De los te­rre­nos de jue­go al ban­qui­llo

Diario La Grada Atlético - - SUMARIO - POR MAR­TA MEN­DO­ZA

Tia­go Men­des se­gui­rá en el Atlé­ti­co. Pe­se a col­gar las bo­tas, el por­tu­gués ya anun­ció, en el úl­ti­mo par­ti­do que dis­pu­tó en el Vicente Cal­de­rón, que se­gui­rá vin­cu­la­do al Atlé­ti­co ‘gra­cias’ a Si­meo­ne, quién le ha­bría des­per­ta­do su de­seo por ser en­tre­na­dor. Por lo tan­to, Tia­go aban­do­na­rá el ver­de, pe­ro re­ca­la­rá en el ban­qui­llo ro­ji­blan­co de ca­ra a la pró­xi­ma tem­po­ra­da si­guien­do así li­ga­do al club en el que ha mi­li­ta­do las úl­ti­mas ocho tem­po­ra­das.

Con la pre­tem­po­ra­da ya ini­cia­da, el club con­fir­mó que Tia­go ejer­ce­ría las fun­cio­nes de asis­ten­te del cuer­po téc­ni­co del pri­mer equi­po. El de Via­na do Cas­te­lo ad­mi­tió en una entrevista pa­ra ‘A Bo­la’ que ha si­do el ac­tual téc­ni­co col­cho­ne­ro el que des­cu­brió su fa­ce­ta co­mo en­tre­na­dor, ya que has­ta el mo­men­to nun­ca se lo ha­bía plan­tea­do: “Al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra di­je que so­lo ju­ga­ría has­ta los 32 años y nun­ca se­ría en­tre­na­dor, pe­ro des­de que lle­gué a los 30 em­pe­zó a sur­gir la idea de ser ca­paz de en­tre­nar. Tal vez ese pa­pel de en­tre­na­dor pue­de ha­cer que el co­ra­zón vuel­va a la­tir in­ten­sa­men­te. Si­meo­ne me re­co­men­dó que fue­ra en­tre­na­dor, qui­zás por­que vio en mí li­de­raz­go pa­ra el pues­to”. Es más, tras su des­pe­di­da, res­pec­to a su nue­vo rol en el staff téc­ni­co, el cen­tro­cam­pis­ta por­tu­gués fue cla­ro: “Oja­lá pue­da ser. Es muy po­si­ble. Oja­lá pue­da se­guir de cer­ca es­te equi­po. Es­tar con es­te es­cu­do en el pe­cho”. Así se­gui­rá sien­do.

De es­te mo­do, lo del úl­ti­mo par­ti­do no fue un adiós pa­ra Tia­go, sino un has­ta lue­go, ya que su ca­rre­ra, aun­que con un rol dis­tin­to, se­gui­rá ata­da al club con el que más tí­tu­los ha lo­gra­do (una Eu­ro­pa Lea­gue, dos Su­per­co­pas de Eu­ro­pa, una Co­pa del Rey, una Li­ga y una Su­per­co­pa de Es­pa­ña). Llegó a la en­ti­dad ce­di­do por la Ju­ven­tus en in­vierno de 2010 y vio des­de la gra­da, ya que no pu­do ser ins­cri­to, la con­se­cu­ción de la Eu­ro­pa Lea­gue, pe­ro en cam­bio sí vi­vió en el cam­po la de­rro­ta en la fi­nal de Co­pa con­tra el Se­vi­lla, la cual le mar­có mu­cho. Pos­te­rior­men­te alar­gó su ce­sión y fi­nal­men­te ter­mi­nó fi­chan­do dos ve­ces. La pri­me­ra en 2012 y la se-

gun­da en 2014, des­pués de de­cir que se iba y lue­go rec­ti­fi­car y pe­dir vol­ver. To­do un cu­le­brón de 21 días fue­ra que aca­bó con fi­nal fe­liz gra­cias al sí de Si­meo­ne, que siem­pre apos­tó fuer­te por él.

RE­TI­RA­DA A LO GRAN­DE

El por­tu­gués ju­gó su úl­ti­mo par­ti­do con la ca­mi­se­ta del Atlé­ti­co de Ma­drid el pa­sa­do 21 de ma­yo an­te el Ath­le­tic (3-1), por­tan­do el bra­za­le­te de ca­pi­tán. Es­te em­ble­ma del club se mar­chó ova­cio­na­do por una afi­ción que re­co­no­ció la en­tre­ga de uno de los es­tan­dar­tes de la era Cho­lo. Cua­jó una su­bli­me ac­tua­ción en la me­du­lar y fi­nal­men­te, cuan­do fue sus­ti­tui­do, a cin­co mi­nu­tos pa­ra el fi­nal, le ce­dió el bra­za­le­te a su gran ami­go Ga­bi. Se des­pi­dió lo­gran­do su vic­to­ria nú­me­ro 100 en Li­ga y ha­bien­do dipu­tado 228 par­ti­dos ofi­cia­les con el Atle­ti­co, su­man­do así 16.558 mi­nu­tos en un con­jun­to con el que ha mar­ca­do 19 go­les.

“Ha si­do uno de los días más bonitos de mi ca­rre­ra de ju­ga­dor, de mi vi­da”, apun­ta­ba Tia­go tras su úl­ti­ma ac­tua­ción co­mo fut­bo­lis­ta. “Es un sen­ti­mien­to di­fí­cil de ex­pli­car. Sen­tir el ca­ri­ño de tan­ta gen­te, de un club, de mis com­pa­ñe­ros... Es un adiós que me lle­na de or­gu­llo. Llegó mi mo­men­to, no pue­do en­ga­ñar­me ni a mí, ni a na­die”, ex­pli­ca­ba un cen­tro­cam­pis­ta ro­ji­blan­co que la­men­tó el úl­ti­mo año que ha vi­vi­do por cul­pa de la le­sión, la que lo ha pre­ci­pi­ta­do to­do: “Me cos­tó mu­cho sa­lir de la le­sión que he te­ni­do, de la ope­ra­ción, y es­te año ha si­do muy com­pli­ca­do por­que no he po­di­do ayu­dar al equi­po to­do lo que que­ría”. Pe­se a ello qui­so re­la­ti­vi­zar­lo to­do al apun­tar que “ha me­re­ci­do la pe­na to­do en es­ta tem­po­ra­da. Ha si­do una des­pe­di­da in­creí­ble, per­fec­ta”.

MAR­CA­DO POR EL ATLÉ­TI­CO

“Me sien­to en deu­da con el club, con la gen­te por­que me han he­cho cre­cer co­mo ju­ga­dor y co­mo per­so­na” ase­ve­ra­ba un Tia­go emo­cio­na­do que no es­con­dió que “me voy con el sen­ti­mien­to de ha­ber da­do to­do por es­te club y de sa­ber que es­ta­ré en los pró­xi­mos en años el Me­tro­po­li­tano, al me­nos en la gra­da”. ¡Gran­de Tia­go! ¡Gra­cias por tan­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.