El “cai­nis­mo po­lí­ti­co” se instala en los par­ti­dos

Diario Jaen - - COLABORACIÓN - PE­DRO SÁN­CHEZ

His­tó­ri­ca­men­te, los po­lí­ti­cos que han go­ber­na­do en to­dos los paí­ses del mun­do han si­do hom­bres y mu­je­res ma­yo­res, de edad ma­du­ra, co­mo por ejem­plo: He­rich Ho­nec­ker, Wylly Brandt o Hel­munt Kohl, en Ale­ma­nia; Ha­rol Wil­son, Ja­mes Ca­llag­han y Mar­ga­ret That­cher, en el Reino Uni­do; Pom­pi­dou, Mit­te­rrand o Chi­rac, en Fran­cia, por aque­llo de que la ma­du­rez apor­ta sa­bi­du­ría, ex­pe­rien­cia vi­tal, me­su­ra y tem­plan­za pa­ra abor­dar los pro­ble­mas más pe­lia­gu­dos que siem­pre con­lle­va to­da ac­ción de go­bierno. Ex­cep­ción he­cha de los im­pre­sen­ta­bles Do­nald Trump y Sil­vio Ber­lus­co­ni. ¡Ay, la Ita­lia, siem­pre la Ita­lia! To­dos ellos su­pe­ra­ban con mu­cho los se­sen­ta años. Aun­que bien es ver­dad que la edad y la ex­pe­rien­cia no siem­pre ase­gu­ran el éxi­to.

Pe­ro de un tiem­po a es­ta par­te, nos ha so­bre­ve­ni­do en nues­tro país una asom­bro­sa plé­ya­de de po­lí­ti­cos jó­ve­nes, aca­so por aque­llo de que te­ne­mos la ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes me­jor pre­pa­ra­da de la his­to­ria, y sí, sí que tie­ne que es­tar pre­pa­ra­da cuan­do a al­gu­nos has­ta le re­ga­lan los Más­ter.

Yo ja­más da­ría mi vo­to a un trein­ta­ñe­ro pa­ra pre­si­den­te de Go­bierno de mi país, no por­que ten­ga na­da en con­tra de la juventud —más bien al con­tra­rio— sino por­que, por muy for­ma­do aca­dé­mi­ca­men­te que es­té, la inex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca y de go­bierno es ab­so­lu­ta, y go­ber­nar es com­pli­ca­do. Es­to uni­do al tem­pe­ra­men­to im­pul­si­vo e in­dó­mi­to pro­pio de la edad pe­ro, so­bre to­do, por­que en po­lí­ti­ca nun­ca hay que te­ner pri­sa, y por­que la pa­cien­cia siem­pre tie­ne pre­mio. Aho­ra, más que nun­ca, se es­tá prac­ti­can­do el cai­nis­mo po­lí­ti­co, sa­can­do a re­lu­cir re­sa­bios cas­po­sos, exa­brup­tos y men­ti­ras, y es­to, a mi mo­do de ver, es el fra­ca­so de la po­lí­ti­ca. Ha­bría que re­cor­dar­les que una pa­la­bra di­cha sin me­di­tar es una pér­di­da se­gu­ra.

CAM­PA­ÑA. Bus­can vo­tos de ma­ne­ra mi­se­ra­ble, pen­san­do en be­ne­fi­cio de su par­ti­do y no en el de los ciu­da­da­nos que, aun­que le­gal, es in­digno. Tan­to el Par­ti­do Po­pu­lar co­mo Ciu­da­da­nos ca­re­cen de la mí­ni­ma leal­tad pa­ra con el Go­bierno, y prac­ti­can la po­lí­ti­ca del na­ve­jeo. En la ac­tua­li­dad, Es­pa­ña su­fre pro­ble­mas de to­do ti­po y, en lu­gar de con­ci­liar pa­ra me­jo­rar la vi­da de los ciu­da­da­nos, al­gu­nos par­ti­dos se de­di­can a po­ner pa­los en las rue­das del Go­bierno. ¿Tan di­fí­cil es po­ner­se de acuer­do? To­dos de­ben re­cor­dar que es­tán ahí por­que no­so­tros les vo­ta­mos.

En es­te pun­to me re­fie­ro al re­cién ele­gi­do del Par­ti­do Po­pu­lar, Pablo Ca­sa­do. Sus pri­me­ras pa­la­bras fue­ron: re­no­va­ción y mo­der­ni­za­ción.

En cam­bio, la po­lí­ti­ca que prac­ti­ca es anacró­ni­ca, pa­sa­da de mo­da. Ha pues­to en mar­cha la si­ne­quia de la po­lí­ti­ca más ul­tra de Az­nar, y es­to, en la ac­tua­li­dad, tie­ne ma­la ven­ta. Eso sí, ejer­ce con sol­tu­ra el cai­nis­mo po­lí­ti­co cuan­do ase­gu­ra que Pe­dro Sán­chez fue a Va­len­cia pa­ra ha­cer­se la fo­to con el bar­co de in­mi­gran­tes sa­bien­do que era men­ti­ra, y lue­go él va a Al­ge­ci­ras a es­tre­char­le la mano a los re­cién lle­ga­dos en pa­te­ra.

Es­ta me­tás­ta­sis cai­ni­ta se da mu­cho en el Par­ti­do Po­pu­lar, el pro­pio Ra­joy se va­na­glo­ria­ba de no ha­ber da­do ni un cén­ti­mo pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca, o que el avie­so Ra­fael Her­nan­do di­je­ra que los que bus­ca­ban a sus an­te­pa­sa­dos en las cu­ne­tas lo ha­cían por­que ha­bía sub­ven­ción. Así con­ten­tan a los mi­les de fas­cis­tas que mi­li­tan en sus fi­las y que les apor­tan un buen nú­me­ro de vo­tos. Es­to tras­lu­ce lo peor de la de­re­cha es­pa­ño­la y evi­den­cia por qué en Es­pa­ña no hay par­ti­dos de ex­tre­ma de­re­cha.

Con la lle­ga­da del PSOE al Go­bierno, en el Par­ti­do Po­pu­lar se ha abier­to la ve­da pa­ra los fran­co­ti­ra­do­res ob­se­si­vos con­tra Pe­dro Sán­chez, com­pi­tien­do pa­ra ver quién di­ce más es­tu­pi­de­ces. Por aho­ra, va en pri­mer lu­gar Ja­vier Ma­ro­to. Y yo me pre­gun­to ¿Qué ha­ce un chi­co co­mo es­te en un par­ti­do co­mo ese?

“Bus­can vo­tos de una ma­ne­ra mi­se­ra­ble, pen­san­do so­lo en el be­ne­fi­cio de su par­ti­do y no en el de los ciu­da­da­nos, al­go que, aun­que sea le­gal, es muy in­digno”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.