla­na es un pue­blo muy pe­que­ño, con poca o nin­gu­na ac­ti­vi­dad. Y es­to sur­gió con el ob­je­ti­vo de dar­le un po­co más de vi­di­lla al pue­blo. Pe­ro hu­bo al­gún des­en­cuen­tro en­tre com­pa­ñe­ros por­que unos que­rían y otros no. Y, al fi­nal, nos di­vi­di­mos. Así, an­tes éra­mos Pe­ña Ba­yón, pe­ro so­lo sie­te for­ma­mos la aso­cia­ción cul­tu­ral.

—¿La fi­na­li­dad es, en­ton­ces, fo­men­tar las ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les en Chi­cla­na de Se­gu­ra?

—Efec­ti­va­men­te. So­bre to­do, tra­ba­ja­mos con los ancianos y en Na­vi­dad. Ha­ce­mos al­gún que otro tea­tro, tam­bién he­mos lle­va­do payasos, vi­si­ta­mos la re­si­den­cia de ancianos, les lle­va­mos re­ga­li­tos o al­gún de­ta­lle... Co­sas que, al fi­nal, ellos nos agra­de­cen mu­chí­si­mo. Es muy en­tra­ña­ble. Aun­que la Na­vi­dad pa­sa­da fue un po­co ra­ra, por­que la re­si­den­cia de ancianos pa­re­cía que no es­ta­ba muy por la la­bor. To­do lo que ha­ce­mos es de for­ma vo­lun­ta­ria y al­truis­ta, pe­ro nos cri­ti­ca­ron. En­ton­ces, di­ji­mos que no íba­mos a ir. Por lo que, en cam­bio, de­ci­di­mos ir­nos una com­pa­ñe- ra y yo por las ca­sas del pue­blo don­de vi­vían ancianos so­los y les lle­va­mos nues­tros re­ga­los a aque­llos que no es­ta­ban en la re­si­den­cia. Lo cual tam­bién fue muy bo­ni­to y en­tra­ña­ble. Pe­ro es­te año he­mos pen­sa­do que nos da igual lo que nos di­gan, y va­mos a vol­ver a la re­si­den­cia otra vez. Por otra par­te, en las fies­tas que hu­bo en Chi­cla­na he­mos sa­ca­do un di­ne­ri­llo con las pa­pe­le­tas y lo­te­ría que ven­di­mos. Con es­to que­re­mos ha­cer al­go lla­ma­ti­vo en Na­vi­dad. Aun­que no sa­be­mos to­da­vía qué ha­re­mos. Que­re­mos ha­cer al­go por el pue­blo, y to­do vo­lun­ta­rio y al­truis­ta. Pe­ro, co­mo es un pue­blo, mu­chos re­ce­lan y pien­san que nos lle­va­mos al­go del Ayun­ta­mien­to, pe­ro lo que no sa­ben es que no nos han da­do un du­ro nun­ca (ni nos lo van a dar, por­que no tie­nen). Pe­ro es­ta­mos muy con­ten­tos e ilu­sio­na­dos.

—En­ton­ces, ¿no re­ci­bís nin­gún ti­po de sub­ven­ción pa­ra la aso­cia­ción?

—Na­da de na­da. El Ayun­ta­mien­to nos di­jo al prin­ci­pio que a ver có­mo iban las co­sas, pe­ro al fi­nal na­da. El Ayun­ta­mien­to, lo que sí hi­zo fue, ha­ce un par de años, de­jar­nos or­ga­ni­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad en el Sa­lón de Ac­tos, que nos lo ce­de sin cos­te adi­cio­nal al­guno pa­ra las re­pre­sen­ta­cio­nes que he­mos he­cho de payasos, de tea­tro... Es­to es lo úni­co, pe­ro ya es al­go. Por eso nos te­ne­mos que bus­car la vi­da. Es­to lo ha­ce­mos, fun­da­men­tal­men­te, con lo­te­ría a 23 eu­ros el dé­ci­mo y con las ri­fas, que con­sis­ten en una ces­ta con un ja­món, un que­so, un vino y un dé­ci­mo de lo­te­ría. Así nos sub­ven­cio­na­mos. A par­te, es­ta­mos pen­san­do en po­ner una cuo­ta a los so­cios, por­que si no el di­ne­ro es muy jus­to. Pe­ro, se­gu­ra­men­te, de­ci­da­mos po­ner la cuo­ta anual pa­ra los sie­te que es­ta­mos. Pe­ro no sé has­ta cuán­to po­dría­mos lle­gar. Aun­que, se­gu­ra­men­te, al­go se apor­ta­ría a la aso­cia­ción.

—¿Sue­len tra­ba­jar so­lo con las per­so­nas ma­yo­res? —De mo­men­to, sí. Pe­ro es­to es por­que el pue­blo es­tá lleno de per­so­nas ma­yo­res. Los jó­ve­nes nos he­mos mar­cha­do to­dos. En­ton­ces, la ma­yo­ría de ha­bi­tan­tes que que­dan son ma­yo­res y, de mo­men­to, so­lo nos he­mos de­di­ca­do a ellos. Pe­ro no sé si lue­go irán sa­lien­do más co­sas. De­pen­de de co­mo nos va­ya el te­ma fi­nan­cie­ro.

—¿Cree que, con las ac­ti­vi­da­des que rea­li­zan, ani­ma­rán a al­gu­nos jó­ve­nes a que­dar­se? —No creo. Lo que mue­ve to­do es el te­ma eco­nó­mi­co y en Chi­cla­na de tra­ba­jo es­tá el cam­po, la épo­ca de acei­tu­na y po­co más. En­ton­ces, lo que pre­ten­de­mos es que la gen­te que hay ten­ga un po­co de ale­gría de vez en cuan­do. Pe­ro no creo que nues­tras ac­ti­vi­da­des fo­men­ten al­go más.

“QUE­RE­MOS HA­CER AL­GO POR EL PUE­BLO DE FOR­MA VO­LUN­TA­RIA Y AL­TRUIS­TA”

“NO RE­CI­BI­MOS NIN­GU­NA SUB­VEN­CIÓN, TE­NE­MOS QUE BUSCARNOS LA VI­DA”

Las per­so­nas ma­yo­res son el pú­bli­co ma­yo­ri­ta­rio al que se di­ri­gen y rea­li­zan vi­si­tas en Na­vi­dad pa­ra ani­mar­les las fies­tas y ha­cer­les al­gu­nos re­ga­los, al­go que ha­cen tan­to con la re­si­den­cia lo­cal co­mo con aque­llos que vi­ven so­los

Tra­ta­mos de ha­cer, en de­fi­ni­ti­va, la vi­da un po­co más ale­gre pa­ra to­dos. Bus­ca­mos apor­tar al­gún ali­cien­te y fe­li­ci­dad a la gen­te. Al­gu­na ac­ti­vi­dad más con la que dis­fru­tar, por­que Chi­cla­na se mue­re, co­mo la gran ma­yo­ría de los pue­blos. Que­re­mos dar­le vi­di­lla. En prin­ci­pio, so­lo es­to. Si con el tiem­po te­ne­mos más di­ne­ro y más ga­nas y no nos ma­cha­can y nos hun­den pues se­gui­re­mos.

—Y pa­ra es­te nue­vo cur­so, ¿ha­béis plan­tea­do ya al­gu­nas ac­ti­vi­da­des? —Te­ne­mos una reunión aho­ra. Nos va­mos a jun­tar to­dos, que es al­go que cues­ta por­que unos vi­ven en Madrid, Va­len­cia, Ex­tre­ma­du­ra... Y nos ve­re­mos en To­le­do, que nos pi­lla en me­dio, pa­ra ir pla­ni­fi­can­do. La ci­ta se­rá el fin de se­ma­na del 21 de oc­tu­bre. Ahí ca­da uno lle­va­rá sus ideas y sal­drán las ac­ti­vi­da­des pró­xi­mas de Na­vi­dad. Eso sí, ya te­ne­mos una idea,

“PEN­SA­MOS QUE PA­RA LAS FIESTA DE SEP­TIEM­BRE LLE­VA­RE­MOS UN NO­VI­LLO ”

“NOS GUS­TA­RÍA QUE SE ANIMASEN MÁS PER­SO­NAS Y ES­TA­MOS ABIER­TOS”

pe­ro no es pa­ra es­ta fe­cha. He­mos pen­sa­do que, pa­ra las pró­xi­mas fies­tas de sep­tiem­bre, pro­ba­ble­men­te, si nos lle­ga la eco­no­mía, com­pre­mos un no­vi­llo y lle­ve­mos un gru­po de bra­si­le­ños pa­ra ani­mar a to­dos. Ya no so­lo se­ría a los ma­yo­res, sino a to­do el pue­blo. Es­ta es una idea pa­ra las pró­xi­mas fies­tas, pe­ro es a lar­go pla­zo. Es­ta reunión se­rá, más bien, pa­ra pla­ni­fi­car la Na­vi­dad. En de­fi­ni­ti­va, so­lo so­mos un gru­po de ami­gos que se reúnen y pro­gra­man ac­ti­vi­da­des pa­ra me­jo­rar su co­mu­ni­dad. To­dos apor­ta­mos nues­tras ideas y de­ci­di­mos la que me­jor se pue­de adap­tar a la si­tua­ción del pue­blo.

—Que lle­ve vues­tra aso­cia­ción el nom­bre de Jor­ge Man­ri­que, ¿qué re­la­ción tie­ne con es­te poeta y gue­rre­ro tan sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la pro­vin­cia jien­nen­se? —Jor­ge Man­ri­que vi­vió, o por lo me­nos an­du­vo, por Chi­cla­na de Se­gu­ra, por ello se nos ocu­rrió que po­día ser un buen nom­bre pa­ra re­cor­dar su fi­gu­ra en el mu­ni­ci­pio.

—¿Os gus­ta­ría que el nú­me­ro de aso­cia­dos au­men­ta­se? —Hom­bre, nos ha­bría gus­ta­do que to­dos los ami­gos de la Pe­ña Ba­yón hu­bie­ran par­ti­ci­pa­do en es­ta aso­cia­ción, que fue la idea ini­cial, pe­ro no se qui­sie­ron prin­gar. Pe­ro nos gus­ta­ría que se animasen más per­so­nas. De he­cho, es­ta­mos abier­tos a ello y lo re­cor­da­mos de vez en cuan­do. Aun­que, de mo­men­to, na­da. Pe­ro aquí se­gui­mos, al pie del ca­ñón.

—A par­te de en Chi­cla­na de Se­gu­ra,

¿rea­li­záis ac­ti­vi­da­des en al­gún otro mu­ni­ci­pio de Jaén?

—No. Nos cen­tra­mos so­la­men­te en ha­cer ac­ti­vi­da­des en nues­tro pue­blo.

—¿Có­mo es­tá la si­tua­ción con res­pec­to a la po­bla­ción en Chi­cla­na?

—Mal, muy mal. Yo no sé qué ha­bi­tan­tes ten­drá aho­ra mis­mo, pe­ro no creo que lle­gue a los se­te­cien­tos. Y la pi­rá­mi­de de po­bla­ción la tie­ne sú­per in­ver­ti­da. O sea, la ma­yo­ría tie­ne una edad de más de 65 años. Es­to es lo que se ve, lo que se pal­pa. Creo que es­to se de­be a que pa­ra la gen­te jo­ven no hay tra­ba­jo, so­lo du­ran­te la épo­ca de la acei­tu­na. Por lo que la gen­te emi­gra en cuan­to pue­de y a don­de pue­de. Qui­zás, pa­ra arre­glar­lo, se ne­ce­si­te de eco­no­mía y tra­ba­jo. Que se mon­te al­gún ti­po de fá­bri­ca o in­dus­tria, que se fo­men­te otro ti­po de agri­cul­tu­ra... Pe­ro es­to es tan com­pli­ca­do... Y es una lás­ti­ma, por­que es un pue­blo muy bo­ni­to y atrac­ti­vo. A lo me­jor, se po­dría fo­men­tar el tu­ris­mo. Allí hay una ca­sa ru­ral y el chi­co que la lle­va le da bas­tan­te pu­bli­ci­dad, pe­ro a mí me da la sen­sa­ción de que no va muy bien la co­sa. Otra co­sa que tie­ne Chi­cla­na es una pis­ci­na di­vi­na, que es­tá si­tua­da a ca­si mil me­tros de al­ti­tud, por lo que tie­ne unas vis­tas ma­ra­vi­llo­sas con una te­rra­za im­pre­sio­nan­te. Pe­ro es­te ve­rano es­tu­ve allí y no ha­bía na­die, los úni­cos que veía eran per­so­nas de fue­ra. Por eso, pien­so que el tu­ris­mo po­dría ser una bue­na sa­li­da pa­ra Chi­cla­na de Se­gu­ra.

TRA­BA­JO . An­to­nia Fer­nán­dez lle­va un año co­mo pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ami­gos de Jor­ge Man­ri­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.